Varias obras esultóricas del artista Freddie Cabral (Foto: Alfonso Quiñones)

El artista plástico Oscar Abreu es un fajador. Ha invertido muchísimo dinero propio para que ArtForo exista. Y ha sido a duras penas. La culpa no es de él. Sino del desinterés general acerca de la cultura.

En la tarde del miércoles Abil Peralta dio una conferencia acerca de la obra de la artista visual Clara Ledesma para unas 12 personas. Luego hubo una intervención enviada por María Amalia León con una representante del Centro León, para mas o menos la mitad de esos 12. Después fue peor. No se realizó, por falta de público, el panel sobre La ley de Mecenazgo, las falsificaciones y las industrias culturales.

Es una lástima que ni siquiera los estudiantes de arte han ido a ArtForo, al menos en la tarde del miércoles. Ojalá que desde el jueves las cosas cambien.

En el lobby del teatro de Bellas Artes hay un barcito con un barman que estaba dormido a las 4:30 de la tarde. Con aquel sopor -del solazo que entraba por las ventanas del oeste-, que cantaba Miguel Matamoros.

The Filestones, obra de Míster George (Foto: Alfonso Quiñones)

Cuando te mueves a las exposiciones en la parte de la Galería Nacional de Artes Plásticas, te tocas con varios stand de frente, con obras de artistas colombianos traídas por Francisco Nader; al final a la izquierda, antes de entrar al área central del primer piso, Mister George presenta varias obras en pequeño o mediano formato, casi siempre muy carnavalescas, con una mirada entre ingenua y cínica, a partir de la estética de los cómics. Dos postales de la galería Red Dos Miami presentan dos obras diferentes de mayor alcance filosófico y de obviamente mayor realización. Una, muestra a The Filistones cruzando por Abbey Road, otro es Cartoons Square, mucho más rico en su alcance de propuesta visual.

Cartoons Square, de Mister George (Foto: Alfonso Quiñones)

Hacia las 5:30 se fue animando la galería donde hay varios stands con obras de artistas como George Thevenet, dominico-francés que hace unas piezas maravillosas con tablas recogida de casas de madera en destrucción fundamentalmente. De ahí no solo salen piezas utilitarias como el juego de comedor donde estaba sentado. También salen piezas artísticas no solo de excelente factura sino con un profundo sentido estético y reflexivo.

Ana María Nardo y Guanabacoa exponen uno al lado del otro. Mayobanex Vargas fusiona en sus dibujos hiperrealistas objetos en color sobre figuras de gran lirismo no solo por su sensualidad sino por las lineas y las texturas que logra, de un gris quieto que no baraja matices.

Fascinación, de Omar Molina (Foto: Alfonso Quiñones)

Máximo Caminero y sus garabatos, están justo antes de subir por la escalinata al segundo piso. Con èl, Omar Molina y dos jóvenes se habló de Cuba. Allá arriba también están las piezas escultórica de Freddy Javier, Omar Molina con varias obras de mediano y gran formato donde expone una narrativa cercana a la cinematográfica, por su contenido. Y también Freddy Javier, ducho en volúmenes y transparencias.

Omar Molina delante de Y se hizo como aire, mar y tierra (Foto: Alfonso Quiñones)

Fue bueno ver por ahí a Juan Julio Bodden, a Francisco Nader con su siempre eficiente escudera Ruth, así como la galerista Mildred Canahuate, y a Zoila Puello que se ocupa de las relaciones públicas y comunicación.

En fin, unas 50 exposiciones individuales se siguen presentando hasta el 15 de diciembre en el Palacio de Bellas Artes. Sería interesantísimo que los jóvenes estudiantes de las artes plásticas hagan sus clases estos días allí. Sin ver arte es imposible crear. Sería bueno que viniesen desde otras ciudades del país a visitar esta feria que pudiera convertirse en el futuro -si dios y la la Ley de Mecenazgo ayudan-, en un mercado de artes visuales adonde podrían venir personas interesadas de otros países.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here