MIAMI. La soledad, el dolor, el perdón y la muerte, parecen ser los temas favoritos de Clint Eastwood en su filmografia. El agrónomo y veterano de Guerra Earl Stone, aunque ha vivido bien, ha alcanzado su edad lejos de su familia debido a su carácter. En un flashback lo vemos 12 años atrás, disfrutando de bienestar económico y siendo encantador con cual mujer que pase por su lado, razón por la que su esposa (Diane Willis) se separó de él.

Por otro lado, Colin Bates (Bradley Cooper) es un agente de narcóticos. No puede descubrir cómo se trafican las drogas en su área, y tiene que demostrar que tiene habilidades a su jefe (Lawrence Fishburne), quien confía en él para resolver el problema de tráfico de drogas de su área.

La historia de Earl Stone como se muestra en el guión de Nick Schenk se basa en un artículo escrito por Sam Dolnick en el 2014. Cuenta la historia de Leo Sharp, un hombre de unos noventa años cuyo negocio de actividades diurnas fracasó porque no estaba en internet, lo que lo llevó a convertirse en una mula de drogas por el cártel de Sinaloa. No sabemos sobre el comportamiento de Leo Sharp hacia su familia, pero al igual que Earl, fue famoso entre los horticultores. Leo Sharp era un poco más senil que Earl Stone, pero había sido una mula durante una década y había ganado millones, y la reclamación de la senilidad era una herramienta de su defensa.

Lo que mantiene a flote a The Mule es su constante sensación de peligro, que es más inquietante porque Earl parece no darse cuenta de ello. Eastwood puede hacer que el personaje sea demasiado impermeable, demasiado “cool” e incluso sexualmente atractivo, pero el actor tiene una fragilidad visible que compensa estas glosas con eficacia.

Con personajes correctamente estructurados, una narrativa fluida, aunque sus actores son infrautilizados, enfocándose mayormente en un Clint Eastwood que sabe cómo interpretar siempre los roles según su edad (son 88 años ya), The Mulecine, películas, estrenos, filmes, ficción, crítica de cine,
se siente como una película armada por un equipo profesional, ya que se siente demasiado ordinaria para ser una película significativa. Afianzamos el sentido de inmortalidad de Eastwood quien aún se mantiene profesionalmente fuerte y funcional.

Con una clara influencia de “Atlantic City” (1980) de Louis Malle, aunque Eastwood captura adecuadamente la sensación de un película dramática estilo 70 y 80, “The Mule” carece del poder, resonancia y las habilidades que lo ayudaron a crear obras magnas. Es difícil darse cuenta si Eastwood realmente creyó que estaba haciendo una película significativa sobre la familia, el equilibrio entre la vida laboral, personal y el sueño americano. En cambio, parece que Eastwood está contento con usar su cámara como una excusa para quejarse de la generación actual, presentarse algo racista y misógino.

UNA NOCHE DE 12 AÑOS

En Septiembre de 1973, en plena dictadura militar de Uruguay, los llamados Tupamaros, o miembros del Movimiento de Liberación Nacional, fueron finalmente derrotados y encarcelados. Una noche, tres de ellos son secuestrados de sus células y son insertados en un programa militar destinado a destruirlos psicológicamente, haciéndolos rotar en diferentes cuarteles de la nación con condiciones al límite. En un cautiverio que duró 12 años, la película nos cuenta la historia real de estas tres personas: el ex presidente de Uruguay José «Pepe» Mujica ( Antonio de la Torre ), el escritor Mauricio Rosencof (Chino Darín ) y el ex Ministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro ( Alfonso Tort ).

“Una noche de 12 años”, basada en el libro “Memorias del calabozo” de Mauricio Rosencof y Eleuterio Fernández Huidobro, nos lleva a través de los muros de las cárceles uruguayas durante la dictadura, donde la dignidad humana fue pisoteada constantemente y la única posibilidad fue confiada a la capacidad de aferrarse a los más pequeños pensamientos y recuerdos. Una condición de total incomodidad física y psicológica, exigida por un régimen que no se limitaba a agobiar las voces de la disidencia, sino que reclamaba su aniquilación para evitar futuras represalias.

Lo que convence de este filme es la capacidad de contar en detalle el horror del encarcelamiento y, al mismo tiempo, seguir siendo muy humano, gracias a una profunda introspección en el alma de los protagonistas. El rencor por esta triste página en la historia de Uruguay es, por lo tanto, secundario a la fuerza de la historia y sus imágenes, incluso dando espacio a una dosis considerable de humor, que encuentra su punto máximo en la escena en la que uno de los prisioneros no puede usar el inodoro debido a las esposas usadas, lo que resulta en la participación de todo el cuartel para encontrar una solución.

Una variedad de estilos y atmósferas que nos ayudan a caer en la psique atormentada de los protagonistas, para quienes incluso las circunstancias más simples e insignificantes se convierten en una oportunidad para saborear la existencia perdida.

Lo que ayuda a no olvidar fácilmente a la película, es la música de Federico Jusid y Sílvia Pérez Cruz , pero sobre todo las actuaciones de los tres protagonistas, emanando una persistente vitalidad emocional y política. En este sentido, es interesante ver cómo se moldea al futuro presidente de Uruguay Mujica, ya con una idea personal del Estado, y la de Mauricio Rosencof , quien gracias a sus habilidades de escritura, logra establecer relaciones con los militares y obtener algún favor, haciendo así que su encarcelamiento sea menos severo.

Este es el tercer largometraje que escribe y dirige el uruguayo Álvaro Brechner. El director es muy hábil para transmitir el profundo sufrimiento de los presos, utilizando magistralmente la cámara con la que, a menudo, se encuentra de cara a cara con los personajes, realizando tomas nunca triviales y, junto con muchas tomas cerradas, comunica al espectador toda la violencia al público que los prisioneros fueron sometidos.

Golpeados, encapuchados, sucios y desnutridos, sin la posibilidad de comunicarse entre ellos, si no a través de un método probado por los tres para intercambiar información a través de un código reproducido con las manos pegadas en las paredes de las células, fueron objeto de violencia física pero, sobre todo, Psicológica, que a menudo los llevó al borde de la locura. El sentimiento es un verdadero descenso al inframundo que socava su fuerza de voluntad.

“Una noche de 12 años” cava lentamente un camino en el corazón del espectador , en una integración exitosa de drama carcelario, reconstrucción histórica y un mensaje de esperanza inquebrantable, que nos recuerda la importancia de no dejarla ir nunca y de no dejar de esperar, siguiendo esa tenue luz que nos puede alejar de las dificultades más atroces o de las paredes frías de una célula, hacia una vida. La película rinde homenaje a Pepe Mujica, una de las figuras políticas más bellas de los últimos cincuenta años, que ha hecho coherente su estilo de vida y que ha revolucionado la mentalidad política de miles.

Esperamos tu comentario