Jamie Foxx y Joseph Gordon-Levitt (Fuente externa)

La popularidad del género de superhéroes ha alcanzado un máximo histórico debido al éxito de los universos cinematográficos de Marvel y D.C.; un concepto que ha trascendido el género y se ha convertido, literalmente, en una formula exitosa. Sin embargo, la inmensa popularidad de las sagas de superhéroes, así como el alcance absolutamente masivo de esos universos, también se presta a la fatiga de estos seres poderosos.

Project Power de Netflix es la última película que ofrece un giro único en el género.

El filme dirigido por Ariel Schulman y Henry Joost (directores de la fallida Nerve), así como de algunas entregas de la franquicia Paranormal Activity. La película se desarrolla en una versión ligeramente futurista de Nueva Orleans y sigue a la adolescente Robin (Dominique Fishback), que se ve envuelta en una situación que involucra el tráfico de una droga especial que otorga a quien la toma superpoderes temporales. A medida que se hace evidente que la píldora es un peligro para la sociedad y que conlleva graves consecuencias, Robin se une a un ex soldado llamado Art (Jamie Foxx) y a un oficial de policía llamado Frank (Joseph Gordon-Levitt) para encontrar la fuente de la droga.

Pero debajo de las escenas de lucha con superpoderes y efectos especiales, está la historia de Robin (Dominique Fishback), una adolescente que lucha por encontrar su lugar en un sistema diseñado para derribarla, Fishback roba rápidamente y sin esfuerzo la película, con un gran sentido de la comedia cada vez que da un golpe a los personajes adultos, y su fenomenal entrega de los muchos raps de Robin (con letra escrita por CHIKA, que aparece en la película).

Liderada por las buenas actuaciones de Fishback, Gordon-Levitt y Foxx, Project Power es un thriller relativamente bien elaborado que logra restar importancia a lo absurdo del género de los superhéroes de una manera refrescante y descarnada, adoptando en cambio un enfoque más realista. La película explora las vidas de tres individuos que han sido impactados negativamente por la sociedad y que buscan la justicia de maneras completamente diferentes. El improbable vínculo entre Robin y Art en particular es muy convincente y la película está en su mejor momento cuando los dos comparten el tiempo de pantalla.

Desafortunadamente, la historia también abarca una plétora de clichés del género de superhéroes y thrillers, que como resultado, impiden que Project Power sea algo verdaderamente especial. Al final, la mayor debilidad de la película está en su presentación visual, aunque contenida y limitada en su alcance, está llena de acción y es pesada en efectos visuales, especialmente durante su tercer acto.

La gama de superpoderes únicos que se muestran aquí y el elemento sorpresa con respecto a los poderes que cada personaje heredará después de tomar la droga ciertamente hacen que la película sea entretenida y tensa de ver. Sin embargo, muchos de los efectos visuales que acompaña a la película son extremadamente anticuados y las secuencias de acción están mal editadas y coreografiadas.

Project Power es una película ambiciosa, ya que trata de equilibrar la acción y la emoción de una superproducción con algunos comentarios sociales conmovedores sobre los diferentes sistemas existentes para mantener a las minorías en el suelo mientras los utilizan en beneficio de otros. De hecho, cada uno de los tres personajes principales se abre camino a través de su propio sistema de opresión; la historia de Robin toca la crisis de la salud y la vivienda; el Mayor lucha contra aquellos que utilizaron su carrera militar para fines nefastos, así como la falta de consentimiento en la investigación médica; mientras que Frank lucha contra una comisaría de policía corrupta que está a merced de los mismos peces gordos con traje que ya habían abandonado la ciudad en el pasado.

Como The Old Guard (película blockbuster posterior, protagonizada por Charlize Theron) Project Power tiene un gran problema de villanos, y la historia sobre la que cuelgan estos elementos más encantadores sufre como resultado. Notamos la influencia negra en la película, maravillados por la hermosa utilización de la pobreza, el sentimiento de esta cultura está en el corazón del Project Power, pero en manos de cineastas y guionistas blancos, algo se siente faltar en esa expresión. Sin yo caer en el cliché del momento.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here