Astronautas en Marte… es un decir.

SD. Los astronautas que viajan al espacio profundo son bombardeados por rayos cósmicos, y la exposición de estos a la radiación es un hecho científico. Mientras las futuras misiones buscan regresar a la Luna o incluso a Marte, una nueva investigación del Centro de Ciencia Espacial de la Universidad de New Hampshire advierte que la exposición a la radiación es mucho más alta de lo que se pensaba y podría tener serias implicaciones tanto para los astronautas como para la tecnología satelital, según acaba de publicar la revista digital Phys.org.

“Las tasas de dosis de radiación de las mediciones obtenidas en los últimos cuatro años superaron las tendencias de ciclos solares anteriores en al menos un 30 por ciento, lo que demuestra que el entorno de radiación es mucho más intenso”, dijo Nathan Schwadron, profesor de física y autor principal del estudio. “Estas condiciones de radiación de partículas presentan factores ambientales importantes para los viajes espaciales y el clima espacial, y deben estudiarse cuidadosamente y tenerse en cuenta en la planificación y el diseño de futuras misiones a la Luna, Marte, asteroides y más allá”,aseveró el científico.
En su estudio, publicado recientemente en la revista Space Weather, los investigadores encontraron que los grandes flujos en los Rayos Cósmicos Galácticos (GCR) están aumentando más rápido y están en camino de superar cualquier otro tiempo registrado en la era espacial. También señalan que uno de los eventos de partículas solares energéticas (SEP) más importantes tuvo lugar en septiembre de 2017, liberando grandes dosis de radiación que podrían representar un riesgo significativo tanto para los humanos como para los satélites. Los astronautas sin protección podrían experimentar efectos agudos como la enfermedad por radiación o problemas de salud más graves a largo plazo, como cáncer y daños a órganos, incluso en el corazón, el cerebro y el sistema nervioso central.


En 2014, Schwadron y su equipo predijeron un aumento del 20 por ciento en las tasas de dosis de radiación de un mínimo solar al siguiente. Cuatro años más tarde, su investigación más reciente muestra que las condiciones actuales superan sus predicciones en aproximadamente un 10 por ciento, lo que demuestra que el entorno de radiación está empeorando incluso más de lo esperado.
“Ahora sabemos que el entorno de radiación del espacio profundo al que podríamos enviar tripulaciones humanas en este momento es bastante diferente en comparación con las misiones previas tripuladas a la Luna”, dice Schwadron.


Los autores utilizaron datos de MÁSTER en el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO) de la NASA. Las observaciones lunares (y otras observaciones basadas en el espacio) muestran que las dosis de radiación GCR están aumentando más rápido de lo que se pensaba anteriormente. Los investigadores señalan el período anormalmente largo de la reciente aquietamiento de la actividad solar. En contraste, un sol activo tiene manchas solares frecuentes, que pueden intensificar el campo magnético del sol. Ese campo magnético es arrastrado a través del sistema solar por el viento solar y desvía los rayos cósmicos galácticos del sistema solar, y a cualquier astronauta en tránsito.
Durante la mayor parte de la era espacial, la actividad del sol iba y venía como un reloj en ciclos de 11 años, con seis a ocho años pausas en la actividad, llamados mínimo solar, seguidos por períodos de dos a tres años, cuando el sol es más activo, plantea la publicación. Sin embargo, a partir de 2006, los científicos observaron el mínimo solar más largo y la actividad solar más débil seguida durante la era espacial.
A pesar de esta reducción general, las erupciones solares de septiembre de 2017 produjeron episodios de eventos significativos de partículas solares y la radiación asociada causada por la aceleración de partículas por sucesivas eyecciones de masa coronal magnéticamente conectadas. Los investigadores concluyen que el entorno de radiación continúa presentando peligros significativos asociados con flujos de rayos cósmicos galácticos históricamente grandes y eventos SEP grandes pero aislados, que aún desafían las capacidades de predicción del clima espacial, plantea el prestigioso sitio científico especializado en. cuestiones de física

.

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones