Después de que uno estaba realmente convencido de que Godzilla era amigo de la humanidad, el titán prehistórico ataca repentinamente una ubicación en Florida de la multinacional Apex Cybenertics y la destruye. Mientras Madison Russell (Millie Bobby Brown), junto con su amigo Josh (Julian Dennison) y el podcaster Bernie Hayes (Brian Tyree Henry), quieren rastrear la causa del comportamiento inesperado de Godzilla, el jefe de la multinacional (Demián Bichir) contrata a Walter Simmons y a Nathan Lind (Alexander Skarsgård) para una expedición a la inexplorada tierra interior. Se supone que allí se almacena un enorme recurso energético, que según la endeble explicación de Simmons, podría utilizarse para mercadeo.

Para penetrar en el mundo hueco, cuya entrada está en la Antártida, también necesitas a Kong, que está siendo cuidado en Skull Island, bajo una observación permanente y quien solo se comunica con la pequeña niña Iwi Jia (Kaylee Hottle). Lind convence a su antigua colega Ilene Andrews (Rebecca Hall) para sedar a Kong y llevarlo al Polo Sur. Pero como se temía, Godzilla detecta al simio gigante, que ahora está al aire libre, y los ataca junto con la flota de petroleros Monarch en medio del Pacífico. El primer duelo termina a favor del monstruo del mundo primigenio en su elemento, pero al menos Kong puede llegar a su destino. Después de su viaje a la tierra interior, regiamente fortalecido, hay, en Hong Kong otra pelea entre Kong y Godzilla, este último no tiene idea de lo que le espera.

En cuanto al contenido, todo esto inicialmente es mucho susurrar sobre nada, porque, y no es ningún secreto, se trata del espectacular choque de los dos supermonstruos y de cómo luchan entre sí a través de diferentes escenarios, bordeados de efectos visuales. Casi cinco décadas después del «Kingo Kongu Tai Gojira» de Ishirô Honda, Godzilla Vs. Kong forma ahora el segundo choque cinematográfico de los titanes y también el posible primer clímax hacia el que se dirigía el legendario MonsterVerse desde el principio.

Como cuarta instalación de la franquicia MonsterVerse, la película de Adam Wingard también es la más exitosa hasta la fecha, hay muchas razones para esto. Primero, a favor del humor relajado y la ironía suave, la pesadumbre férrea de la que se apropiaron las dos películas de Godzilla de Gareth Edwards y Michael Dougherty y que, sobre todo en el caso de la secuela, finalmente no quedó en nada. Con la excepción del Gojira original, las películas de Toho siempre transmitieron una infantilidad que pronto les fue inherente, en las que la fusión de la mitología prehistórica y la ficción capitalista podría no encajar del todo.

En el estilo y tono de las películas de Godzilla de Toho Studios, Adam Wingard escenificó su culminación hasta ahora en MonsterVerse con fuertes referencias a los años setenta y ochenta. Además de los titanes determinantes centralmente, hay inmensas influencias de elementos exagerados de ciencia ficción. Las últimas y ridículas tecnologías o absurdas mitologías sirvieron de justificación para el espectáculo de monstruos. Aquí hay un túnel subterráneo con tecnología de suspensión que se extiende por la mitad del mundo y está construido en secreto por extraños, hay reconstrucción neurológica y mental mediante la decodificación del material genético, incluida la transferencia a soportes de datos electrónicos. Y la teoría de la tierra hueca como elemento fáctico.

Todo esto puede parecer complicado, pero se le presenta al espectador de manera muy simple, como un hecho. No hay explicaciones que hubieran sido tiradas por el pelo de todos modos. Pero es precisamente esta frialdad lo que hace que esta película sea tan atractiva que no debe subestimarse.

El enfoque de Adam Wingard es mucho más parecido a un fanboy. Se concentra en una ilustración de la acción de monstruos prometida, prescindiendo deliberadamente de simpatías obvias y tendenciosas con uno de los dos héroes del título (para no volver una facción en su contra) y ofrece pequeñas reminiscencias del insuperable King Kong original y su primer remake (de Peter Jackson). Lo que probablemente lo identifica como el principal admirador del megaprimate peludo. Puedes sentir la pura alegría infantil en la opción de ser responsable de un éxito de taquilla de gran presupuesto después de varios trabajos de géneros independientes.

También maneja el filme con cierto grado de confiabilidad para no ceder por completo las inevitables secuencias de relleno alrededor del trío nerd y las demás figuras humanas, que están condenadas a ser meros accesorios, a la insignificancia.

Gareth Edwards y Michael Dougherty habían actualizado el kajiu japonés con sus dos películas predecesoras perfectamente entrelazadas, y lo habían transferido con éxito al mercado estadounidense. A pesar de su independencia estética, han sabido rendir homenaje a los originales japoneses en cuanto a contenido y reclamo. Son más oscuros, más orientados hacia el realismo dentro de su propio cosmos y, sin embargo, deben ser vistos como una continuación lógica y coherente de la serie de películas de hace 65 años.

Jordan Vogt-Roberts logró esto con la misma habilidad y atractivo en su reinterpretación de King Kong manteniéndose fiel al espíritu del material original, filmado tres veces, y sabiendo cómo implementarlo. Hay que suponer que la mayor parte fue iniciada por Max Borenstein con palabras e imágenes en unl lienzo. Tanto en el ambiente, como también en las sutilezas del contenido y, sobre todo, en la coherente continuidad; después de todo, Borenstein ha sido en gran parte responsable de la historia y el guión de todas las películas de MonsterVerse desde el principio. En primer lugar, eso es muy bueno, pero siempre trae consigo una gran cantidad de piezas que a veces son molestas.

En esta película, el público también se enfrenta a escenas indescriptibles que son ilógicas y sin sentido, pero que por alguna razón inexplicable se han establecido en el cine convencional. Fue particularmente molesto en King of Monsters, pero aquí, también, los forasteros están dando incesantemente a los científicos y especialistas consejos que las propias autoridades no darían, a pesar de años y años de investigación. Incluso el director de Monarch, una organización con recursos aparentemente ilimitados y miles de empleados, contradice a un graduado de secundaria con argumentos endebles solo para que pueda hacerlo bien al final.

Los sistemas de seguridad son básicamente fáciles de eludir si los héroes tienen que llegar a alguna parte y estos funcionan cuando los héroes deben ser puestos frente al chico malo para que pueda explicarles su plan asesino y, también, a la audiencia.

Pero no hay ningún niño molesto que genere codicia por el asesinato con dichos descarados y un sabelotodo indescriptible. Con Kaylee Hottle como Jia, incluso ha creado un personaje muy significativo. No es molesto, pero asegura una conexión comprensible y significativa con Kong. El ET Reminiscence escénico es honesto, apto y bastante conmovedor y sorprendentemente nada cursi en lo más mínimo.

Pero hay dos jóvenes molestos, donde uno brilla con soberbia y el otro con incompetencia. Los productores identifican a personas tan disruptivas como figuras de identificación para los espectadores jóvenes, pero en realidad son solo lastre dramatúrgico.

Y, por último, pero no menos importante, el director Wingard obviamente lo disfruta, (re)venerando genealógicamente al imbú cinematográfico arquetípico Kong y dándole su reino ancestral y verdadero con la Tierra Hueca. Al final no podemos ponernos exigentes, cuando es la pelea eterna de dos monstruos titánicos. Siéntense, coman palomitas y disfruten el espectáculo, está muy bien creado.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here