CRITICA DE CINE: X- Men: Dark Phoenix

El último trabajo de X-Men está basado en el legendario cómic «The Dark Phoenix Saga». “X Men: Dark Phoenix” es una reinterpretación gratuita y muy simplificada de la parábola de uno de los personajes femeninos más fascinantes y más poderosos: Jean Grey.

Después de un terrible trauma infantil y la pérdida de sus padres en un accidente automovilístico causado por su incapacidad para controlar su poder, el profesor Charles Xavier (James McAvoy) adopta a la pequeña Jean. En su escuela para niños especiales, le da un hogar y una familia, pues la niña parece haber permanecido sola en el mundo y estar aterrorizada de sí misma. Para ayudarla a superar el trauma, el telépata introduce en la mente de la niña sus «muros» (en el cómic no es la eliminación de un momento dramático, sino el intento de controlar lo inmenso e incontrolable).

La actriz principal Sophie Turner, sin embargo, no puede ser reprochada como un Jean Gray traumatizada e insegura. Con credibilidad, convierte su conflicto interior y toda la ira reprimida hacia afuera y demuestra ser una digna sucesora de Famke Janssen.

El mecanismo narrativo es extremadamente obvio, entre asesinatos accidentales -abordados sin el menor patetismo que requeriría- y el sentimiento de venganza, la representación cinematográfica escrita por el mismo Simon Kinberg (quien también escribió muchos de los capítulos de películas anteriores de X-Men, como “Days of a Past Future” y “Apocalypse”) sorprende en la mediocridad con la que aborda el universo que él mismo re-inventó.

Desafortunadamente, «Dark Phoenix» no puede mantener la calidad del saque inicial. Esto ciertamente no se debe a los buenos actores que adornan la película (especialmente el profesor X de James McAvoy, increíble de nuevo), ciertamente tampoco serían las animaciones de computadora. Más bien, uno de esos poderes desconocidos e inmateriales que está en juego aquí es el poder del «fénix”, el cual permanece invisible. La falta de un antagonista adecuado es el pecado más fuerte en la narrativa, especialmente porque Jessica Chastain, lamentablemente, permanece bastante pálida en su papel.

La trama no sabe cómo recoger todos los hilos interesantes que ofrece. La frágil paz entre mutantes y humanos se amenaza de una forma muy simple. El presente de Magneto y su relación con Rogue y Charles Xavier y la relación de los mutantes y los humanos, son expuestos medianamente. Solo se hace énfasis en los traumas de la niñez de Jean. Ese es el único arco funcional del personaje.

A pesar de todas sus deficiencias, la película entretiene, si es que no vas muy exigente. Si bien el comienzo es relativamente relajado, la acción termina en un largo final con muchas peleas y muchos trucos informáticos, estableciendo un clímax adecuado.

La serie X-Men tiene una ventaja sobre otras películas de héroes. Ella cuenta episodios y nunca completa su serie o cuenta por enésima vez cómo todo comenzó (como Spider-Man más recientemente). La calidad de las películas individuales varía, es decir, en la naturaleza de las historias. El episodio actual no es un hito y sigue siendo entretenido.

Esperamos tu comentario