Budeikin es llevado preso
Phillip Budeikin

MOSCÚ. Philipp Budeikin, el hombre detrás del macabro juego la “Ballena Azul”, que ha llevado al suicidio a más de 100 adolescentes, ha sido condenado a 3 años y cuatro meses de cárcel en su Rusia natal.

Aunque cuando fue detenido en noviembre de 2016 en el apartamento de su madre en la región de Moscú negó todos los cargos, el joven de 21 años reconoció en mayo del pasado año su responsabilidad como creador del juego ante el tribunal de San Petersburgo. Según sus propias palabras, sus víctimas no son más que un “desperdicio biológico”. Para él su creación está “limpiando su sociedad”.

El juzgado de Tobolsk, capital histórica de Siberia, sentenció a Philipp Budeikin, estudiante ruso de psicología, a 3 años y 4 meses de cárcel por haber incitado a varios adolescentes al suicidio. El joven, de 21 años, está implicado directamente en el intento de suicidio de dos chicas rusas. Durante el juicio, el estudiante reconoció su culpa y se arrepintió por su conducta criminal.

Philipp Budeikin era el administrador de los “grupos de la muerte” en las redes sociales del juego del “desafío de la ballena azul” o Blue Whale Challenge. Este juego, destinado a adolescentes de entre 12 y 15 años, consiste en una invitación a cumplir un reto macabro diario durante 50 días en el que la última etapa es el suicidio. Los participantes realizaban diferentes pruebas: ver películas de horror de madrugada, autolesionarse, o sentarse en el borde de un precipicio. La prueba final era el suicidio.
El pasado año el diario Novaya Gazeta atribuyó 130 muertes por suicidio al macabro juego, pero finalmente, solo se ha podido probar la responsabilidad del condenado en el suicidio de dos adolescentes. “Philipp Budeikin fue encontrado culpable de incitar al suicidio a dos chicas, de 16 y 17 años” publicaba el diario 72.ru citando a la jueza Elvira Yakubova.
El juego empezó a difundirse en la red social rusa VK y con el tiempo fue traspasando fronteras a otros países. Según las instrucciones de La Ballena Azul, cualquier persona que participe en él y cumpla con los pasos programados a lo largo de 50 días, acabarán quitándose la vida para “ganar”. Su nombre hace referencia a cómo las ballenas en ocasiones se acercan a las playas para morir sobre la arena.
Este tenebroso “juego” funciona mediante distintos desafíos que los adolescentes deben cumplir hasta sumar 50 y que casi siempre terminan con la incitación al suicidio entre adolescentes de 12 y 14 años. Una vez involucrados los niños son amenazados con el asesinato de su familia en caso de que se arrepientan de llegar hasta el final. El “progreso” debe ser publicado a través de las redes sociales, específicamente #Facebook y Twitter.

“Sí, realmente lo hice. Murieron felices, les di lo que no tenían en la vida real: comprensión, calidez y comunicación” declaró a los medios Budeikin según publica el sitio web Saint Petersburg. Se estima que el número de menores instados a quitarse la vida en Rusia fue de 130. El joven agregó que el resultado demuestra la teoría del efecto que sobre nuestro sistema nervioso tiene la falta de sueño: “Si se viola el régimen (dormir entre las 9:00 pm y 8:00 am) la mente se vuelve más accesible a la acción”.

En otro momento de sus declaraciones confesó: “He recibido solicitudes de suicidio de todo tipo de candidato, reservándome el derecho de decidir si los detenía o los impulsaba hacia el final”, relató con increíble tranquilidad.

Casos de adolescentes influenciados por la iniciativa han tenido lugar en Francia o Estados Unidos, donde dos jóvenes de 15 y 16 años se han quitado la vida recientemente. En primavera, la policía francesa llevó a cabo una campaña de prevención recordando que la provocación al suicidio en Francia está penada con hasta 5 años de cárcel.
(Fuentes: playgroundmag.net, blastingnews.com  y euronews)
Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones