Vista aérea del Lifestyle Holidays Hotel & Resorts (Fuente externa)

Parece que comienza a verse la luz -aunque aún muy borrosa- al final del túnel. Algunos hoteles han comenzado a ponerse las pilas y a diseñar cómo va a ser su futuro. En España han diseñado el término Covid-Free para la hotelería, y en Cancún 200 hoteles se han unido a esa iniciativa, como una garantía de que las instalaciones están limpias de coronavirus al 100 x 100, lo cual parece que será a corto y mediano plazo el pasaporte de las instalaciones para que el turismo se haga realidad.

En Puerto Plata, la zona hotelera más veterana de República Dominicana, el Lifestyle Holidays Hotels and Resorts y Preverisk Group, uno de los líderes globales en soluciones de auditoría, consultoría y formación para la industria turística, trabajan en la elaboración y aplicación de un protocolo que garantizará la salud y el bienestar de los turistas cuando se reinicien las operaciones, suspendidas por el impacto de la pandemia del coronavirus, dice una información enviada a la prensa. Se trataría de «una iniciativa innovadora enfocada al desarrollo de directrices en los nuevos procesos operativos necesarios en la actual crisis internacional de covid 19».

La confianza del mercado será vital para la revitalización del mundo turístico, no solo en la ciudad llamada La Novia del Atlántico.

Según la nota, la colaboración denominada Preverisk Post Covid-19 Hospitality Sector Alliance es una red de contactos de valor añadido mediante la integración de expertos, empresas hoteleras, agencias de viajes, instituciones públicas y otros actores clave.

Con el objetivo principal de garantizar la salud y la seguridad, la alianza se desarrollará en base a dos conceptos fundamentales, donde figuran recomendaciones de seguridad y salud en general para la reapertura de los hoteles y las medidas preventivas contra el Covid19.

Una de las villas del complejo turístico (Fuente externa)

Además del desarrollo y readaptación de los procedimientos se está avanzando en otros proyectos con medidas preventivas a corto y mediano plazo, principalmente la capacitación de todo el personal y tecnología que permita detener la propagación del virus. También establece la creación de kits de EPP que serán entregados tanto al personal como a los futuros clientes.

Las dimensiones del resort principal, ubicado en Puerto Plata, junto con la amplia gama de facilidades, restaurantes, bares y piscinas, será clave para garantizar la distancia de seguridad recomendada por los organismos nacionales e internacionales para evitar el contagio.

Todo el protocolo incluye permitir la disminución de los aforos de cada área y la reasignación de nuevos puntos de servicio para satisfacer las necesidades y demandas de los visitantes.

De importancia capital estará la capacitación del personal en los procesos de limpieza y desinfección de sus instalaciones y aumentar las iniciativas de control, higiene y prevención del personal, así como reforzar todos los procedimientos que tengan un potencial punto de contacto con los clientes internos y externos.

Estos nuevos procesos estarán basados en las directrices y recomendaciones específicas de las autoridades sanitarias nacionales, locales e internacionales.

Cabe destacar que Lifestyle Holidays Hotels and Resorts, es el principal hotel de la costa norte de la República Dominicana, generando unos 4,500 empleos directos y continuará trabajando en conjunto con Preverisk Group, empresa especializada en Salud y Seguridad en el turismo que opera en 22 países y 65 destinos, según afirma la nota.

Sin embargo es muy importante que dada la importancia del enclave y su impacto en la economía de la región, sean tomadas medidas en conjunto con la nueva alcaldía que tuvo uno de los inicios más infelices de que se tenga memoria con una peregrinación irresponsable que le dio la vuelta al mundo y pudo lesionar la imagen de Puerto Plata como destino turístico.

Las villas son más fácil de manejar dentro de las nuevas condiciones sanitarias (Fuente externa)

Así mismo debería contarse con túneles de saneamiento (más que sanitizantes), termómetros que tomen la temperatura tanto del personal como de los turistas, y un trato especializado desde la llegada a los aeropuertos.

Las amenidades de los hoteles deberán constar ahora más que todo con gel de alcoholes y pañitos desinfectantes para las habitaciones, porque la limpieza y desinfección va a formar arte de las obligaciones morales de los clientes.

Otro elemento importante es el asunto de los precios. Es cierto que ahora las instalaciones turísticas tendrán más gastos que antes y que el costo de la estadía del turista tenderá a ser mayor, aunque probablemente baje en bebidas alcohólicas y algún que otro elemento. Si no se abre con precios incluso por debajo de los que estaban antes (como piensan hacer en Cancún) puede ser que se corra el riesgo de espantar a la gallina de los huevos de oro. Que a veces la voracidad de las ganancias vuelve locos a los dueños y ahí es donde las estrategias se echan a perder. Ahora se trata de reponer la confianza al turismo. Después veremos.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here