Ruta de los pueblos blancos del sur de España (Fuente externa)

Un grupo de ingenieros estadounidenses han desarrollado una pintura superblanca tan reflectante que es capaz de mantener las superficies hasta 7ºC más frías que su entorno, casi como lo hace un sistema de refrigeración, pero sin consumir energía y a plena luz del sol. Este hallazgo puede ser clave para reducir el uso de aire acondicionado, de alto consumo energético, en países cálidos, según dio a conocer la publicación digital Energías-renovables.com.

El uso de energía a nivel mundial aumentará en un 90% para 2050, según estimaciones de expertos internacionales, de manera que los métodos que ayuden a mantener frescos los edificios de manera pasiva sin utilizar energía serán vitales en las próximas décadas. El desarrollo de esta pintura superblanca entra de lleno en esta categoría. 



La pintura, creada por ingenieros de la Universidad de Purdue (Indiana) liderados por Xiulin Ruan, demostró ser capaz de mantener una superficie hasta 7°C por debajo de la temperatura ambiente durante pruebas realizadas en el centro universitario. El compuesto refleja el calor en un 95,5%; bastante más, por tanto, que las pinturas reflactantes comerciales actuales, que reflejan entre el 80% y un máximo del 90% la energía solar y no pueden alcanzar temperaturas inferiores a las de su entorno. La nueva pintura envía, además, el calor muy lejos, hacia el espacio exterior, de manera que éste no queda atrapado en la atmósfera, evitando así que contribuya al calentamiento global.

Dispersa el calor

El descubrimiento parte del proceso radiactivo. Aunque parezca contradictorio, una superficie puede enfriarse por debajo de la temperatura circundante porque emite suficiente calor a través del enfriamiento radiactivo del cielo, proceso natural de un cuerpo al aire libre que irradia calor al espacio. En las superficies de color claro esto ocurre en las noches sin nubes, pero hasta 2014 no se desarrolló un material capaz de realizar el mismo proceso a la luz del día, cuando nuestras necesidades de enfriamiento son mayores.

Universidad de Purdue (Fuente externa)

El equipo de la Universidad de Purdue ha llegado más lejos. Xiulin Ruan explicó que la pintura (acrílica) que han desarrollado –tras probar más de 100 combinaciones de materiales diferentes– está elaborada con carbonato de calcio, un compuesto abundante en la tierra que se encuentra comúnmente en las rocas y las conchas marinas, y en parte logra sus cualidades al contener partículas de muchos tamaños diferentes, que ayudan a dispersar diferentes longitudes de onda en el espectro solar.

Con esta pintura, una casa típica estadounidense de 200 metros cuadrados podría ahorrar unos 50 dólares al mes en costes de refrigeración, según estimados de Ruan. La nueva pintura es además, más fina y barata que las actuales, y podría ser fácilmente ampliada. De hecho, según los investigadores puede aplicarse a una amplia variedad de superficies, incluyendo carreteras, tejados y coches en todo el mundo.

Según aseguran los investigadores, ahora se trabaja ahora en el desarrollo de otros colores de pintura que podrían tener también beneficios de enfriamiento.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here