El asunto Dreyfus dividió a Francia en dos mitades poco antes de 1900. El director Roman Polanski presenta su virtuoso estilo narrativo situando esta historia real como un thriller de espías moderno, la historia difícilmente pudo filmarse de manera más personal.

La nueva película de Roman Polanski sobre el asunto Dreyfus se estrenó en el Festival de Cine de Venecia de 2019, en pleno apogeo del movimiento MeToo. Polanski tiene un caso de violación en Estados Unidos, pendiente desde 1977, por lo que no se le permitió siquiera estreno dentro de suelo norteamericano. Pero sus cualidades artísticas hablaron por él: Polanski, ganó el León de Plata, a la mejor dirección en dicho festival.

En este caso, el hecho de que constantemente se reiteren las acusaciones de hace 43 años contra el director franco-polaco, tiene que ver directamente con el tema de la película: J’accuse (Yo acuso), por lo que su título original retrata. La película está basada en el artículo y luego libro del mismo título, de Emile Zola y narra uno de los mayores escándalos de Francia, el cual dividió el país poco antes de 1900. No solo porque el asunto descubrió graves deficiencias en el ejército y en el gobierno, sino también porque estallaron resentimientos latentes en todos los campos políticos.

Por supuesto, Polanski es demasiado inteligente para mezclar su propia vida con este juicio moral y de valores acerca un inocente, y sobre el cual los medios de comunicación de la época informaron ampliamente. Pero el paralelismo con la persecución por parte del poder judicial de Estados Unidos, que lo ha estado persiguiendo en todo el mundo durante décadas con solicitudes de extradición, son obvios.

La película comienza cronológicamente en 1895 cuando Alfred Dreyfus fue condenado en una corte marcial por traición. El oficial general es un judío alsaciano, y es acusado de haber espiado para el Reich alemán.

El joven capitán acepta estoicamente el veredicto; es inmediatamente desterrado a la famosa Isla del Diablo frente a la Guayana Francesa, podemos seguir cómo es llevado a su celda y qué destino tendrá por el resto de su vida. Luego, la cámara se aleja más y más de la isla hasta que la imagen nos recuerda la famosa pintura Toteninsel de Arnold Böcklin.

Toteninsel, de Arnold Böcklin (reproducción)

La inmensidad del océano pronto se reemplaza por la rigidez de los salones de color marrón grisáceo y los desordenados interiores de los palacios militares franceses. A diferencia de las adaptaciones cinematográficas anteriores del asunto, que buscaban un panorama social o se enfocan en el artículo periodístico J’accuse de Émile Zola como un punto de inflexión, la de Polanski describe el caso desde el punto de vista del hombre, su compromiso de liberación y rehabilitación dirigido por Dreyfus.

Sin embargo, esta puesta en escena de la víctima es efectiva independientemente de cualquier implicación, el filme muestra cómo una persona es oprimida por otros de varias maneras. Ni siquiera tiene que gustarte el personaje, que ha sido bastante inaccesible hasta el final, pero esto ocurre de manera estratégica. La vida cotidiana como judío en el ejército se caracteriza por la hostilidad o al menos la discriminación. Al mismo tiempo, Polanski no mantiene su opinión detrás de la montaña, muestra en toda la cadena de responsabilidades, ya sea militar, judicial o incluso científica, como personas importantes y corruptas que se ocupan de factores distintos de la justicia en esta historia.

Esto se siente un poco agresivo, Polanski ni siquiera intenta diferenciar el lado opuesto de ninguna manera. Hay algunos que son más caricaturescos que las figuras reales. Sin embargo, en J’Accuse también tiende a mostrar su lado bueno. Melvil Poupaud muestra en su papel de defensor una tendencia sin precedentes a la hiperactividad, que a veces puede ser grotesca. Posiblemente debería traer un poco más de vida al último tercio cuando las revelaciones han terminado y la película se convierte en un drama judicial. En términos de contenido, casi no hay nada en movimiento, en realidad solo estás esperando que todo lo descubierto encaje en la lógica del protagonista.

