Después de que John Wick (Keanu Reeves) desobedeció una de las reglas básicas de su gremio en la segunda parte, ahora se convierte de ser cazador a ser el cazado. El asesino a sueldo es excomulgado, lo que significa que pierde su estatus y sus privilegios. Como si eso no fuera suficiente, se le otorgará una recompensa de US$14 millones al que logre asesinarlo. De un solo golpe, el mundo entero parece estar detrás de John. Solo queda una oportunidad de sobrevivir: John necesita una audiencia con el líder supremo de la Cámara Alta. Solo la sala de juntas de la red de asesinos puede suspender su recompensa y así terminar con esta salvaje persecución.

Sin perder tiempo, el tercer capítulo de la saga sigue inmediatamente al final del Capítulo 2. Entonces, teóricamente, podrías ver las tres partes como una gran película de acción, eso es si tienes suficiente capacidad respiratoria. Al igual que en sus predecesores, John Wick: Parabellum no pierde tiempo explicando lo que ha pasado. Sin un respiro, se sumerge en la lucha por la supervivencia de nuestro héroe. Por ello es absolutamente necesario conocer los capítulos 1 y 2. Aquellos que ya están familiarizados con la historia deben sentirse como en casa desde el primer minuto. Se entrega exactamente lo que las dos primeras películas ya han demostrado. El ballet asesino creado por el director Chad Stahelski y su equipo de especialistas es simplemente fantástico. Los cortes cuidadosos de la mayoría de sus secuencias muestran todo lo que está sucediendo en pantalla. La cinta es despiadada y dura en su estética, lo que es tal vez el punto más interesante de esta nueva película. Para ello, las escenas ni siquiera necesitan acompañamiento musical. El diseño del escenario, el sonido y la iluminación se encuentran en el nivel más alto y crean una montaña rusa de fuerza estilizada.

Keanu Reeves, una vez más, encarna maravillosamente al inexorable asesino profesional que ha surgido de las pesadillas de los malos. La figura del protagonista finalmente recibe más antecedentes narrativos después de dos películas, por lo que Wick parece casi humano. Keanu Reeves lleva al personaje a la pantalla de una manera muy convincente, y el no ser ese gran actor histriónico aquí da muchos frutos, esto se debe probablemente al hecho de que las cualidades personales del asesino profesional no exigen ningún dominio artístico.

Para evitar una fatiga de la historia extendida, Chat Stahelski usa nuevos elementos: humor, ingenio y varias referencias cinematográficas (“Matrix”, “Casablanca”, “Game of Death”). La inclusión de Mark Dacascos como el mayor oponente, resalta este punto y la eterna promesa del cine de género tiene algunos momentos divertidos e impresionantes. Reforzados por el nivel de violencia y un tono serio, crea unos momentos particularmente inesperados y muestran cuán absurdo es realmente el concepto de la película.

Tal vez, a gusto personal, puedo agregar que John Wick 3: Parabellum tiene algo de ser más de lo mismo con respecto a las dos películas anteriores, con la media hora habitual por encima del promedio, teniendo un pico visual en el altar de Indonesia, y una deriva de un cómic que se vuelve demasiado fuerte para seguir siendo un simple pretexto narrativo que no caduca.

La tercera parte de la serie convence con secuencias de acción entretenida, consistente y violenta, ampliando una atmósfera que reduce su abstracción. A los espectadores, a los que les gustaron las dos películas anteriores, les encantará. Es seguro decir que John Wick: el capítulo 3 es la parte más violenta pero más simple de la franquicia.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here