Una escena de Tenet, de Christopher Nolan (Fuente externa)

Desde el comienzo de su impresionante carrera, Christopher Nolan se ha dedicado a cautivar y desafiar a la audiencia con sus historias. A menudo sus películas están estructuradas de una manera tan compleja que – a diferencia de las películas habituales de Hollywood – no puedes simplemente sentarte y dejarte llevar. Las obras de Nolan irradian una alegría al jugar con el tiempo y los patrones narrativos, y en muchos casos casi piden a gritos que se repita.

John David Washington, El Protagonista (Fuente externa)

Propiedades que también se aplican a Tenet. Una película que además subraya el interés del director por las leyes de la física, que ya ha mostrado varias veces. En el centro de la trama hay un agente (John David Washington), al que los créditos sólo identifican como El protagonista. Un hombre sin nombre, que después de una misión casi fallida en la Casa de la Ópera de Kiev entra en contacto con la organización ultra secreta de los Tenet y se entera de una amenaza que caerá sobre la humanidad por medio de la inversión, una forma especial de manipulación del tiempo. El protagonista se asombra cuando ve por primera vez lo que significa convertir la entropía de un objeto, las balas de las pistolas disparadas de repente vuelan hacia el arma.

Tenet retoma el fenómeno de la inversión del tiempo que se discute en la física, pero no es de ninguna manera un tratado seco. En el tráiler ya aparecen las palabras de un científico que aconseja al héroe no querer entender el concepto, sino sentirlo. Nolan parece dirigirse directamente al espectador, quien, al igual que en el caso de Inception, no debería cuestionar demasiado los procesos inusuales. Aunque no se entienda exactamente cómo se produce la manipulación del tiempo, la película desarrolla un atractivo efecto de arrastre que se debe, entre otras cosas, al peligro final que el protagonista sin nombre tiene que afrontar con el apoyo del misterioso Neil (Robert Pattinson).

Como en algunas de las obras del ambicioso cineasta, el momento emocional deja mucho que desear. A través de la experta en arte Kat (Elizabeth Debicki), que está cautiva en un matrimonio infernal con Andrei Sator (Kenneth Branagh), el antagonista ególatra, se activará la compasión del espectador. Sin embargo, a su personaje se le podrían haber dado un poco más de posibilidades para desarrollarse; además, no conocemos casi nada del agente secreto personificado por Washington, que en su empatía difiere de los parientes rudos y cínicos del cine de James Bond. El dibujo del protagonista es rudimentario pudiendo verse críticamente una mala copia del espía británico. Por otro lado, Nolan se saca de la manga varios trucos durante los últimos minutos dando toda la información, para luego revelar algunas nuevas facetas que darían más sentido a la historia y a sus personajes.

Washington y Pattinson en una escena (Fuente externa)

En una escena temprana, cuando se le dice al protagonista cómo funciona la llamada inversión, el científico que está frente a él se deja llevar por la afirmación de que no se trata de entender, sino únicamente de sentir. Esta es una declaración clara que se repite varias veces en el transcurso de la película. Y posiblemente en esta reseña.

Por ejemplo, cuando la figura de Neil (Pattinson), cuenta la llamada paradoja del abuelo, ¿cómo puede un viajero del tiempo en el pasado matar a su abuelo cuando en realidad le impide su propia existencia y por lo tanto la posibilidad de cometer este acto en primer lugar? Pero en vez de dar una explicación, Neil deja en el hecho de que esto es exactamente lo que la palabra ya implica, es una paradoja.

Y así Christopher Nolan, que también es responsable del guión, maniobra continuamente alrededor de cada posibilidad de cuestionamiento lógico interno. Por supuesto, es fácil contar una película que hace que su tema central sea eliminar completamente los límites de la física sobre la base de sus supuestos agujeros de la trama; los escépticos de Nolan, en particular, utilizan regularmente este método para negar la sustancia de sus películas. Sin embargo, en el caso de Tenet, no se trata tanto de si la secuencia de escenas del mecanismo de inversión del tiempo es en absoluto lógica y en qué medida, se trata más bien del hecho de que el director hace caso omiso permanentemente a sus reglas autoimpuestas y por lo tanto logra crear un mundo cinematográfico coherente durante 150 minutos.

Ser ignorante de la física es una bendición y afortunadamente para el espectador en la silla del cine, el protagonista sin nombre es un astuto lobo solitario, pero no un astrofísico. Él tampoco entiende de física, ¿balas volando hacia atrás?, ¿disparos con un arma descargada a una pared en la que un agujero de bala se cierra rápidamente y de repente un cartucho se atasca en el cargador de mi arma?. Yo saldría corriendo tan solo con ver esa situación.

Estos cartuchos y este retroceso del tiempo son en realidad sólo un MacGuffin (para lectores pocos ávidos, ir a google para entender), que sólo está ahí para poner en movimiento a los personajes. La película dura dos horas y media, en las que se habla mucho de la inversión de la entropía y de la materia invertida, y en realidad entendemos esto un poco mejor con esta ilustración, hasta que, en el gran final, unos soldados normales se encuentran con soldados invertidos con armas normales y con armas invertidas, algunos corren hacia adelante, otros hacia atrás, tumban helicópteros, que en realidad aterrizan al revés, las paredes explotan y se vuelven a ensamblar.

