(Fuente externa)

Un equipo dirigido por la Universidad de Rutgers -que existe desde 1766 y es la casa de altos estudios más importante de New Jersey- ha creado un robot de muestreo de sangre que funciona tan bien o mejor que las personas, según el primer ensayo clínico en humanos de un dispositivo automatizado de extracción y análisis de sangre.

El dispositivo proporciona resultados rápidos y permitiría a los profesionales de la salud dedicar más tiempo al tratamiento de pacientes en hospitales y otros entornos.

Los resultados, publicados en la revista Technology, fueron comparables o superaron los estándares clínicos, con una tasa de éxito general del 87% para los 31 participantes cuya sangre se extrajo. Para las 25 personas cuyas venas eran de fácil acceso, la tasa de éxito fue del 97%.

El dispositivo incluye un robot guiado por imagen de ultrasonido que extrae sangre de las venas. Un dispositivo completamente integrado, que incluye un módulo que maneja muestras y un analizador de sangre basado en una centrífuga, podría usarse en la cabecera de la cama y en ambulancias, salas de emergencia, clínicas, consultorios médicos y hospitales.

La punción venosa, que consiste en insertar una aguja en una vena para obtener una muestra de sangre o realizar una terapia intravenosa, es el procedimiento clínico más común en el mundo, con más de 1.400 millones anuales en los Estados Unidos. Pero los médicos fallan en el 27% de los pacientes sin venas visibles, el 40% de los pacientes sin venas palpables y el 60% de los pacientes demacrados, según estudios previos.

Las repetidas fallas en el inicio de una vía intravenosa aumentan la probabilidad de flebitis, trombosis e infecciones, y pueden requerir apuntar a las venas grandes del cuerpo o las arterias, a un costo y riesgo mucho mayores. Como resultado, la punción venosa se encuentra entre las principales causas de lesiones a pacientes y médicos. Además, tener dificultades para acceder a las venas puede aumentar el tiempo del procedimiento hasta en una hora, requiere más personal y cuesta más de $ 4 mil millones al año en los Estados Unidos, según las estimaciones.

«Un dispositivo como el nuestro podría ayudar a los médicos a obtener muestras de sangre de manera rápida, segura y confiable, evitando complicaciones innecesarias y dolor en pacientes por intentos de inserción de agujas múltiples», dijo el autor principal Josh Leipheimer, candidato a doctor en Ingeniería Biomédica en el laboratorio Yarmush, del departamento de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Rutgers – Nuevo Brunswick.

En el futuro, el dispositivo podría usarse en procedimientos tales como cateterismo IV, acceso venoso central, diálisis y colocación de líneas arteriales. Los siguientes pasos incluyen refinar el dispositivo para mejorar las tasas de éxito en pacientes con venas difíciles de acceder. Los datos de este estudio se utilizarán para mejorar la inteligencia artificial en el robot para mejorar su rendimiento.

Los coautores de la Universidad de Rutgers incluyen a Max L. Balter y Alvin I. Chen, quienes se graduaron con doctorados; Enrique J. Pantin en la Escuela de Medicina Rutgers Robert Wood Johnson; profesor Kristen S. Labazzo; y el investigador principal Martin L. Yarmush, presidente y profesor distinguido con el premio Paul y Mary Monroe del Departamento de Ingeniería Biomédica. Un investigador de la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Mount Sinai también contribuyó al estudio.

Esperamos tu comentario