Sergio Vieira de Mello (Wagner Moura) nace en Río de Janeiro, hijo de un diplomático brasileño. A la edad de 21 años comienza su carrera en las Naciones Unidas. Gracias a su encanto, asertividad y voluntad incondicional de crear paz, se eleva rápidamente dentro de la organización. Una y otra vez se le asignan misiones particularmente difíciles, como las tensas negociaciones para la independencia de Timor Oriental de Indonesia. Allí Sergio conoce y se enamora de la mucho más joven economista argentina de la ONU, Carolina Larriera (Ana de Armas).

En 2005, el especialista en documentales políticos Greg Barker (Manhunt – The Hunt for Bin Laden) trató por primera vez con mayor detalle la vida y la obra de Sergio Vieira de Mello, que murió en un atentado con bomba en Irak en el año 2003. El diplomático de la ONU fue un confidente cercano y un colaborador de alto nivel de Kofi Annan, el Secretario General de la ONU desde 1997 hasta 2006.
Según su propia declaración, el director vio la biografía agitada del brasileño en ese momento como material adecuado para su primer largometraje. Sin embargo, al final, Barker decidió producir el documental Sergio, que se estrenó en 2009 y fue nominado a varios premios de renombre.

Once años después, Barker ha completado su ciclo de este personaje. Con la ayuda del guionista Craig Borten (Dallas Buyers Club) y el apoyo del servicio de streaming Netflix, tomó como modelo su propio documental, así como la biografía Chasing The Flame escrita por Samantha Powers, y es allí desde donde nace el largometraje Sergio, una biografía con elementos dramáticos, de thriller y románticos, que tiene muy buena pinta, pero donde la narración tiene ocasionalmente las prioridades equivocadas.

Una libertad que le quita dramatismo; la película no se adhiere a las pautas cronológicas. Por ejemplo, en lugar de cubrir toda la vida del diplomático, se seleccionaron estaciones individuales. Para evitar que se pongan de pie completamente y de manera abrupta uno al lado del otro, Sergio tiene una especie de historia marco. Más precisamente, es el ataque en Irak que le costó la vida al diplomático, que siempre es el punto de partida para el viaje en el tiempo. Pero Barker ni siquiera intentó relacionar los dos hechos directamente y establecer conexiones cruzadas. Más bien, su biopic es una especie de collage de los momentos más diversos, que juntos deberían formar una película. Primera mala decisión.

En el curso de las dos horas conocemos al héroe del título como un hombre valiente e inquebrantable al mismo tiempo, pero que también puede responder con empatía a las preocupaciones de la gente, esta idea funciona comparativamente bien. Y para que todo el asunto no degenere demasiado en puro culto al héroe -un peligro común con tales retratos, ya sean documentales o ficticios- se le permite estar tan obsesionado con su trabajo que su entorno privado sufre. Esto funciona mejor en dos escenas realmente conmovedoras que involucran a sus dos hijos. Menos señalada es la relación con Carolina, que acompañamos desde el primer encuentro hasta el triste final.

Sergio es Wagner Moura, quien se hizo mundialmente famoso con su brillante retrato del señor de la droga Pablo Escobar en Narcos, y presenta su papel principal como un hombre empático, comprometido y simpático, exactamente como Vieira de Mello según cuenta Barker en su documental de 2009 y otros materiales de archivo sobre su persona. Sin embargo, también le da matices, para que Moura no ofrezca simplemente una imitación de la persona real, sino que nos presente un Sergio muy específico.

Esto viene, por ejemplo, en una especie de historia enmarcada alrededor de numerosos flashbacks. Las escenas bajo los escombros de la sede de la ONU en Bagdad, directamente después de un ataque de un precursor de ISIS el 19 de agosto de 2003, son lo mejor sin duda de la película.

En los momentos privados, que no están tan documentados, son esos en los que Moura, quien también ejerce como productor aquí, le da al personaje mucha profundidad emocional. Su Vieira de Mello se presenta con algunas debilidades. Por ejemplo, hay una escena en su casa, con su familia en Río de Janeiro, en la que el protagonista interactúa con sus hijos adolescentes y muestra que no es lo que diríamos un padre de cariñoso.

Y luego, por supuesto, están los pasajes románticos con su novia, interpretados por Ana de Armas. El dúo de intérpretes encaja, tanto en una armoniosa relación como en escenas en las que sus personajes están bajo una enorme presión profesional. La conexión amorosa, así como el vínculo de confianza y respeto mutuo entre ellos son siempre creíbles, sin embargo esta historia de amor es el mayor problema de la película.

Por muy atractiva visualmente y conmovedora que sea la relación del camarógrafo Adrian Teijido, es innecesariamente extensa, especialmente en una película biográfica sobre un hombre que ha experimentado y logrado tantas cosas emocionantes y políticamente relevantes. Siempre hay una desviación de estos logros para presentarnos en cambio cosas privadas, comparativamente irrelevantes, dentro de las dos horas metraje, lo que es particularmente notable en torno a los espinosos acontecimientos en Timor Oriental, donde Sergio Vieira de Mello se supone que llevará al país, que ha estado bajo ocupación indonesia durante mucho tiempo, a la independencia en el marco de una misión de las Naciones Unidas.

Barker y su equipo crean una película muy elaborada y basada en flashbacks (filmados en Tailandia) de las negociaciones, a veces con peligro de muerte. Pero en lugar de una presentación más profunda de los acontecimientoss, Barker sirve escenas de amor de un minuto de duración que nos hacen olvidar la importancia del conflicto, y ojo, no es que me esté quejando de ver a Ana de Armas. Aunque los pasajes individuales están filmados de manera atmosférica, no hacen mucho para avanzar en la trama o revelar detalles interesantes sobre las habilidades diplomáticas del personaje principal.

Más emocionantes son las secuencias de Moura con Bradley Whitford quien personifica a Paul Bremer, aunque es obvio en los primeros segundos que Whitford será el antagonista de la película. Sin embargo, las escaramuzas verbales entre los dos actores son un placer. Con la ayuda de secuencias filmadas en Jordania, inteligentemente suplementadas con imágenes de archivo de segmentos de noticias reales, podemos sentir literalmente cómo la entonces abierta situación de Irak podía deslizarse hacia el desastre de la ocupación que iba a dominar los titulares durante años.

Aquí se ilustra vívidamente que no sólo fue culpa de los americanos, que fueron despiadadamente arrogantes y actuaron como un elefante en una tienda de porcelana, sino que la misión de la ONU, dirigida por Vieira de Mello, podría haber hecho las cosas de otra manera, tal vez incluso tuvo que hacerlas de manera diferente. Estos son hallazgos relativos a una asombrosa carrera como diplomático, de la que el trabajo visual y emocional podría haber aportado mucho más, y tal vez debería haberlo hecho.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here