David Pattman es inglés, pero parecería nacido en el solar de La California, en Centro Habana. Allí debe haber ido a peregrinar seguramente, porque en ese lugar nació Chano Pozo, canalla rumbero que llevó las congas con la rumba cubana al jazz a través del vaso comunicante de Dizzie Gillespie.

Pattman es el director musical de Coro Na Má, este video que Jochy Santos ha enviado amablemente a Nota Clave y que algún amigo seguramente le hizo llegar desde Cuba.

El video fue colgado hace apenas una semana, y no espere usted que obtenga un millón de visitas, porque estas joyas son para disfrutarlas, no para darles like.

Pattman se inició como músico de jazz tocando la batería y la percusión con Django Bates, Tim Whitehead, Macondo (de Chucho Merchán), Tubos sueltos y Dudu Pukwana. Luego desarrolló el interés por la música latina que lo llevó a ser miembro fundador de las bandas de salsa británica Valdez, El Sonido De Londres, La Clave y el conjunto latino de Roberto Pla. Desde 1988 al 1990 los pasó en los Estados Unidos, sobre todo en Nueva York y Miami, trabajando con Daniel Santos, Orlando Contreras y La Sensación, con El Niño Jesús y Eddie Guagua Rivera, según su currículum.

David ha respaldado a muchos artistas visitantes como Slim Gailard, Carlos Patato Valdez, Daniel Ponce, Papaito, Henry Fiol, el gran Tito Allen que acaba de fallecer en Francia, Adalberto Santiago, Tito Nieves, Maelo Ruiz, Marvin Santiago, Cano Estremera y Jimmy Bosch.

Ha grabado con ese genio millenial que es Jacob Collier, así como con Vic Goddard, Tindersticks, Slim Gailard, el legendario Paul McCartney, Snowboy and the Latin Section (8 álbumes), Alex Wilson (4 álbumes incluyendo la coproducción del disco ‘Anglo Cubano’ grabado en Cuba), Cubanismo, Alfredo Rodríguez (ahora uno de los pianistas estrellas del jazz, bajo las órdenes de Quincy Jones; ambos también grabados en Cuba), Cheikh Lo y Afro Cubism.

De manera que su conocimiento de la percusión cubana, y de los ritmos afrocubanos son amplios y profundos. Tanto como llegar a la semilla de los Coros de Clave, un fenómeno dentro de la rica y versátil música cubana, que apareció a mediados del siglo XIX. El acompañamiento de los coros incluía una guitarra y la percusión era ejecutada sobre la caja de resonancia de un banjo norteamericano sin cuerdas, debido a que estaba prohibido tocar tambores de origen africano en las ciudades. De hecho, el Coro de Clave era la tapadera para los rituales religiosos afrocubanos.

Un solista daba comienzo a la canción entonando una melodía sin texto y también improvisaba variaciones sobre los temas que cantaba el coro. Un participante llamado «censor» se encargaba de supervisar el lenguaje utilizado en los cantos.

Algunos de los más importantes Coros de Clave en La Habana fueron: La Generación, La Juventud, El Desengaño y Flor del Día. Ignacio Piñeiro creador del famoso Septeto Nacional de Cuba, comenzó su carrera musical como solista en reconocidos Coros de Clave como “El timbre de Oro» y “Los Roncos” del barrio de Pueblo Nuevo, en Centro Habana.

Así mismo David Pattman ha logrado reproducir con una fidelidad asombrosa este tipo de música cubana nacida en las urbes, pero con clara influencia de los ritmos africanos importados. Su Bombo Productions, creada en 2007, es una organización artística comunitaria que cree en el poder de la música colectiva para mejorar la vida de las personas. A través de la música afrolatinoamericana, conectan a personas de diferentes grupos social-étnicos-intergeneracionales. Sus eventos regulares están dirigidos a músicos profesionales, músicos aficionados, no músicos, refugiados, sobrevivientes de la trata de personas y jóvenes de zonas desfavorecidas en Londres.

Así mismo, como fue en sus orígenes este formato y estilo cubano a mediados del siglo XIX y hasta las primeras décadas del XX, Pattman ha logrado como objetivo motivar la cohesión de la comunidad, desarrollar la creatividad, el desarrollo personal y las habilidades de trabajo en equipo.

Coro de Clave colabora con un proyecto llamado Moving Voices que apoya a las mujeres sobrevivientes del tráfico a reintegrarse en nuestra comunidad local a través del canto. Moving Voices cuenta con el apoyo de los fondos de Culture Seeds del alcalde de Londres.

El Cuban Roots Harmony Choir (Coro Armonia de Raíces Cubanas) está integrado por decenas de personas

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here