Enola (Milly Bobby Brown) es la última en llegar de la familia Holmes, su padre murió cuando ella era muy joven, sus hermanos mayores Mycroft (Sam Claflin) y Sherlock (Henry Cavill) se mudaron de la casa poco después; Enola creció sola con su madre Eurdoria (Helena Bonham-Carter). Por lo tanto, sólo ha conocido esta casa, su madre y una criada en toda su vida. Como resultado, Enola ha crecido sin ser afectada por las expectativas sociales de la Inglaterra victoriana y también ha disfrutado de una educación excepcional: leyó todos los libros de la biblioteca, estudió historia y ciencia, artes marciales. Pero también tiene poca idea de cómo es el mundo real, en su 16º cumpleaños su madre desaparece sin dejar rastro y sus hermanos quieren meterla en un internado, pero Enola se niega, su madre le ha enseñado que tiene que valerse por sí misma y por eso se va a Londres en busca de su progenitora.

En la búsqueda de su madre Enola conoce ahora a un segundo adolescente, Lord Tewkesbury (Louis Partridge), que huyó de su familia porque no quiere vivir una vida predeterminada. Enola -aquí la inversión de los papeles habituales- le ayuda, ella está mucho más a la defensiva que él; además, pronto se da cuenta de que no toda su familia quiere tenerlo de vuelta con vida y tal vez le gusta más de lo que pretende.

En los últimos años ha habido una creciente conciencia de que las películas y series pueden tolerar más mujeres fuertes detrás y delante de la cámara. Durante demasiado tiempo, el sexo supuestamente débil, se limitó a los papeles de la madre o la damisela en apuros, papeles cuya razón de ser era simplemente la de otros personajes. Por un lado, esto significaba que había que crear personajes más diversos e independientes, lo cual no era necesariamente apreciado por todos. Por otro lado, existe el fenómeno de que las franquicias establecidas y de larga duración sustituyen repentinamente a los protagonistas masculinos por los femeninos.

El último caso es la película de Netflix, Enola Holmes, aunque la idea no es realmente nueva. De hecho, el primer volumen de la serie de libros de Nancy Springer se publicó en 2006, mucho antes de la tendencia actual. La película fue anunciada a principios de 2018 y fue originalmente destinada al cine también, hasta que terminó en el servicio de streaming debido a la pandemia que nos azota. El hecho de que se estrene es, sin duda, en beneficio del público. Sin embargo, el público tiene que adaptarse al hecho de que la primera historia sobre la hermana menor de Sherlock Holmes es un poco diferente de lo que uno está acostumbrado a las apariencias normales del maestro detective.

Sin embargo, Enola Holmes va más allá del simple cambio de roles, y se fundamenta en la idea de que las mujeres deben llevar una vida autodeterminada cosa por la cual ahora Enola tiene que luchar. La película tiene lugar en 1884, año en el que se votó una reforma de la ley electoral en Inglaterra, y Eudoria es claramente una defensora del sufragio femenino. Ciertamente, sus encantamientos feministas son claros y ponen de relieve la estrechez social y la situación de las mujeres en ese momento. La escena más interesante, sin embargo, es una conversación entre la dueña del café Edith (Susan Wokoma) y Sherlock Holmes. Ella lo confronta con su comodidad y pasividad deliberada en asuntos políticos, por supuesto que no quiere cambiar el sistema existente porque le conviene. Así, esta película también marca un claro espacio en blanco no sólo en los libros de Holmes, sino también en las adaptaciones de la película: Sherlock Holmes puede investigar tan brillantemente porque es financieramente rico y masculino.

Enola Holmes está destinada a un público más joven, como los libros de Springer en su momento. Sin embargo, al director Harry Bradbeer, que por lo demás está involucrado en la producción de series, le cuesta mucho trabajo entender el ritmo narrativo de su público. En algunos puntos la película se vuelve bastante oscura, además, la historia tiene un contexto histórico especial, pero está tan poco ejecutada que el resultado no es nada a medias y nada entero. Cuando se trata del aspecto criminal también tenemos que hacer algunos compromisos. La complejidad de un caso de Sherlock no está presente, aunque se afirma repetidamente que Elona es una talentosa detective que no tiene que esconderse detrás de su famoso hermano mayor. Pero no tiene suficientes oportunidades para mostrarlo, y por eso toma muchos atajos en la búsqueda de pistas.

En cambio, todo está hecho a la medida del joven protagonista; a diferencia de muchos intercambios de género de obras conocidas, el cambio aquí tiene efectos reales. Enola Holmes, por ejemplo, se trata principalmente de afirmarse como mujer en un mundo dominado por los hombres. Por un lado, la película juega con la probada antítesis de una joven amante de la libertad que no encaja en el ambiente rígido y conformista; cuando la heroína del título usa sus habilidades de jiu-jitsu, entonces no es muy dama. Pero también se aborda abiertamente la cuestión de la libre determinación de la mujer, especialmente en relación con la madre de Enola, a la que trata de criar para que sea una mujer fuerte e independiente, en un mundo en el que no hay lugar real para ello.

Más utilización del mito de Holmes habría sido bueno para esta película, pero en cambio incorpora figuras conocidas de Sherlock como el Inspector Lestrade y sigue las populares adaptaciones cinematográficas de Guy Ritchie y la serie de televisión con Benedict Cumberbatch, siendo el ejemplo más llamativo de esto es la música y la presentación de la inteligencia. Enola Holmes se limita a descifrar un rompecabezas de palabras. El filme ofrece, a pesar de su larga duración, un olvidable entretenimiento que no representara nada importante en tu cultura cinematográfica.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here