(Foto servida)

Nota Clave se place en publicar una colaboración del productor radial Luisín Martí



La ciudad de New York está a punto colapsar en el plano comercial… y los artistas ni se diga. La Mega y Univisión Radio, le han dado la espalda a la música tropical hace más de una década y sólo colocan música urbana y bachatas exclusivas.



Lo triste de esto es que de continuar así, hay géneros que desaparecerán en el gusto de las nuevas generaciones y es una gran pena. 

La radio hispana de los Estados Unidos se supone que complazca cada sector mayoritario de cada comunidad.

 Sólo escuchamos salsa de 30 años para atrás y artistas fenecidos. Si alguien se queja corre el riesgo que no lo pongan. Total, si de todos modos no los ponen, ¿de qué me sirve? 

Es importante recordar que aquellos conciertos de salsa, merengue, bachata y música colombiana, tenían un espacio estelar en los principales escenarios de la ciudad de New York.

 Y lo irónico del caso es que los artistas que se promueven en esta época, de un género permeado por mucha vulgaridad, no son accesibles para los centros nocturnos, dado su alto costo.

¿Pero ahora quien podrá defendernos?

También es cierto que esta era de las redes sociales le permite a los artistas que su talento lo aprecien hasta los más lejanos rincones. Pero la radio, es radio y la magia de la radio es la que todos quieren. Sin embargo, con tanta indiferencia, no se puede.



Recuerdo que se creó un grupo de gente de la industria donde estaban directores de radio, músicos, cantantes, promotores y demás hierbas aromáticas y para no cansarles el cuento, eso terminó como la fiesta de los monos ¡¡¡a rabazo!!! Cada quién justificándose y no se resolvió nada, absolutamente nada!

 Y el artista que me diga que no le importa que lo suenen en la radio, ¡¡¡eso es una mentira del Diablo!!!


Es increíble pensar que la última salsa que fue un éxito radial en todo Estados Unidos y América latina fue Yo no sé mañana, de Luis Enrique, en el 2009.

Si me hablas de un merengue… ¿A ver a ver…? Creo que Kuliki Taka de Toño Rosario, fue más viral que éxito radial, pero es una gran pena que una industria que llenaba los más grandes escenarios, hoy esté sola, porque sus exponentes están acostumbrados al público que cosecharon y que por ley de la naturaleza cada año, será menor.

Excusas inaceptables:


- No hay nuevos talentos: incierto, cada año salen cientos de nuevos cantantes y compositores.



- Ya no existen disqueras: eso no importa, y por el contrario ahora sale más barato grabar y subirlo a las plataformas digitales desde una computadora, sin la logística de decenas de empleados que tenía una disquera.



- Los discos ya no venden como antes: eso no es excusa. 
Existen otras fuentes de ingresos y más transparentes que antes, cuando había que estar sujeto al reporte de un contable que ponía lo que le daba la gana en papel sobre tus ventas. Alegándote gastos de promoción que eran improbables.

Si usted cree en su talento propóngalo, que siempre surgen decenas de nuevos artistas y cómo en el baseball, los talentosos y con suerte son los que se quedan. 

Realizar buenas producciones, scoutear artistas jóvenes y con deseos de triunfar, sé que es difícil, pero es peor no intentarlo y si la radio se arriesga y dice vamos a meterle a estos nuevos talentos, de seguro surgirán nuevos artistas y los resultados se podrán ver poco a poco.




Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here