Cristal Marie (Fuente Externa)

NY. Ian Fleeming, periodista de la revista Cassius, realizó una larga entrevista a la cantante y productora musical dominicana Cristal Marie, quien está radicada en Estados Unidos hace ya algunos años.

La artista, que se presentó en febrero pasado en el Hard Rock Hotel & Casino Punta Cana, junto a Andrea Bocelli, es parte de la cultura del anime.

Geek solía ser uno de los términos más importantes para describir a las personas marginadas. Puede que (o no) no sea una sorpresa que las personas de color se encuentren afuera mirando esta comunidad, y se encuentren luchando los mismos tipos de batallas que hacen en cualquier otro lugar.

CASSIUS habló con Cristal Marie, una cantante, anfitriona y geek autoproclamada, que ha tomado su amor por los geekdom y lo ha hecho parte de su vida, tanto que llevó a sus fanáticos a su país de origen en la República Dominicana.

CASSIUS: ¿Cuánto tiempo has sido un geek? ¿Qué fue lo primero que despertó tu interés?

CM: He sido una geek desde la primera vez que vi el anime clásico «Candy Candy» en la televisión cuando tenía 6 años. Solían poner el doblaje en español en un canal local después de la escuela y eso se convirtió en mi ritual. Llegué a casa y vi «Candy Candy», luego «Saint Seiya», «Ranma 1/2», «Sailor Moon» y «Rurouni Kenshin». Finalmente, mi hermano mayor logró anotar un sistema SNES y obtuvimos Super Metroid y The Legend of Zelda: un enlace al pasado. Y no me hagas empezar la primera vez que vi Star Wars. Han Solo siempre será mi primer enamoramiento inapropiado. Y sí, el hombre disparó primero en la pelea conmigo. Pero sí, en el canon de mi dominio geek diría que «Candy Candy» fue mi bautismo, The Legend of Zelda fue mi comunión, Star Wars fue mi confirmación … y mi boda fue Final Fantasy VII. Hago trampa en Final Fantasy de vez en cuando con novelas de Anne Rice, pero shhh.

Cristal Marie, la intérprete, en su performance (Fuente Externa)

C: Tú también eres músico, muy conocida. ¿Cómo te metiste en eso?

CM: Para mí, todo comenzó con dos cosas: Pocahontas, particularmente «Colors Of The Wind» cantado por Judy Kuhn y la puntuación de Final Fantasy VII de Nobuo Uematsu. Quería convertirme en pianista y tocar el «Preludio» perfecto, y trepaba paredes y árboles o llamaba el viento a mi balcón. Probablemente volví locos a mis vecinos y a mis padres. Recuerdo que me uní al coro de la escuela porque (en mi opinión) quería convencerlos para que organizaran y ejecutaran el tema de Sephiroth: el ángel de una sola ala. No funcionó [risas], pero descubrí que tenía talento para cantar y las cosas simplemente crecieron a partir de ahí.

Recientemente canté con Andrea Bocelli en Hard Rock Punta Cana y fue solo … el momento más increíble y mágico de mi vida. Yo diría que otro punto culminante fue cantar el tema de una Telenovela para NBC / Telemundo. Crecí con «Marimar», «Muchachitas» y RBD, así que esto fue algo que me llegó muy cerca del corazón.

C: Ayudaste a crear una convención. ¿Dónde estaba y qué te inspiró para crearlo?

CM: CONANIME estaba en la República Dominicana. Crecí en la República Dominicana y no existía una convención de anime o una convención de cultura popular de ningún tipo en ese momento. Mientras estudiaba performance en Berklee College of Music, fui a Anime Boston por primera vez y me sentí tan inspirada que sentí que tenía que hacer algo. Recuerdo la primera vez que entré a un espacio donde se celebraban anime, videojuegos y gente como yo y pensaba: «Dios mío, estoy en casa».

En ese momento estaba muy involucrada en la escena J-rock y Visual Kei y solía comprar números de las revistas Gothic y Lolita, así que algunos amigos organizamos una reunión en Porter Square y la llamamos «Porterjuku» en honor a Harajuku. Tuvimos una participación de unas 45 personas y pensé que sería genial hacer algo similar en mi país. El CONANIME se organizó en un mes y esperábamos que se presentaran unas 100 o 200 personas. En cambio, 4,000 personas aparecieron en apenas cuatro días. Nunca había habido un evento de esa magnitud en mi país. Fue una locura y traumatizante, y sorprendente.

