Vacunas contra el coronavirus (Fuente externa)

Las vacunas contra el Covid 19 han hecho correr al mundo entero. Gran parte de los científicos del mundo han dedicado horas a estudiar el coronavirus que más rápido se ha reproducido por el mundo entero.

Este martes 12 de febrero la pizarra del Center for Systems Science and Engineering (CSSE) de la Universidad Johns Hopkins indicaba 103.712.003 personas infectadas desde que comenzó la pandemia en Wuhan, China, de los cuales han fallecido 2.248.365.

A pesar de que el coronavirus llegó para quedarse, como han afirmado fuentes científicas, lo que nos permitirá recobrar en mayor medida la vida tal y como la llevábamos son las vacunas.

Ahora un informe oficial de Public Health England da a conocer que la variante de coronavirus aparecida en Reino Unido presenta una nueva mutación que preocupa a la comunidad científica. La modificación, conocida como E484K, podría ayudar al virus a evadir el sistema inmune con mayor facilidad.

La institución oficial de la salud en Reino Unido ha hallado la mutación en una pequeña cantidad de casos -en 11 de las 214.159 secuencias analizadas del genoma de la nueva cepa británica. Las muestras fueron examinadas el 26 de enero.

Informe sobre mutación de coronavirus en Reino Unido

La alteración también se encuentra en las variantes de Sudáfrica y Brasil. Los científicos ya habían advertido de su potencial para afectar tanto a la capacidad del sistema inmune a la hora de anular al virus como a la eficacia de las vacunas.

La mutación que se ha denominado E484K se produce en la proteína S del SARS-CoV-2. Esta proteína es la zona que emplean los coronavirus para engancharse a las células a infectar y la zona que reconocen los anticuerpos para detectar al virus.

Este cambio de configuración podría llevar a que los anticuerpos no la reconozcan de la misma forma y que disminuya su capacidad para neutralizar al virus. La mutación E484K según ya se había dicho permite a los coronavirus escapar de los anticuerpos monoclonales y policlonales. Esto haría que el virus sea capaz de escapar al sistema inmune podría generar que las personas que ya hayan pasado la enfermedad se reinfecten.

Ilustración sobre el antígeno de una vacuna (Fuente OMS)

Algunos datos que se deben conocer sobre las vacunas

No todos comprenden cómo es el mecanismo de acción de las vacunas, cómo se crean, se fabrican, etc.

Aquí algunos datos sobre ellas, según la Organización Mundial de la Salud:

Componentes

Las vacunas contienen fragmentos minúsculos del organismo causante de la enfermedad, o las ‘instrucciones’ para hacer esos fragmentos. Asimismo, contienen otros ingredientes para mantener la seguridad y la eficacia de la vacuna. Estos últimos se incluyen en la mayoría de las vacunas y se han utilizado durante decenios en miles de millones de dosis de vacunas.

Cada componente de una vacuna cumple una finalidad específica, y cada ingrediente se somete a diversas pruebas durante el proceso de fabricación. En ese proceso se verifica la seguridad de todos los ingredientes.

Todas las vacunas contienen un componente activo (el antígeno) que genera una respuesta inmunitaria, o las instrucciones para producir ese componente activo. El antígeno puede ser una pequeña parte del organismo causante de la enfermedad, por ejemplo, una proteína o azúcar, o bien el organismo completo atenuado o inactivado.

Conservantes

Los conservantes impiden que la vacuna se contamine cuando se abre un vial que se utilizará para vacunar a más de una persona. Algunas vacunas no tienen conservantes porque se almacenan en viales monodosis y se desechan tras su administración. El conservante más comúnmente utilizado es el 2-phenoxyethanol. Se lo ha usado durante muchos años en algunas vacunas, así como en una serie de productos para cuidados infantiles, y su uso en las vacunas es seguro porque posee muy baja toxicidad en seres humanos.

Estabilizantes

Los estabilizantes impiden que se produzcan reacciones químicas en la vacuna y evitan que los componentes de la vacuna se adhieran al vial.

Los estabilizantes pueden ser azúcares (lactosa, sacarosa), aminoácidos (glicina), gelatina y proteínas (albúmina humana recombinante, derivada de levaduras).

Sustancias tensioactivas

Las sustancias tensioactivas mantienen mezclados todos los ingredientes de la vacuna. Esas sustancias impiden que los elementos presentes en la forma líquida de la vacuna se asienten o se aglutinen. También se las suele utilizar en alimentos, por ejemplo, en los helados.

Sustancias residuales

Las sustancias residuales son ínfimas cantidades de diversas sustancias utilizadas durante la fabricación o producción de la vacuna, que no son ingredientes activos en la vacuna final. Las sustancias variarán en función del proceso de fabricación utilizado, y pueden incluir proteínas de huevo, levaduras o antibióticos. Las trazas residuales de esas sustancias que se podrían encontrar en una vacuna son tan ínfimas que se las debe medir como partes por millón o partes por mil millones.

