El mundo de la música ha fascinado, desde siempre, a muchos cineastas. Sus intérpretes, ficticios o no, suelen ser muy carismáticos y, por tanto, atractivos a la hora de presentar estudios de personajes. Precisamente en esta línea es la que nos trae el director Darius Marder con su primer largometraje Sound of Metal. Aquí forja una historia de lo más auténtica en la que ve a su protagonista perder su principal razón de ser, y quien, literalmente debe reaprender a vivir en su nueva realidad. La adaptación será larga y ardua, pero sobre todo plagada de desengaños.

Ruben (Riz Ahmed) es el joven baterista del dúo de música metal que forma con su novia Lou (Olivia Cooke). Viviendo en su RV, navegan al ritmo de los espectáculos en un recorrido que los lleva a los cuatro rincones del país. Un día, Ruben pierde repentinamente alrededor del 80% de su audición y los médicos le dicen que podría perderla por completo pronto. Trata de ocultarle la noticia a Lou el mayor tiempo posible, sin embargo, tiene que resignarse y contárselo después de una actuación desastrosa. Al evaluar las opciones, Lou lo insta a unirse a una comunidad con discapacidad auditiva dirigida por Joe (Paul Raci) en Missouri, quien le ofrece no curarse, sino aprender a vivir con sordera, reacio al principio, Ruben no tendrá más remedio que unirse.

Ruben y Lou, pareja durante cuatro años, tienen una historia larga y accidentada detrás de ellos; esto se aclara rápidamente y aparece una y otra vez en el curso de la trama, las cicatrices visibles, por ejemplo, en los antebrazos de Lou, son evidencia de esto, así como pequeños comentarios en el borde. No hay duda de que los dos han encontrado su propia felicidad. Sin embargo, también queda claro, rápidamente, que se trata de una suerte muy frágil, porque, de repente, Ruben pierde la audición y la película nos deja vivir esta pérdida desde el principio; la banda sonora se apodera de la percepción auditiva del protagonista. Y así el director Darius Marder logra involucrarnos directamente, no podemos simplemente mirar todo, estamos justo en el medio.

La realidad es bastante simple: como espectadores, a menudo escuchamos el entorno de Ruben de la forma en que él lo escucha. Durante mucho tiempo nos quedamos bajo esta cúpula, que absorbe ruidos hasta que solo queda algo parecido a un fantasma acústico. En algún momento, la película vuelve a la normalidad y de repente una situación cotidiana suena muy extraña; una cena comunitaria se convierte en un manifiesto de detalles acústicos: golpes, chasquidos de platos y cubiertos, ruido de la calle del exterior. Junto con el gran juego de Riz Ahmed, Darius Marder logra crear una conexión empática muy fuerte que continúa creciendo de manera inmersiva.

En realidad, la actuación y el diseño de sonido no se pueden apreciar lo suficiente, pero estas cualidades tienen un propósito mucho más importante que la mera exhibición. Sound of Metal es, ante todo, un mediador. Por un lado, entre los mundos de los sordos y los oyentes, por otro lado, el drama también proporciona una visión íntima del alma de una persona desesperada, un personaje que de repente se ha visto privado de algo que daba por sentado para él (y para nosotros) y ahora ha desaparecido irrevocablemente. Lo único que le queda a Ruben es el odio a sí mismo, la forma en que gradualmente aprende a aceptar su nuevo cargo es un tour de force desgarrador, auténtico y siempre muy honesto, al final del cual se entroniza el silencio

Riz Ahmed interpreta la manera en que el protagonista trata el asunto y es muy interesante. Al principio, el joven músico intenta simplemente ignorarlo, luego entra en pánico, va al médico, le hacen una prueba y no quiere dejar que el resultado le afecte, menos del 30 por ciento de su audición aún está intacta y debe evitar cualquier contaminación acústica. Pero Ruben quiere continuar como antes, hasta que pueda pagar los costosos implantes que podrían ayudarlo. Después de todo, ahora mismo está de gira con Lou y esto, eventualmente, puede llevarlo a unirse a la comunidad de sordos donde se supone que Ruben aprendería el lenguaje de señas, pero se niega con vehemencia.

Darius Marder, quien ha debutado en la dirección de largometraje con Sound of Metal, y su hermano Abraham describen una historia en su guión que fue ideada por Derek Cianfrance. Con este, Marder escribió el guión de The Place Beyond the Pines (2012). La mezcla de impresionante poder cinematográfico y autenticidad tangible que caracteriza la obra de Cianfrance también impregna esta película. Las imágenes toscas pero deliciosas, el uso preciso de los sonidos, todo esto se puede encontrar en esta película y forma el marco audiovisual para un estudio de personajes sensibles.

Ruben, que lleva cuatro años limpio, antes consumía todas las drogas y como él mismo dice, tiene que cambiar toda su vida, tiene que mostrar paciencia, aunque sea una persona inquieta; tiene que entregar el control, la llave de su auto, su teléfono celular, por el momento, a pesar de que es un solitario. Tiene que abrir, aunque prefiere cerrar. Y similar a como hizo Cianfrances en Blue Valentine (2010), la historia narra un amor que se conmueve tanto que amenaza con romperse. Sound of Metal es un drama, pero no uno de gestos exagerados, sino reales y agrios, con personajes complejos en un entorno de diseño creíble.

Hablando de silencios, Sound of Metal es una de las pocas películas que aprovecha el sonido, algo que a menudo se da por sentado en los cines. Sí, la cámara de mano nos hace sentir como si estuviéramos con Ruben en todas las situaciones, pero más aún, Marder quiere que experimentemos por lo que está pasando su personaje, y eso obviamente pasa por el entorno sonoro, uno de los más inventivos que he escuchado en los últimos años.

De silencios, pasamos a ruidos de distorsiones (el equivalente a estar sumergidos bajo el agua), y llegamos a escuchar el mundo tal y como lo entienden quienes tienen colocado el implante coclear que permite eludir el trabajo del oído y así recuperar la audición. Es una pena no ver esta película en los cines (al menos en los próximos meses), porque me parece que la experiencia en las salas habría contribuido enormemente a sumergirnos profundamente en este universo sonoro desestabilizador. (Consejos para quienes verán Sound of Metal desde la comodidad de su sala de estar: no se distraiga con sus teléfonos, porque perderá el sentido de la película).

Honesta, conmovedora, auténtica y emocionalmente apasionante, Sound of Metal resulta ser uno de los mejores dramas que he visto en este 2020. No solo una película muy buena, sino también un mediador entre el mundo de los sordos y los oyentes. Después de verla el ruido y el silencio tienen una relevancia completamente nueva.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here