C: ¿Cómo fue recibido por tu familia y amigos?

CM: No es genial. La universidad que donó el espacio para la convención cerró nuestro escenario principal cuando vio la magnitud del evento y realmente no les gustó, ni entendieron el cosplay. Teníamos bandas de covers tocando L’arc En Ciel, aperturas de anime, Dir En Grey … era demasiado agresivo para ellos en ese momento.

No tenían idea de en qué se estaban metiendo, pensaron que íbamos a hacer un evento tranquilo con exhibiciones de espadas y ceremonias de té. Y tuvimos a la Embajada de Japón respaldándonos, así que eso fue un punto a favor. Tratamos de mostrarles la importancia cultural del anime y el manga, incluso hicimos una presentación sobre cómo la economía de Japón se vio afectada por él y cómo fomentar el crecimiento de las comunidades de artistas en cualquier país fue un movimiento positivo, pero todo lo que vieron fue «¿Quiénes son estos adultos disruptivos y vestidos que tocan música de metal? ¿Cómo es este Japón?».

No importa que las personas fuera de la convención estuvieran acosando o atacando a algunos asistentes a la convención, que no se molestaron en cerrar. En su lugar, el evento tenía que terminar antes de tiempo: se suponía que duraría una semana. Sin embargo, esto no nos detuvo porque había un hambre real por este tipo de evento en mi país. Ahora tenemos varias convenciones de anime en la República Dominicana. Desde J-Fest hasta FMA. CONANIME no fue perfecto, pero estoy muy orgullosa de lo que logramos, hicimos rodar la pelota y unimos a la comunidad, y al final, ese fue el punto.

C: ¿Qué significa ser un geek en la cultura Latinx?

CM: No necesariamente sé cómo fue para los demás, pero tengo dos versiones de ser un geek en la cultura Latinx. Por un lado, la sociedad se convirtió en una experiencia muy negativa, hasta el punto de que mis padres me gritaban por quedarme en mi habitación dibujando y amigos bienintencionados llamaban a mis padres para avisarles que estaba saliendo con un «Mala multitud». Así que estaba castigada mucho, a pesar de que tenía excelentes calificaciones.

Me acosaron, me llamaron nombres, personas al azar me lanzaron bolas de papel o me escupieron. Mis amigos y yo fuimos considerados como un «caso» en mi escuela, y algunos de nosotros fuimos llevados a la oficina del director por ser «desviados». Tenía cierta reputación y faltaba a clase sin que los maestros me molestaran, más o menos. Al igual que ese estereotipo delincuente en el anime en realidad. Pero las cosas se pusieron bastante mal.

Una maestra me impidió leer un manga durante el recreo y lo confiscó porque ella dijo que leer al revés (en otras palabras, no occidental) era del diablo. Cuando intenté explicarle que era solo una cultura diferente, ella me despidió y pensó que estaba poseída. Organizaron un retiro de «Conectando con Dios» para tratar de «arreglarme». Pero actué mucho porque estaba enojada, y había muchos prejuicios en mi país en ese momento; todavía hay estaba en una escuela conservadora, y desafortunadamente, eso me lleva a muchos malentendidos, especialmente cuando fui super en series como X / 1999 o Vampire Princess Miyu, o leyendo The Vampire Chronicles. Quiero decir, traté de hacer que el coro de la escuela cantara «One-Winged Angel» … que no se tradujo [risas].

Pero luego está el otro lado, el que realmente me importa: hice todos mis mejores amigos a través de la comunidad geek. Cada persona que conozco, que está en mi vida hasta el día de hoy, fue alguien que conocí a través de una convención de anime o porque descubrimos que teníamos los mismos videojuegos y podíamos reunirnos y hablar sobre ellos. Me uní a un club de J-Rock y tuve mi primer beso en ese grupo, mi primer dolor. Fuera de todo lo negativo con la sociedad o los padres o la percepción de otras personas en ese momento, puedo decir honestamente que la cultura geek me ayudó a construir un sentido de hogar.