J’acusse, carta abierta publicada por Emile Zola el 13 de enero de 1898 en el periódico L’Aurore (Copia facsimilar)

Marie-Georges Picquart, genial interpretado por Jean Dujardin, se convierte en el nuevo jefe de la policía secreta francesa poco después del juicio; él la encuentra en una condición desolada. El guardia en la entrada de la sede, disfrazado de edificio residencial, generalmente duerme, los empleados juegan a las cartas y el almacenamiento de evidencia también deja algo que desear. Picquart pronto descubre inconsistencias en el caso Dreyfus, que solo fue condenado por incriminar documentos e informes manuscritos.

Además, los secretos militares continúan siendo transmitidos a los alemanes, a pesar de que el supuesto traidor languidece en el extranjero. Los superiores de Picquart en el gobierno no están muy entusiasmados con sus hallazgos y lo mantienen en silencio. Ignorando la orden, continúa investigando y lo enreda en una red de intriga y corrupción.

También se vuelve personalmente vulnerable, Picquart es soltero y tiene una aventura con una mujer casada (Emmanuelle Seigner), por lo demás se dedica a las cosas bellas de la vida, pero esto no obstaculiza su voluntad de encontrar la verdad. A diferencia de sus colegas, guiados por el resentimiento y los prejuicios, él es un personaje integral.

El director Polanski sigue meticulosamente e históricamente con precisión el curso de los acontecimientos desde el hallazgo de Picquart hasta la rehabilitación de Dreyfus. Logra hacer que este complicado asunto sea comprensible con varios giros y docenas de actores sin perderse en los detalles¸de esta manera, los eventos, que tienen lugar predominantemente en oficinas y salas de audiencias, nunca son aburridos a pesar de que duran más de dos horas.

Con una decoración atmosféricamente densa, Polanski crea un thriller de espías muy contemporáneo, con todas las sutilezas del género, como la vigilancia constante de las personas o los rompecabezas meticulosos en los documentos. Según los estándares de hoy, Picquart fue un verdadero denunciante que sacudió la administración corrupta de la Tercera República y provocó reacciones políticas violentas.

Comenzando con la carta abierta de Zola al presidente de Francia en el periódico L’Aurore el 13 de enero de 1898 que hizo del asunto Dreyfus un escándalo nacional. El escritor fue acusado posteriormente de difamación y huyó a Inglaterra para evitar una condena de un año.

Los defensores de Dreyfus se opusieron a los círculos militares y conservadores que, a menudo motivados por el antisemitismo, insistían en la primacía del estado; no estaban preparados para aceptar errores judiciales ellos mismos. Polanski ilustra su odio hacia extraños y opositores políticos drásticamente con la quema de un libro público.

Si bien el asunto Dreyfus todavía está en todos los libros de historia, Picquart, quien finalmente provocó la rehabilitación del acusado, es poco conocido. Esto puede deberse, entre otras cosas, al hecho de que se desempeñó como Ministro de Guerra después de un cambio de gobierno de 1906 a 1909.

Incluso si J’Accuse es en última instancia, un retrato del tiempo y muestra a Europa a fines del siglo XIX, cuando el antisemitismo comenzó a despegar; la película tiene muchas cualidades eternas. Incluso si se conoce el resultado de la historia, el famoso artículo periodístico de Emile Zola, editado luego como libro, se ha convertido en un programa obligatorio para historiadores y romanistas, el drama tiene una urgencia que difícilmente se puede evitar.

Con J’ Accuse, Polanski, de 86 años, ha hecho su mejor película desde The Pianist (2002), y su mayor compromiso político. Quizás también pueda verse como una especie de legado: como una súplica a la compasiva humanidad contra los prejuicios, la intolerancia y la caza de brujas, temas que siempre han sonado subliminales en el trabajo del sobreviviente del ghetto de Varsovia desde su primer éxito mundial Danza de los vampiros (1967).

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here