Filisberto Hernández, foto de archivo

ESPECIAL DE RAUL RIVERO, PARA NOTACLAVE.COM

MIAMI. Tocaba el piano en los cines mudos y daba conciertos de autores reconocidos y de la música que él componía, pero la trascendencia de su obra estaba en otro teclado. En el de la máquina de escribir porque Felisberto Hernández (1902-1964) es uno de los cuentistas más importantes y singulares de Uruguay y aunque ya nadie se acuerda del piano que vendió en 1949, ni de su tumba que nadie sabe dónde está, lo que es una verdad permanente es esta opinión de Italo Calvino: «Es un escritor que no se parece a nadie: a ninguno de los europeos y a ninguno de los latinoamericanos, es un francotirador que desafía toda clasificación y todo marco, pero se presenta inconfundible al abrir sus páginas».

A Hernández no le faltan críticos feroces y especialistas que examinan con lupas su estilo, el uso de la gramática y los temas de su literatura. No hay unanimidad en la aceptación del escritor como un astro de las letras uruguayas, a pesar de los elogios de Juan Carlos Onetti y de Gabriel García Márquez, quien dijo que si no lo hubiera leído en 1950 «no fuera el escritor que soy». Y de Julio Cortázar, que lo compara con el cubano José Lezama Lima porque «Felisberto pertenece esa estirpe espiritual que alguna vez clasifiqué de presocrática y, para la cual, las operaciones mentales solo intervienen como articulación y fijación de otro tipo de contacto con la realidad».

Su primer libro se tituló Fulano de tal. Lo publicó en 1925 y de allí en adelante vinieron Libro sin tapas, La cara de Ana, La envenenada, Por los tiempos de Clemente Colling, El caballo perdido, Nadie encendía las lámparas, Las hortensias, La casa inundada, Tierra de la memoria y una pieza que se dio a conocer en México en 1983: Diario de un sinvergüenza y últimas innovaciones.

No debe de quedar nada en el aire de los cines mudos donde tocaba el piano a los 16 años para ayudar a la economía doméstica. Ahora, con el otro teclado, Felisberto Hernández halló un sitio estable y blindado en la historia de la literatura de Hispanoamérica.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here