Hay un final para entender este salto de ida y vuelta entre lo normal y lo invertido, pero a la acción, grandiosamente puesta en escena, se le agregan magníficas y complejas imágenes y una extraordinaria musicalización de Ludwig Göransson, y si nos ceñimos a los protagonistas, nos perdemos aún más, porque la misión, el MacGuffin es el objetivo; hombres corriendo hacia adelante y hacia atrás son el complemento visual de una historia que se cuenta en toda película de agentes y en cada serie de televisión con agentes del FBI o de la CIA. Un equipo especial está persiguiendo a un criminal súper rico que quiere destruir el mundo y sólo necesita una pieza del puzle para hacerlo, esta pieza es el mencionado MacGuffin. El cine es un medio de la imagen. Aquí es donde se cuentan las historias sobre las imágenes que están dentro de ellas, y Christopher Nolan es uno de los expertos en este campo, creando gran claridad con pocas palabras, pero con tomas ingeniosamente compuestas.

Y cuando creemos que ya estamos, aunque perdidos en la explicación, inmersos en una historia de espías, es cuando Nolan cambia el cuento. Porque no puedes tocar el timbre de una potencial destrucción del mundo, tienes que trabajar para llegar a él. Y es así, persiguiendo a su protagonista por todo el mundo de un lugar a otro, dejando que se estrelle en un edificio de aduanas con un Boeing 747, atrapando a la esposa del villano, escapando de situaciones peligrosas golpeando y disparando, que casi nunca te deja descansar y que finalmente sale mal después de un frenesí espectacular en una autopista con vehículos que van y vienen. Yo estaba ya exhausto, pero quería más. Una especie de masoquismo cinematográfico.

Andrei Sator escenificado por Kenneth Branagh (Fuente externa)

Mientras, todavía me pregunto en la butaca del cine si la otra gente normal que están en la sala viendo la película, estarán pensando las mismas tonterías que yo, gracias a la pandemia, solo puedo verles los ojos.

En Tenet, nadie quiere nada – excepto el villano que está en contacto con poderes del futuro lejano – y quiere destruir la Tierra por mero egoísmo. Pero no puede hacerlo de la forma habitual, como todos los villanos clásicos, mediante bombas, manipulación económica o creando un caos mundial, no, tiene que hacerlo complicado. Este villano es dibujado como un imbécil de Rusia, uno que golpea a su esposa y, cuando ella está en el suelo, la patea de nuevo. Para ello, pone un acento ruso en su lengua, como se escuchó por última vez en las películas de James Bond de los años 60.

En lenguaje llano, esto significa que es casi imposible entender Tenet en su totalidad, y no porque la historia en sí sea tan compleja, es que no está contada de una manera particularmente entrelazada, ni hay una falta de esfuerzo para alimentar al espectador con explicaciones científicas que se aplican dentro de la película de vez en cuando. En cambio, las constantes contradicciones con las que Nolan golpea su película serían el único punto bajo que adorna esta aventura. Por supuesto, es difícil revelar demasiado sobre esto sin contar demasiado la historia de la película; es por eso que la dejaremos en este punto con dos datos que tienen un impacto diferente en la película en su conjunto.

Por ejemplo, un físico explica al protagonista qué significa exactamente la inversión y qué hay que hacer para utilizar la tecnología. Sin embargo, cuando el protagonista hace exactamente lo contrario de sus instrucciones sólo unos momentos después y la inversión todavía funciona, no se sabe en una etapa temprana qué regla autoimpuesta se debe seguir, la declaración hecha por el científico después, anteriormente citada, de que no se puede entender todo esto, pero hay que sentirlo, ya no parece presumida y guiñando el ojo, sino más bien burlona y arrogante.

En otros lugares, las declaraciones contradictorias no tienen ningún efecto en la comprensión global de la trama, pero aún así pueden ser expuestas como un engaño. Afirmaciones como ésta, de que quien retrocede en el tiempo de repente tiene vientos en contra, pueden no ser físicamente correctas (esto difícilmente puede juzgarse debido al hecho de que las reglas de la película interior son permanentemente interpretadas de manera diferente). Pero si tienes un viento de frente en la espalda, al menos no deberías sentirlo, ya que las direcciones de movimiento del viento y del ser humano no se cruzan, pero el protagonista debe prepararse para el hecho de que este sentimiento se sentirá extraño.

No es de ninguna manera la primera vez que Christopher Nolan ha experimentado con el tema del tiempo. Especialmente en Memento, Interstellar y Dunkerque, las diferentes cronologías y percepciones relativas del tiempo juegan un papel importante.  Dado que el tiempo es algo que no puede variarse en la vida real – simplemente fluye hacia adelante, segundo a segundo, minuto a minuto, día a día – jugar con él a menudo va acompañado de una mente atenta; el director lo ha perfeccionado. Desde este punto de vista, ni siquiera se puede excluir que haya una explicación lógica interna que lo abarque todo, una especie de cronología que, si crees en varias afirmaciones de los actores del Tenet, sólo él parece entender, dado que Nolan es considerado un visionario sin límites. Incluso David Lynch se cierra conscientemente a las explicaciones de sus películas si quiere que el público las sienta.

Al final, Tenet puede no ser una obra maestra. Sin embargo, lo realmente notable es que el director logra actualizar las piezas clásicas de espías a un material original y obstinado, gracias a la idea de la inversión del tiempo. Qué bueno sería si los experimentos de palomitas de maíz de Hollywood, notoriamente reacios al riesgo, como éste, tuvieran esta oportunidad más a menudo. Ahora que el Coronavirus ha golpeado duramente a la industria, esto es desafortunadamente aún menos probable que antes.

Han sido seis meses sin ver una película en pantalla grande en una sala, la espera ha merecido la pena.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here