C: Ahora haces videos, ¿cómo empezaste con Frederator?

CM: Respondí una llamada de casting, directamente hacia arriba. La llamada dijo que estaban buscando a alguien que fuera apasionado de los videojuegos para su canal The Leaderboard y que estuviera dispuesto a hablar de ello en la pantalla. Nos pusimos a hablar de mis influencias y, al parecer, me gustaron lo suficiente como para organizar y escribir un poco para ellas. Ahora me he alojado en The Leaderboard, Channel Frederator (Coco!) Y en el nuevo canal de anime club: Get In The Robot.

C: ¿Cuál es tu meta con Frederator?

CM: Compartir mi pasión por todas las cosas geek y ser yo misma sin disculpas: un creador de Latinx que ama el anime y los juegos. Con suerte, también puedo ayudar a aumentar la visibilidad de mi comunidad Latinx. La gente generalmente no nos ve en este espacio a menudo, pero estamos allí. Siendo una mujer, en particular, me he encontrado con personas (en su mayoría hombres, lo siento, no lo siento) que no esperan que yo sea alguien que escribe material sobre el tema o tiene una opinión o incluso sabe sobre anime oscuro de los 90 como «Blood Reinado: La maldición del yoma y la princesa chamánica»– me descartan como una cara.

Estoy muy agradecido de que Frederator sea tan incluyente y que todos hayan sido súper acogedores (además de que solo sean creativos súper badass y los amo). Toda mi vida soñé con un espacio fresco donde pudiera reunirme con amigos, divertirme y hablar sobre animé y juegos sin juzgar. Ahora es parte de mi carrera. Ser un anfitrión y creador en Frederator es el mejor resultado de una experiencia por lo demás difícil al crecer geek.

En el congreso anime celebrado en una institución educativa (Fuente Externa)

C: ¿Cómo se representa a Latinx en la cultura geek?

CM: Diría que es un poco impredecible en este momento, pero creo que los estudios están trabajando en ello. En el pasado, la mayoría del anime introdujo los caracteres Latinx como estas figuras brutales, sobre-sexualizadas y brutales (Lala de «School Rumble», ni siquiera me hacen empezar), y para mí, eso apesta a escritura perezosa.

Quiero decir que algunos de nosotros somos descarados, y que no amamos a un jefe como Michiko Malandro, pero personalmente creo que en lugar de hiper-sexualizado. Pero luego tienes personajes como Leo De La Iglesia (de Yuri On Ice!) Y es cuando empiezas a ver el verdadero potencial de representaciones saludables de Latinx en anime: un personaje completo con motivaciones propias que no lo son. Hay que usar estereotipos como una comedia alternativa. Me recuerda a Sado de BLEACH, que también era un gran personaje y personalmente me gustó Roberta de Black Lagoon… Desearía no haber sido una criada. Es una conversación realmente compleja y debemos seguir manteniéndola, pero lo que es más importante, debemos seguir presentándonos y estar presentes como Latinx en la comunidad geek. Estoy orgulloso de donde soy. 100% #PlatanoPower. Pero eso no significa que puedas encajar perfectamente en una caja.

C: ¿En el anime? ¿Hay mucha representación?

CM: No, pero tengo grandes esperanzas y creo que los creadores están empezando a hacer esfuerzos para ser más inclusivos, y depende de nosotros ayudarlos haciendo que nuestras voces se escuchen y sean visibles en los medios. Hace poco fui testigo de algo mágico en PAX East: la VGO (Video Game Orchestra) realizada con un amigo mío de Latinx. El director, Shota Nakama, y ​​mi amigo, Luis Armando Rivera, se conocieron en Boston y compartieron su pasión por los videojuegos. Años más tarde, Shota es responsable de Final Fantasy XV OST y Luis realizó en su concierto en PAX East la canción original «Noctis». Es posible crear más puentes entre nuestras culturas, y es posible realizar colaboraciones históricas sorprendentes que trascienden. Porque momentos como estos significan mucho para nuestras comunidades. ¡Solo tenemos que seguir apareciendo! ¡Estamos aquí y nos encanta ser parte de la comunidad geek global!

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here