Diluyente

Un diluyente es un líquido utilizado para diluir una vacuna en la concentración correcta, inmediatamente antes de su uso. El diluyente de uso más generalizado es el agua esterilizada.

Coadyuvante

Además, algunas vacunas contienen coadyuvantes. Un coadyuvante mejora la respuesta inmunitaria a la vacuna, bien sea reteniendo la vacuna en el lugar de la inyección durante algo más de tiempo, o mediante la estimulación de células inmunitarias locales.

El coadyuvante puede ser una ínfima cantidad de sales de aluminio (por ejemplo, fosfato de aluminio, hidróxido de aluminio o alumbre potásico). Se ha demostrado que el aluminio no ocasiona ningún problema de salud a largo plazo; de hecho, las personas ingieren aluminio comúnmente a través de comidas y bebidas.

Los elementos que componen una vacuna (Fuente: OMS)

Cómo se desarrolla una vacuna

Ante todo, cada vacuna en desarrollo debe someterse a investigaciones y evaluaciones destinadas a identificar los antígenos que se deberían utilizar para generar una respuesta inmunitaria. Esa fase preclínica se realiza sin pruebas en seres humanos. Una vacuna experimental se prueba inicialmente en animales, con el fin de evaluar su seguridad y sus posibilidades para prevenir la enfermedad.

Si la vacuna provoca una respuesta inmunitaria, se la prueba en ensayos clínicos con seres humanos, en tres fases. La primera con un pequeño número de voluntarios para ver su seguridad. La segunda se administra a varios cientos de voluntarios, con el fin de evaluar más a fondo su seguridad y su capacidad para generar una respuesta inmunitaria. La tercera, a miles de voluntarios -y se realizan comparaciones con un grupo similar de persona que no fueron vacunadas pero recibieron un producto comparador-, a fin de determinar si la vacuna es eficaz contra la enfermedad y estudiar su seguridad en un grupo de personas mucho más numeroso. Por lo general, los ensayos de fase 3 se realizan en muchos países y en numerosos lugares de cada país.

Noticias sobre la eficacia de algunas de las vacunas

Hay algunas vacunas que no cuentan con las certificaciones de rigor, por no haberse sometido a las fases de manera orgánica y creíble para la comunidad científica internacional. Hasta ahora, una de ellas era la rusa.

Este miércoles se han dado a conocer datos sobre la vacuna rusa contra el coronavirus Sputnik V, que afirman que tiene un 91,6% de efectividad para prevenir el covid-19 sintomático y 100% efectiva para prevenir enfermedades graves, según un análisis provisional de los datos del ensayo de fase 3, publicados en la revista médica The Lancet el martes.

El ensayo clínico aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo incluye datos sobre 19.866 participantes (14.964 recibieron la vacuna y 4.902 recibieron el placebo). Hubo 78 casos de covid-19 entre los participantes del ensayo y solo 16 de ellos habían recibido la vacuna. El resto recibió un placebo, que no hace nada.

El ensayo incluyó a 2.144 personas mayores de 60 años y un subanálisis realizado en este grupo reveló que la vacuna se toleró bien y tenía una eficacia similar del 91,8%.

El análisis incluye solo casos sintomáticos de covid-19, y los autores señalan que se necesita más investigación para comprender la eficacia de la vacuna contra el covid-19 asintomático, la transmisión y cuánto tiempo puede durar la protección.

Johnson & Johnson

El pasado viernes una vacuna experimental contra el coronavirus de Johnson & Johnson ofreció os últimos datos de sus ensayos, según los cuales tiene una eficacia del 66% en la prevención de la COVID-19 de moderada a grave.

Esa vacuna tiene ventajas y desventajas. La primera ventaja y más importante: la vacuna de J&J requiere una sola inyección en el brazo, mientras que las de Pfizer y Moderna se administran en dos dosis, con varias semanas de diferencia. En segundo lugar, se puede refrigerar durante meses, lo que hace que el transporte y el almacenamiento sean mucho menos complicados. En tercer lugar, es más barata y fácil de producir.

«Nuestro objetivo ha sido en todo momento crear una solución sencilla y eficaz para el mayor número de personas posible, y tener el máximo impacto para ayudar a acabar con la pandemia», dijo el director ejecutivo de Johnson & Johnson, Alex Gorsky, en un comunicado cuando se dieron a conocer los resultados de su empresa.

El pasado viernes por la mañana, durante una rueda de prensa en los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, máximo experto en enfermedades infecciosas de EEUU, subrayó la importancia de añadir «otra plataforma, otro candidato al conjunto de los esfuerzos globales contra esta extraordinaria pandemia».

