SD. Kitipún es la onomatopeya del corazón. Este viernes ha sido lanzado el primer sencillo de la nueva producción discográfica de Juan Luis Guerra, en la cual lleva varios meses trabajando. El sencillo lleva como título eso: Kitipún. El sencillo va acompañado de un video clip dirigido por Taba Blanchard.

El clip va del minimalismo en el estilo escenográfico a una especie de fauvismo rosa en la paleta de colores.

Musicalmente se trata de una bachata, en el estilo de Juan Luis Guerra, donde fusiona colores provenientes de otros ritmos, como ese saxo barítono que sale de los vericuetos de los jazz band y la trompeta con sordina, que viene de esos ámbitos y del son más regañón de las esencias.

«Mi cuenta de ahorros, mi pasta dental, mi guitarra Fender y mi celular», comienza enumerando el autor. «Mi libro de suchi comprado en Perú, mi bata de baño y mi champú. Oooohhh, mi bici, mi moto, mis discos de rock, mi piano de cola, mi televisor. Mi crema humectante, mis gafas de sol, mi silla y mi estante», termina de enumerar para entonces ir al meollo del asunto. «Todo lo que tengo es tuyo, tuyo, tuyo, tuyo. Todo y más. Todo es tuyo nena» y lo repite.

Y por ahí sigue metiéndose y saliendo -a manera de guiños- con ritmos, como el rap hablado, levemente insinuado cuando canta «Mi vida, mi sueño, mi casita y mi conuco, mis flores de primavera,  el rinconcito de la Luna todo es tuyo, bella. Y cada vez que yo te veo caminar, mi corazón, retozón, hace pun, kitipún, kitipún».

Captura de pantalla

Regresa entonces a las enumeraciones «Mis pinos del patio, mis cartas de amor, la 5ta. de Mahler grabada en Japón», y por ahí sigue… Pero hay que detenerse porque aquí es donde Juan Luis saca esos guiños a su cultura personal y a la cultura mundial. De pasada, como quien no quiere la cosa, el autor de Bachata rosa se refiere a la 5ta Sinfonía en Do Sostenido Menor de Gustav Mahler, un compositor bohemio de verdad, porque este sí nació en Bohemia, hoy territorio de la República Checa, en el período del Imperio Austríaco, quien apenas vivió 60 años, de 1860 a 1911, y que desarrolló su obra entre Viena, Budapest y Nueva York.

La grabación a la que se refiere Juan Luis probablemente sea la realizada por The Japan Gustav Mahler Orchestra, dirigida por Hisayoshi Inoue, con la participación como solistas de la soprano Chieko Hayashi y de los coros Shonan Comunity Chorus, Aino-Kai Choir y el Yokohama Boys & Girls Choir. Aunque también existe una versión por la Chiba Girls’ High School Orchestra of Japan. Sin embargo, para quien suscribe, la versión más prístina es la dirigida por Von Karajan, con la Filarmónica de Berlín.

Cuentan por ahí que Gustav Mahler estaba enamorado de Alma Schindler, la mujer que se habría de convertir en su esposa («La muchacha más hermosa de Viena»). Él había evitado declarar su amor, hasta que un día, cuando compuso esta música le envió la partitura, sin siquiera agregar una palabra. Ella se sentó al piano, tocó la música y le respondió: «Ahora debes venir aquí». Para muchos esta es considerada la declaración de amor más bella de todos los tiempos.

La obra en cuestión representa los problemas de la vida a través de los distintos estados de ánimo. Y refleja una característica esencial del gran compositor, la presencia abrupta de lo banal y el absurdo en momentos de profunda seriedad. Por ejemplo en el segundo movimiento de la 5ta Sinfonía, cuando repentinamente una marcha fúnebre es cortada de manera abrupta por una melodía popular intrascendente. Esa intrascendencia va cambiando su carácter hasta desembocar en una de las majestuosas corales de su amigo Anton Bruckner, con la que el compositor bohemio simboliza la esperanza y la paz.

El movimiento que  Nota Clave ha descubierto en Youtube interpretado por japoneses es el Adagietto de la 5ta Sinfonía, que aparece en el tercer movimiento y regresa en el rondó final del quinto movimiento. Hay que decir que el Adagietto saltó a la literatura y de ahí al cine en la película Muerte en Venecia, de Luchino Visconti, gracias a la profunda admiración que sentía Thomas Mann por Gustav Mahler, que era tal que llegó a llamar al protagonista Gustav, quien si bien en la novela es escritor, Visconti lo convierte en músico.

La 5ta de Mahler ha sido grabado más de 200 veces, y entre las más destacadas interpretaciones se cuentan las de Pierre Boulez con la Orquesta Sinfónica de la BBC de Londres primero y con la Filarmónica de Viena después, la de Leonard Bernstein con la Filarmónica de Viena, y las dos o tres grabadas por Claudio Abbado.

¿Por qué a Juan Luis le habrá gustado más la versión japonesa? Habrá que preguntarle la próxima vez que lo vea.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here