La guerra de Vietnam, en la que un tercio de los soldados americanos eran negros, prometió derechos a los afroamericanos que estos nunca habían podido reclamar; fue sin dudas, la más sucia que todas las guerras y de la que Norteamérica finalmente salió perdedora. En el centro de Da 5 Bloods, se encuentran cuatro veteranos (Delroy Lindo, Isiah Whitlock Jr., Clarke Peters y Norm Lewis) que viajan de vuelta a Vietnam, no sólo para localizar los huesos de su antiguo líder (Chadwick Boseman) y presentar sus últimos respetos, sino también para recuperar una caja de lingotes de oro.

La percepción de Spike Lee en el público en general y en su discurso cinematográfico en particular, atraviesa altibajos; a finales de los años ochenta y principios de los noventa se le consideraba una de las voces más importantes y, posiblemente, más influyentes del cine estadounidense, luego la misma corriente lo perdió de vista, sólo para redescubrirlo brevemente a finales de los noventa. En 2006, estrenó lo que probablemente sea su película más comercial, Inside Man, sólo para volver a caer en la oscuridad después de este éxito de taquilla.
Películas como Da Sweet Blood of Jesus y Chi-Raq se hundieron completamente en los Estados Unidos.

Con la multipremiada BlacKkKlansman, Spike Lee celebró su regreso a la opinión pública en 2018, porque la satírica, dramática y emocionante historia de un judío y un afroamericano infiltrándose en el Ku Klux Klan es una de las películas más fuertes y conmovedoras de este director. Pero el aumento de la atención que Spike Lee está recibiendo actualmente se debe también al hecho de que más y más personas interesadas en sus películas están descubriendo que la voz de Lee, a menudo furiosa y siempre apasionadamente conflictiva, ha sido y es enormemente importante y nunca se la ha escuchado lo suficiente.

Casi ningún otro cineasta de renombre trata el racismo contra los negros, profundamente arraigado en la sociedad estadounidense, de manera tan apasionante, inequívoca y elocuente como él. En vista de que, desde el asesinato del estadounidense George Floyd a manos de unos policías, el movimiento Black Lives Matter ha recibido más resonancia mundial que nunca, es lógico que Da 5 Bloods desempeñe ahora un papel más importante en el discurso cinematográfico del momento que los demás estrenos.

Da 5 Bloods a veces se siente como una sucesora espiritual directa de la anterior película de Lee. Comienza con la mezcla de una historia dramática, pero usa señuelos entretenidos para hacer que la audiencia se sienta interesada. Si en BlacKkKlansman la premisa era que sonaba como una broma, aquí es el elemento de la caza del tesoro, así como el humor inicial cuando se describe como “cuatro veteranos vuelven a la guerra, sólo que esta vez quieren divertirse”.

Como en BlacKkKlansman, sin embargo, la diversión se convierte rápidamente en seriedad, a nivel de carácter y temática política, Lee deja que sus personajes se diviertan ocasionalmente con monólogos sobre la política en los Estados Unidos y la cultura pop, en los que muestra sus puntos de vista para agregar valor cinematográfico. La melancólica partitura de Terence Blanchard, que en algunas escenas parece una continuación directa de BlacKkKlansman funciona de maravilla principalmente en estos momentos.

Da 5 Blood te hace sentir como si la película se hubiera hecho en pocos días, como si Lee incluyera repetidamente puntos de conversación que ya eran urgentes al principio del rodaje (en este caso, marzo de 2019), pero que ahora están en lo más alto de la agenda política.

Sin embargo, a diferencia de BlacKkKlansman, Lee, ocasionalmente, se empantana aquí, donde el tiempo de metraje de más de dos horas y media no sólo está lleno de monólogos, sino que también hay algunos discursos que carecen de ajuste. Y tanto los flashbacks de acción bélica, como el regreso de la historia al presente, son la verdadera identidad de la película; estos viajes a veces se sienten un poco vacilantes, lo que quita a la película cualquier rastro de una gran secuencia. Sin embargo, las escenas de animosidades en ciernes entre los personajes principales, que en realidad quieren apoyarse mutuamente de manera fraternal, y al final siguen obstaculizándose debido a las influencias externas y a las diferentes opiniones políticas, están escritas de manera tan cautivadora que esto se puede perdonar en gran medida. Esto también se debe a Delroy Lindo, que hace una compleja y agotadora actuación en el papel central como Paul, su constante lucha para hacer justicia a la comunidad negra, para cuidarse a sí mismo y para actuar con orgullo patriótico es un tour de forcé; el resto del reparto también ofrece actuaciones comprometidas, gracias a las cuales, los momentos dolorosos realmente duelen y la sátira de Lee, de un tono muy petulante, siempre consigue grandes resultados.

Lo interesante de Da 5 Bloods no es sólo cómo Spike Lee se las arregla para disolver las leyes del tiempo y mostrar que el fin de la guerra es una ilusión. También logra equilibrar constantemente los agravios, la injusticia, el racismo entre el entonces y el ahora, para finalmente llegar a una amarga conclusión. Nada ha cambiado en absoluto. No, la verdad es que los campos de batalla no se han hecho más grandes, solo se han movido a las calles.

Para acentuar un poco más la intemporalidad, Spike Lee no elige jóvenes actores para las escenas de la guerra de Vietnam en los flashbacks, sino que deja que Delroy Lindo, Isiah Whitlock Jr. y demás, tomen las armas y vayan a la batalla contra el Vietcong. Pero en Da 5 Bloods, que, por supuesto en su mayor parte es cine serio, inquietante y profundo, siempre hay un agradable toque irónico, que nos recuerda al menos los gestos lúdicos y tan conmovedores de un Quentin Tarantino. Lee a veces se siente cómodo en el género y cita clásicos como Apocalipsis Now y El tesoro de la Sierra Madre con un agradable guiño para satirizar y reproducir la película norteamericana de Vietnam.

Da 5 Bloods se apropia así de una tonalidad tan cruda como conmovedora, que de ninguna manera permite que esta mirada penetrante en el alma negra de los EE.UU. se considere sutil, pero aun así le permite dar golpes en la conciencia y el estómago de manera fiable en su desafiante decisión de querer sacudir el mundo. El vínculo que Spike Lee teje entre la película y su público es estrecho, habitual y que se basa continuamente en las emociones; como en BlackKklansman, puedes sentir esto de una forma llamativa y manipuladora. Con Da 5 Bloods, sin embargo, Spike Lee no sólo demuestra que ama el cine y todas sus formas, también demuestra que, con sus sesenta años e innumerables películas de temática similar, todavía es capaz de encontrar una nueva perspectiva en el motivo central de su trabajo y su ser.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here