En los últimos años, el género de ciencia ficción se ha convertido en un rincón para muchos. Cuando viajamos al futuro en las películas o tratamos con alienígenas, todo tiende a ser grande y rimbombante. Incluso las pequeñas historias íntimas, como Pasajeros o Ad Astra, tienen que ser infladas artificialmente, llenas de grandes estrellas, para que alguien se interese. Esto va de la mano de enormes presupuestos, incluso donde no hubiera sido necesario. Y a menudo con debilidades en términos de contenido, cuando en la búsqueda de la audiencia con éxitos de taquilla, mucho de lo que hace que el género sea lo que es, como la fascinación por la tecnología o la capacidad de maravillarse.

Para Fay (Sierra McCormick) no hay nada más grande que escuchar todo tipo de teorías sobre cómo podría ser el futuro. Después de todo, la vida de la joven operadora telefónica, que vive en un pequeño pueblo de Nuevo México en los años 50, es todo menos excitante. Encuentra un confidente en Everett (Jake Horowitz), que también sueña con salir de la provincia algún día y tal vez empezar en una verdadera estación de radio.

Los dos amigos hacen un extraño descubrimiento: mientras la mitad del pueblo está en el partido de apertura de la temporada de baloncesto de la escuela secundaria, la primera persona en descubrir un sonido metálico en la línea es el operador de telefonía, Fay. De prisa se lo muestra a Everett que tampoco le encuentra sentido. Graba el sonido y lo presenta a sus oyentes. Después de una llamada telefónica, los dos están seguros de una cosa, algo está pasando allá fuera.

Así es que ambos aventureros se disponen a encontrar pistas sobre los misteriosos sonidos. En el papel, la trama de El vasto de la noche se lee de manera poco espectacular, es su forma visual tan especial, que la hace tan hermosa. El director Andrew Patterson ha logrado hacer una emocionante película de ciencia ficción al estilo de los años 50 que no rehúye aprender de modelos a seguir como The Twilight Zone o The Blob. Patterson no procede con un personaje retro cliché, sino que saca un propósito de todos los elementos conocidos para impulsar la trama.

Esto se hace evidente al principio de la película, cuando se revela que toda la narración está incrustada en la emisión de un programa en un televisor en blanco y negro. Así pues, lo que sigue, aparece ante el espectador a una distancia especial que sólo se ve subrayada por el trabajo de cámara y la situación especial del diálogo en los primeros minutos. La renuncia constante a los primeros planos y una única introducción a los personajes desafían al espectador, poniéndolo en condiciones de seguir con miradas interrogantes durante unos minutos lo que se le presenta allí. La hábil pero difícil puesta en escena de los momentos iniciales recuerda a los formatos de misterio que tratan de mantener la tensión alta desde el principio para crear un máximo de suspenso. En este contexto, el estilo de los años 50 subraya la impresión de distancia, una historia de otro tiempo.

Lo vasto de la noche es también una mezcla de misterio y drama de personajes. Una y otra vez se presiona el botón de parada durante la trama para dar más espacio a los diálogos. Se habla durante minutos sin que pase nada para una audiencia que prefiere la versión de acción cuando se piensa en las invasiones alienígenas; no sólo los pies se te dormirán aquí.

Al mismo tiempo, la película es todo menos aburrida, si te puedes involucrar en esta tranquila y personal historia, verás que tiene más que ver con los humanos que con los supuestos extraterrestres. Ya sea el racismo o la Guerra Fría, el autodesarrollo o el aislamiento, durante el viaje a través de la noche, la película toca innumerables temas y los une artísticamente, a veces de manera curiosa, a veces insanamente triste.

Aunque esto también hace que los corazones de los espectadores nostálgicos se emocionen primero y parece igual de pertinente con respecto a la intención de contar una historia sobre lo desconocido allá afuera. Los motivos de una pequeña ciudad, una estación de radio anticuada, y colores opacos y sombríos en una disolución grandiosa, realmente vienen a la mente como asociaciones. Otros trucos, como el juego con el zoom, la oscuridad y los diálogos en forma de monólogos, no sólo engañan hábilmente sobre el asombroso bajo presupuesto, sino que también sirven como conductor de la tensión y la narración.

Sin embargo, la mayor cualidad escénica de El vasto de la noche consiste en captar el estado de ánimo de las calles vacías de las pequeñas ciudades, transmitiendo su frío escalofrío al espectador y contrastándolo con la cálida timidez contenida en esas mismas ciudades. Es este ambiente el que hace que la película se convierta en una experiencia de género confortable y aterradora.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here