«Esto tiene implicaciones realmente importantes para la salud pública nacional y mundial», dijo Fauci sobre la vacuna de J&J, señalando que «es una sola inyección», que no necesita ser almacenada a temperaturas superrefrigeradas, y que es relativamente barata.

No existen datos concretos y fehacientes de las vacunas de China y Cuba, entre otras, por tanto no se pueden brindar en este texto. La exposición aquí de los aspectos básicos de la vacuna de J&J proceden de un comunicado de prensa, los datos sobre las vacunas de Moderna y Pfizer se basan en lo que las empresas presentaron a la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU para la autorización de uso de emergencia.

J&J ha dicho que tiene previsto presentar sus datos a la FDA la semana que viene para solicitar una autorización de uso de emergencia, que daría luz verde a la vacuna para su uso en adultos en todo Estados Unidos. La compañía ha asegurado que a ello le seguiría la solicitud a otros organismos reguladores, incluyendo la Agencia Europea del Medicamento.

Eficacia de las vacunas:

Moderna: 94,1% de eficacia en la prevención de infecciones sintomáticas, 100% de eficacia en la prevención de infecciones graves, tras dos dosis.

Pfizer: 95% de eficacia en la prevención de infecciones sintomáticas, casi 100% de eficacia en la prevención de infecciones graves (solo 1 caso entre más de 18.000 personas vacunadas en los ensayos), después de dos dosis.

Johnson & Johnson: 66% de efectividad en la prevención de infecciones moderadas a severas, 85% de efectividad en la prevención de infecciones severas, después de una sola dosis.

En cuántas personas se ha probado:

Moderna: los ensayos incluyeron a más de 30.000 voluntarios en todo Estados Unidos.

Pfizer: los ensayos incluyeron a más de 43.000 voluntarios en seis países: Estados Unidos, Argentina, Brasil, Turquía, Alemania y Sudáfrica.

Johnson & Johnson: los ensayos incluyeron a más de 43.000 voluntarios en ocho países: Estados Unidos, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Sudáfrica.

Aproximadamente la mitad de los voluntarios de cada estudio de la empresa recibieron vacunas reales y la otra mitad recibieron vacunas falsas (placebo), para comprobar la eficacia de las vacunas en comparación con nada.

 

Cómo funcionan:

Moderna: ARNm.

Pfizer: ARNm.

Johnson & Johnson: adenovirus.

 

Cómo se administran:

Moderna: 2 inyecciones en el brazo, con un intervalo de 28 días.

Pfizer: 2 inyecciones en el brazo, con un intervalo de 21 días.

Johnson & Johnson: 1 inyección en el brazo.

Un cartel de «Quédate en casa» en una parada de omnibus de Londres (Foto: cortesía de EFE)

 

Cuánto tiempo tarda la protección en aparecer:

Moderna: cierta protección frente a la infección comienza entre 10 y 14 días después de la primera inyección, y la protección completa se consigue dos semanas después de la segunda.

Pfizer: cierta protección frente a la infección comienza entre 10 y 14 días después de la primera inyección, y la protección completa se consigue una semana después de la segunda.

Johnson & Johnson: cierta protección contra la infección comienza tan pronto como 14 días después de la inyección, y la protección completa se mide 28 días después de la inyección. Sin embargo, esa protección puede mejorar aún más a medida que pasa el tiempo, ya que no se registraron casos de COVID-19 en pacientes que habían sido vacunados durante 49 días o más.

 

Cuánto tiempo pueden guardar los hospitales y las clínicas la vacuna en la nevera

Moderna: 30 días.

Pfizer: 5 días.

Johnson & Johnson: 3 meses.

«La compañía puede producir realmente, en un periodo de tiempo razonable, miles de millones de dosis», añadió Fauci, sugiriendo que aunque esta vacuna no sea tan potente como las de ARNm de Pfizer y Moderna, podría convertirse en una herramienta más extendida para ayudar a suprimir la pandemia.

 

La ‘vacuna’ más importante… por ahora

De cualquier manera, la mejor ‘vacuna’ que tenemos todos los que aún no nos hemos vacunado es… la mascarilla, el distanciamiento social, el quedarse en casa y no salir de no ser necesario. Esto muchos no lo entienden. Y por eso las infecciones siguen en alza en República Dominicana. Hay que evitar la aglomeración de personas, los grupos.

Durante los fines de semana largo muchas playas del país se han visto desbordadas de personas, sin tener en cuenta las medidas sanitarias. El jueves del fin de semana del Día de la Altagracia cientos de personas fueron desde temprano a la playa de Boca Chica. Así lo vio el medio digital Yosper.do

El domingo pasado, según informes llegados a Nota Clave, la playa de Boca Chica, y en especial el área del mercado donde se expende el pescado frito, estaba repleta de personas… sin mascarillas ni distanciamiento social. Las autoridades allí se hacen de la vista gorda.

La pandemia sigue…

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here