Nada de desnuda, vestida, querida señora.

SD. Si yo fuera Guillermo del Toro no pondría un pie en China, so pena de mínimo ser expulsado, declarado persona non grata, o hasta fusilado. La censura de la República Popular China la ha cogido contra ¨Las formas del agua, que acaba de ser estrenada en ese país el pasado fin de semana.

Xi Ping, después de garantizarse el poder ad eternum, ha comenzado a dar señales feas. Esta es la primera de ellas. Al menos conocida internacionalmente. Y lo ha hecho al modo de Stalin o Mao, al carajo los desnudos burgueses.

Escenas manipuladas

A la película ganadora de los pasados premios Oscar le ha ido tan mal ante los censores asiáticos que ahora es más corta. Sencillamente le han suprimido escenas. Mediante la tecnología digital han hecho lo que le ha dado la gana.

Sally Hawkings aparece en una de las escenas con un vestido negro que cubre su cuerpo desnudo mientras que en otra le pixelan los pechos. Han acortado los planos en los que aparece desnuda dentro de una bañera y solo se le ve la cara.

En fin, ni el más mínimo filo para que los pobres chinos puedan siquiera imaginarse la sílaba mas, de masturbación. Si es que acaso el cuerpo de la protagonista lo inspirase.

El director chino Feng Xiaogang, que ya la había visto en el estreno en Estados Unidos, afirmó que los cambios han modificado el argumento de la película.

Pechos pixelados.
Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones