Miguel (Jaden Michael), Luis (Gregory Diaz IV) y los demás ya han notado que su barrio está cambiando cada vez más y muy rápido. Gente nueva que se muda al barrio, la mayoría con mucho dinero, hace que de alguna manera toda la atmósfera en el Bronx ya no sea la misma. Pero pronto los chicos tienen problemas mucho más importantes, porque algo siniestro está pasando, mucha gente desaparece de repente. Buscando respuestas, descubren que un grupo de vampiros se está extendiendo por la zona y cazando a los habitantes. ¿Pero quién va a creer a un montón de niños? Así que deciden emprender la lucha ellos mismos y proteger el Bronx de los vampiros.

Bajo la apariencia de una comedia de terror muy divertida, Vampiros contra el Bronx -el segundo largometraje de Osmany «Oz» Rodríguez- resulta ser una película llena de indicios, fiel a los cánones del género de los que se nutre sin traicionarlos nunca y partiendo de ellos para desarrollar un discurso propio fuertemente ligado a la actualidad norteamericana.

Rodríguez sitúa su obra en el contexto más actual, entre BlackLivesMatter y la impune prevaricación blanca que en estos años está caracterizando la ya delicada relación entre la mayoría blanca y otras minorías étnicas. Por eso los vampiros son blancos y han elegido el Bronx porque está olvidado por las instituciones, un lugar donde a nadie le importa si desaparece gente, sobre todo si las víctimas son negras o hispanas, cuyo desangrado es aquí tanto material como físico. Una dura acusación que no perdona a nadie, ni siquiera a la policía, que no siempre está del lado de Frank Polidori, representante de la inmobiliaria Murnau y familia de vampiros encargada de adquirir todo el barrio.

La cuestión del aburguesamiento ha recibido una atención considerable en los últimos años. No es de extrañar, ya que es un fenómeno que se puede observar en todo el mundo, los ricos están comprando los centros de las ciudades, haciendo que la vida allí no tenga precio y obligando a los menos ricos a mudarse a las afueras. Esto significa, no sólo grandes explosiones sociales, sino también la pérdida de identidad cuando los barrios que han crecido durante décadas se vuelven cada vez más intercambiables y el carácter que los compone desaparece. Este tema está siendo tratado muy a menudo en películas y series de televisión.

La película de Netflix, Vampiros contra el Bronx, ahora intenta un enfoque completamente diferente. Y una cosa hay que reconocerle al director Osmany Rodríguez, que escribió el guión junto con Blaise Hemingway: la idea es tan inusual que tienes que darle crédito sólo por eso, no es un secreto que los invasores que están tomando posesión de los barrios como parte de la gentrificación son chupasangres. Pero la película toma esto literalmente y convierte a los monstruos en vampiros reales que compran casas para poder seguir con sus siniestras maquinaciones sin ser molestados. Como declaración social esto no es realmente sutil, pero es una buena idea.

Sin embargo, es más o menos la única idea que el dúo tenía que mencionar. El potencial satírico que tal denigración trae consigo ni siquiera se utiliza en ningún grado. Sarah Gadon como líder de los vampiros puede tener un deseo de maldad, pero nunca se vuelve tan diabólica como imaginamos. El resto de los chupasangres permanecen sin mordeduras y sin expresividad de todos modos. Esto también podría deberse al grupo objetivo, que es un poco más joven. Vampiros contra el Bronx está más en la tradición de comedias adolescentes que de horror, se supone que se trata de cómo los niños salvan al mundo entero, o al menos a su vecindario.

Como en la mejor tradición, Vampiros… también se convierte en una metáfora de los apremiantes temas socioculturales, exorcizado precisamente a través de los aspectos de terror de la película. La unión de afro y latinoamericanos contra la invasión de vampiros deseosos de apoderarse del conocido barrio de bajos ingresos de Nueva York para hacer un nido para su especie, ¿cómo podría leerse si no una interpretación del aburguesamiento que está afectando a las grandes ciudades contemporáneas?

La compra y transformación a manos de particulares de las típicas áreas metropolitanas en zonas residenciales de prestigio y de moda que está distorsionando la identidad del propio vecindario, obligando a muchos a trasladarse y reubicar actividades históricas, es el resultado final de una especulación salvaje contra las clases más pobres, que siempre han sido las más indefensas y débiles ante los cambios radicales del mercado financiero. Un tema que se siente mucho en Estados Unidos -que siempre ha hecho de las peculiaridades de la identidad local uno de los puntos fuertes del carácter nacional- ya abordado, por ejemplo, por Spike Lee en la serie de Netflix She’s Gotta Have It.

Esto es legítimo, por supuesto, pero en este caso es un desperdicio. Además, Vampiros vs el Bronx no es ni siquiera una muy buena comedia para adolescentes. Lo ideal es que los protagonistas aprendan más sobre sí mismos y el mundo, y de esta manera, crezcan con sus experiencias. Aquí, sólo aprenden que los vampiros existen y que en realidad reaccionan con sensibilidad a las estacas que se les clavan en el corazón. Y, de todos modos, la película utiliza casi todos los clichés que hay sobre los chupasangres.

Si los adultos están demasiado ausentes y distraídos para creer a los jóvenes testigos de los monstruosos ataques en el vecindario, serán Miguel y sus compañeros quienes llevarán a cabo una investigación personal y dirigirán la batalla contra los malvados invasores. Es una representación del espíritu unitario de los grupos que componen el tejido del Bronx -y de la metrópoli en general- una cuasi familia que sigue luchando, luchando y permaneciendo unida. Incluso cierto cine, que en tiempos de resistencia física y cultural, ha elegido de qué lado ponerse.
Vampiros contra el Bronx no está mal. La película no cumple con las diversas exigencias que se le pueden hacer, no es muy divertida, no es nada emocionante, y al final no cuenta nada. Los chicos son bastante simpáticos, por lo que puedes ver su lucha por el vecindario. Y por supuesto tiene la calidad de David contra Goliat cuando niños sencillos, también de piel oscura, compiten contra adultos, blancos poderosos y triunfan contra ellos. Eso no es suficiente, al final no queda casi nada de la menos de una hora y media que valga la pena recordar.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here