ZeroZeroZero sigue el rastro de un negocio de drogas desde sus orígenes en México hasta Italia, conducido por una familia de intermediarios estadounidenses.

Naturalmente, no es un camino sencillo, ya que el cártel de México está asediado por un equipo local del ejército nacional, la familia mafiosa de Italia se enfrenta a un traidor interno y a una guerra inminente de otras familias de la zona, y los intermediarios se enfrentan a unas situaciones fuera de lo común. Eso es mucho en ocho episodios, pero la serie es sorprendentemente tensa, asegurándose de que la audiencia pueda seguir cada uno de los tres puntos de la historia, manteniendo el nivel de suspense necesario. Y, como rara vez ocurre en los programas de hoy en día, la serie tiene mucho en juego.

La serie está anclada por cinco fuertes actuaciones. Harold Torres es sensacional como Manuel, un ex soldado del ejército mexicano que resulta ser un topo del cártel que opera en la zona. Lo que podría ser fácilmente un papel estereotipado de matón, se convierte en un personaje complejo, tanto por la fuerte escritura como por la impresionante actuación de Torres. Sin una gran cantidad de diálogos, Torres hace fácil entender lo que Manuel está pensando y sintiendo. A lo largo de su viajes se nos permite ver al ser humano detrás del disciplinado soldado, lo que hace que cada momento pasado con esta parte de la historia sea aún más rico.

En el lado mafioso, una batalla generacional por el control de la familia domina el arco; los dos protagonistas son Don Minu de Adriano Chiaramida, el estadista mayor que, de manera desesperada, no quiere admitir que su nieto está luchando por el control de la región e intentando frustrar un envío de cocaína que es esencial para que la familia mantenga el control. Stefano, interpretado por Giuseppe De Domenico, es lo suficientemente ingenuo como para creer que su juego de poder será fácil, con un mínimo de bajas. Domenico es capaz de mostrarnos cuan seguro es Stefano en sus habilidades, y cuan devastadoramente superado se encuentra en sólo unos pocos episodios.

Aspromonte, Nueva Orleans y Monterrey. Son los tres vértices del triángulo en el que se concentra el mercado mundial de la cocaína se convierten en los escenarios de los protagonistas de ZeroZeroZero, la nueva serie de Sky Atlantic, basada en el libro homónimo de Roberto Saviano. Los dos primeros episodios, dirigidos por Stefano Sollima, presentan todos los personajes y situaciones que llevarán al público a la raqueta de oro blanco. Tenemos Calabria, entonces, donde algunos jóvenes jefes tratan de asaltar el poder del viejo jefe y llevar a cabo un verdadero golpe de estado dentro de la mafia.

Gran parte de la historia explora los cambios generacionales en la construcción del imperio. Las capas generacionales de la mafia contrastan muy bien con las raíces recientes de la estructura del cártel de drogas mexicano. Mientras que una organización ha tenido siglos para cultivar líderes entre las familias, la otra ha tenido décadas de brutales luchas internas en las que sólo los fuertes (y, sobre todo, fuertemente armados) sobreviven.

Al otro lado de las cosas, sin armas ni siglos de historia, está la familia Lynwood, los intermediarios que facilitan la transferencia de drogas y sumas exorbitantes de dinero a través del océano. Pero los Lynwood están lidiando con su propia crisis generacional, ya que sus hijos supervivientes se ven obligados a ascender a sus puestos de liderazgo en el negocio familiar antes de lo previsto. Y es aquí donde la serie ve sus mejores actuaciones.

Stefano Sollima, con su espasmódico apetito por el entretenimiento, es la persona adecuada para introducirnos en este universo. Por supuesto, los saltos del arcaísmo medieval de las bandas calabresas al glamour de la burguesía criminal americana son vertiginosos y no siempre exitosos, pero ver cómo el director romano sabe, inventa de la nada secuencias de acción aparentemente sin sentido, como las ambientadas en México, que nos hace comprender cómo es, sin embargo, lo que sucede detrás de este supuesto caos.

Es precisamente el argumento del Sargento Vampiro, devoto evangélico y ambiguo cazador de narcos, el que ha sido el corazón de la serie y el que nos ha convencido de que el difícil trabajo de doblar una investigación, por muy convincente que sea, en los mecanismos narrativos de un producto con infinitas secuelas potenciales, ha sido el mejor posible.

ZeroZeroZero no es una historia feliz, pero tiene una narración bien construida, con algunas actuaciones destacadas, que se clavan completamente en nuestros nervios. Sí, es violenta (tenemos una guerra de mafias y cárteles aquí), pero la serie nunca se deleita con la violencia; se preocupa totalmente de sus personajes, haciéndonos saber quiénes son y qué los hace funcionar.

La serie es un producto comprometido y no fácil, una serie que rehúye el fácil espectáculo del crimen, la rancia acusación hecha con frecuencia por Sollima y Saviano y da al público una imagen despiadada de nuestra sociedad adicta a la cocaína, sin estadísticas ni moralismos fáciles y didácticos.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here