La noticia de la muerte del actor Chadwick Boseman sacudió el mundo del cine en agosto de 2020. Hasta entonces, el público no sabía que el afroamericano, que se hizo famoso internacionalmente por interpretar el papel del superhéroe de Marvel Black Panther, había sufrido un cáncer de colon avanzado. El público vuelve a convencerse de su expresividad en la adaptación cinematográfica de Ma Rainey’s Black Bottom.

Boseman encarna a un joven trompetista de sangre caliente llamado Levee, que toca en la banda de acompañamiento de la cantante de blues Ma Rainey (Viola Davis), que es muy popular entre los negros. Junto a sus compañeros Cutler (Colman Domingo), Toledo (Glynn Turman) y Slow Drag (Michael Pott ), entró en el estudio de Chicago del productor discográfico Sturdyvant (Jonny Coyne) en 1927, donde Ma Rainey a instancias de su manager Irvin (Jeremy Shamos) va para grabar algunas de sus piezas más famosas. Mientras que los cuatro miembros de la banda ya se están calentando en una sala de ensayo en el sótano, Ma Rainey aún tarda mucho en llegar, lo que provoca una emoción inicial.

La base de esta historia es la obra epónima de August Wilson, que se desarrolla en Chicago en 1927. El calor está en las calles. Un velo de color marrón dorado cubre el ajetreo y el bullicio diario. Sin embargo, el director George C. Wolfe no quiere pasar demasiado tiempo en el ajetreo y el bullicio. Se siente atraído por las habitaciones de un estudio de grabación, donde se espera con impaciencia la llegada de Ma Rainey. La grabación de un nuevo disco promete buenas cifras de ventas, pero la artista no se presenta a tiempo. También en la sala de ensayo, las tensiones se desarrollan gradualmente, pero por una razón completamente diferente.

Mientras los miembros de la banda de larga data se apegan a las notas dadas, Levee intenta modernizar las canciones familiares con sus propios arreglos. Con un gesto simbólico, entra al estudio con zapatos nuevos y relucientes al comienzo de la película y levanta el polvo que se ha asentado con el tiempo. Levee está listo para cambiar el mundo con sus ideas, pero no logra adaptarse. Las libertades que puede tomarse con la trompeta no tienen nada que ver con la realidad.

Después de su llegada tardía, Ma Rainey, les deja en claro a Irvin y Sturdyvant que solo confía en su instinto y en su enfoque. No quiere interpretar una versión de su canción Ma Rainey ‘s Black Bottom, modificada por Levee, y en cambio exige que su tartamudo sobrino Sylvester (Dusan Brown) haga la introducción. Las discusiones y los problemas técnicos siguen calentándose.

«¡No voy a hacer nada aquí sin mi Coca Cola!», con frases como esta, el drama de cámara de George C. Wolfe retrata a la verdadera artista sureña Ma Rainey como una diva segura de sí misma que no evita los conflictos. La ganadora del Oscar Viola Davis (premiada por su actuación en Fences, también basada en una obra de August Wilson), que ya ha aparecido varias veces en fuertes papeles femeninos, le da a la llamada «madre del blues» una presencia expansiva.

La determinación y la audacia con que Davis presenta las demandas de la cantante resultan intimidantes y, a primera vista, terriblemente excéntricas. Detrás de su apariencia retumbante, sin embargo, brilla una comprensión cristalina de su papel como artista negra en la industria de la música. Ma Rainey es consciente de que productores blancos como Sturdyvant la desprecian una vez que ella ha hecho su trabajo y renuncia a sus derechos sobre las piezas expuestas. Precisamente por eso está aprovechando el poder que posee de antemano.

El dique de Chadwick Boseman también pasa a primer plano. Un personaje de ficción que se establece como gigoló temerario persiguiendo grandes metas. A diferencia de sus compañeros de banda, más pragmáticos que solo quieren hacer su trabajo, él sueña con hacer arte y está abierto a la música de Ma Rainey, que a sus ojos ya no está actualizada. Su comportamiento parece ser bastante engreído al principio y le trae el ridículo de los otros músicos. En algún momento, sin embargo, se revela un trauma tangible que hace que la actitud de su ambición sea más comprensible.

No solo en las discusiones de Ma Rainey con su manager y el jefe discográfico se refleja la degradación del afroamericano, las conversaciones cada vez más airadas entre Levee, Cutler, Toledo y Slow Drag en la sala de ensayo, también enfatizan lo que los negros sufren y tienen que soportar en una sociedad dominada por blancos. Puntos importantes, que, sin embargo, a menudo se presentan demasiado a modo de tesis y poco cinematográficos.

Gertrude Rainey, más conocida como Ma Rainey, está localizada en el olvido. Pero hace unos cien años, la cantante era un icono, fue una de las primeras afroamericanas en grabar álbumes de blues profesionales y se convirtió en una gran influencia para los artistas contemporáneos y posteriores. Además, hay una vida privada turbulenta, que por sí sola sería motivo suficiente para rodar una película biográfica sobre la Madre del Blues. Cualquiera que espere esto de Ma Rainey ‘s Black Bottom se sentirá decepcionado, por un lado, la película de Netflix es muy limitada en tiempo, limitada a unas pocas horas en un estudio de grabación, por otro, la historia en sí también es ficticia.

Sin embargo, eso no hace que la película sea arbitraria e irrelevante. Más bien, el drama, que se basa en la obra de August Wilson, es un documento contemporáneo interesante, a veces muy amargo, que registra la situación de la población afroamericana en la década de 1920. Ma Rainey es una estrella, sus actuaciones atrajeron a una gran audiencia y se podía ganar mucho dinero con sus discos. Al mismo tiempo, no se hace ilusiones de que nadie en el negocio de la música, y menos los blancos, esté interesado en ellos como seres humanos. Es una mercancía cuyo valor resulta únicamente de su uso.

Chadwick Boseman (Black Panther) se ha convertido él mismo en un ícono, es recordado incluso más que Davis. El dolor de su personaje aún no se ha convertido en amargura, el entusiasmo y la desesperación están indisolublemente unidos. Lleno de pasión, lucha contra sus ataduras en un ambiente sofocante y claustrofóbico, tanto consciente como inconscientemente, dejando atrás las restricciones todavía perceptibles del escenario. Ma Rainey ‘s Black Bottom está bellamente ambientada, convirtiéndose así en un legado de varias maneras. Lo que celebra es el poder del arte y es al mismo tiempo una experiencia muy dolorosa.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here