Lin Cortés es un nuevo artista andaluz, que mezcla muy concienzudamente, buena poesía con rock, jazz, elementos sinfónicos cuando le viene en gana, ladrillos que le traen de lo urbano, y que marida con el funk o el soul, pero sobre todo o debajo de todo eso, las venas: el flamenco. En su voz hay una rasgadura de velos estilo Sanz, pero que es Cortés. Y gitanerías antiquísimas, lamentos de la vida como si todo lo andaluz se quejara a través de su música. Su flamenco es fluorescente y sus lecturas son de viejo amante de la poesía.

A Lin le colaboran los músicos más exquisitos de España. Es rebelde como las navajas y persistente como las zarzamoras de las que se alimentaban los vikingos. Ha hecho posible que piensen que un novísimo, millenial, flamenco es posible.

Lin es un disparo a la nuca, «Sueño con tus pelo negro y despierto con resaca tuya», canta en Angel negro, un rock casi heavy.


Para que nada nos separe.

Su primer disco, su primera gira, «Gipsy Evolution» lo hizo con la banda formada por Jose Marín a la guitarra eléctrica solista y coros, Oliver Sierra al bajo, el argentino Andrés Tomás Rodríguez en la batería; y Jorge Gómez a la segunda guitarra. Vicente Amigo, El Pele, Antonio Carmona, Rosario, Kiko Veneno o Raimundo Amador se han volcado para el primer disco de Lin Cortés cosa que no hace más que avalar su trayectoria profesional y que le refrendan como un artista diferente.

El pasado 10 de mayo lanzó su segunda producción discográfica, «Indomable», signada por las colaboraciones, en las que vuelve a unir sus raíces con estilos muy de ahora y que uno no sabe si permanecerán, pero que él les echa mano sabiamente, como buen alquimista que es. El álbum incluye 10 temas y de ellas 8 son dúos con Antonio Carmona, Dellafuente, Camilla Fernández, Nita (cantante de Fuel Fandango), La Shica, Lya, Diego del Morao y Odille Lima.

Lin es una nevada hirviéndose en un volcán. Indomable. Desde el Aserejé de Las Ketchup, el popular duo hijas del guitarrista flamenco Tomate, donde Lin metió mano junto a Manuel Ruiz «Queco», y desde mucho antes, cuando salió el primer gitano de la India, sin saber que algún día llegaría la caravana a Andalucía, para cambiarlo todo.

Que si, Lin Cortés es un gitano muy viejo con un corazón muy del futuro. Conózcanlo.

Esperamos tu comentario