Una rápida mirada al trabajo previo de Damien Chazelle es suficiente para ver por qué fue capaz de entusiasmarse con este material en particular. De manera similar a sus premiadas obras de vanguardia Whiplash y La La Land, la música, especialmente el jazz, desempeña un papel central y estructurante en la acción de la nueva producción de Netflix.

The Eddy tiene una premisa central: el dueño del club Elliot está desesperado por encontrar un sello musical que firme con su banda. La historia apesta a sacrificios y complicaciones; la hija de Elliot llega a París para quedarse, y la distancia entre ellos, donde parece que nunca se encuentran a mitad de camino, es el quid de la cuestión en el primer capítulo. Cada capítulo se centra en un personaje, pero en el centro de cada episodio está el amor por el jazz y el interés de Elliot por dar a su banda un lugar en el mundo. Siempre hay una nube colgante, con una banda que amenaza con eliminar la existencia misma del club.

The Eddy es la última serie limitada de alto calibre de Netflix y esta canción de jazz es una de las mejores. Una odisea de ocho partes a través de un club nocturno parisino y una vista alternativa de la Ciudad de la Luz, The Eddy llena un vacío para el público ansioso de algo de vida nocturna. La música conmovedora que fluye a lo largo de los riffs del club nocturno titular de la serie con personajes y notas suaves de jazz que no han chocado tan maravillosamente desde que Treme nos dejó hace una década. Al igual que el magistral drama de HBO en Nueva Orleans, The Eddy es a la vez nada y todo, ya que las notas que resuenan en el club se extienden por todo París, explorando los rincones del mosaico multicultural de la ciudad. Hay pocas formas mejores de pasar las noches de cuarentena que con una copa de vino y The Eddy.

Desde la escena inicial hasta la última, esta histora de Netflix tiene un profundo amor por el jazz en varias formas. Basado en músicos de la vida real, el jazz está marcado de historia. Creado por Jack Thorne (The Aeronauts) con episodios dirigidos por Damien Chazelle (La La Land), Houda Benyamina (Divines), Laila Marrakchi (Rock the Casbah), y Alan Poul (Six Feet Under), The Eddy es una serie de televisión imprescindible tanto para los aficionados a este género como para los neófitos, que aporta un estilo y una sustancia refrescantes, ya que los artistas hambrientos en su núcleo desatan la catarsis del jazz cada noche.

Hay señales de conflicto al principio. Sin embargo, los creadores utilizan el primer episodio, que dura más de una hora, principalmente para una incursión en el escenario y la introducción casual de los personajes. En el entorno de The Eddy hay muchos artistas de la vida que carecen de un plan maestro, pero que viven de sus sueños y su pasión por la música. The Eddy es una pieza íntima en la que los personajes luchan por esconderse; se siente como si el público estuviera invadiendo sus vidas personales mientras navegan por este oscuro mundo en el que el jazz es el único concepto que pueden entender de verdad mientras que todo lo demás en sus vidas es desconocido.

La cámara increíblemente ágil, que a menudo se acerca mucho a los personajes, se deja llevar por el ambiente multicultural y siempre consigue trasladar la energía de las jam sessions al espectador. Para sentir plenamente la unión cosmopolita, uno debe definitivamente ver la serie en su versión original, que alterna constantemente entre el francés, el inglés y el árabe. Chazelle dirige los dos primeros episodios de The Eddy y la musicalidad inherente a su estética es un gran gancho. La cinematografía de Eric Gauthier (The Diving Bell and the Butterfly) y Julien Poupard (Les Misérables) le da a la cámara siempre en movimiento un deslumbrante recorrido por el club.

El París que se muestra es un escenario atmosférico, pero – a diferencia de Los Ángeles en La La Land de Chazelle-, no está retratada en una luz onírica y transfigurada, cualquiera que espere glamour y vistas de postal buscará en vano aquí.

Dejando a un lado el arco de la historia, The Eddy trata realmente sobre el impacto del entorno en un personaje; cómo puede dar forma a una persona y animarla a tomar decisiones más tarde en la vida.

Casi todos los puntos de la trama dependen de una conexión, la historia se basa únicamente en personajes que requieren la necesidad de una conexión humana de una manera u otra, juega con la teoría de que todos somos víctimas de nuestros propios entornos, y cada personaje de esta serie es influido mentalmente por el presente o el pasado de alguna manera.

The Eddy está dirigida con amor. Y si te gusta el jazz, te encantará de todas formas; si no te gusta el jazz, puede que al final lo haga.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here