La respuesta de salud pública en Guinea fue rápida cuando se identificaron nuevos casos de enfermedad por el virus del Ébola en febrero de 2021. (Foto: cortesía de Carol Valade / AFP)

Si bien el mundo aún se está recuperando de la pandemia de COVID-19, los expertos en salud pública y manejo de emergencias ya se están preparando para la próxima. Después de todo, los biólogos están seguros de que, tarde o temprano, surgirá otro patógeno nuevo y peligroso.

La revista The Cbversation publicó cinco estrategias que le darán al mundo una ventaja, y tal vez incluso ayuden a prevenir que el próximo brote o epidemia se convierta en una pandemia.

1. Apuntale a los sistemas que ya están en su lugar

La identificación en febrero de 2021 de un nuevo brote de ébola en Guinea mostró cuán críticos son la vigilancia y la notificación para responder rápidamente a las enfermedades infecciosas y contenerlas.

El proceso generalmente funciona así: una vez que un médico astuto diagnostica una enfermedad que está en la lista de vigilancia de la Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, informa el caso a las autoridades sanitarias locales para que lo investiguen. La información se transmite por la cadena a los niveles estatal, federal e internacional.

Los médicos, los profesionales de la salud pública y los laboratorios de todo el mundo envían informes de enfermedades a grupos como la Red mundial de alerta y respuesta ante brotes epidémicos de la OMS. Agrega todos esos datos y ayuda a identificar brotes de nuevas enfermedades infecciosas y su potencial pandémico.

Si un patógeno pasa por encima de los monitores locales y comienza a propagarse, los gobiernos cuentan con sistemas de gestión de emergencias para responder. Estas estructuras de mando de incidentes proporcionan un marco para responder a crisis que van desde enfermedades infecciosas hasta desastres naturales y ataques terroristas.

En los EE. UU., Varias agencias federales tienen diferentes responsabilidades. Supervisan las enfermedades infecciosas emergentes, establecen una reserva nacional estratégica de recursos y apoyan a los estados en su preparación y respuesta. La responsabilidad de la respuesta de emergencia recae en cada estado, eso está en la Constitución de los EE. UU., Por lo que tienen flexibilidad en la forma en que implementan todo a nivel local.

Una forma práctica de estar preparado para una futura pandemia es asegurarse de que todos estos sistemas y estructuras permanezcan estables. Eso significa mantener la financiación, la formación y el personal para una respuesta global rápida incluso cuando no hay amenazas de pandemia visibles en el horizonte.

2. Preparar al público para que haga su parte

Una respuesta eficaz a una pandemia requiere una voz clara y coherente y un mensaje procesable que refleje las mejores prácticas basadas en ciencia sólida. Los mensajes y los datos que expliquen claramente cómo cada individuo tiene un papel importante para frenar la pandemia, y que podría evolucionar a medida que la pandemia se desarrolle con el tiempo, son fundamentales.

El mensaje de quedarse en casa y «aplanar la curva» para evitar la abrumadora cantidad de recursos de atención médica con casos de COVID-19 fue un mensaje temprano de salud pública esencial que resonó en muchos estadounidenses que no fueron designados como trabajadores esenciales. Sin embargo, una vez que se levantaron las órdenes de cierre iniciales y surgieron nuevos tratamientos, hubo una confusión general sobre la seguridad de las reuniones públicas, particularmente porque la guía variaba según el estado o la localidad.

La orientación también es más eficaz si se adapta a diferentes públicos. En el sur, la desconfianza en los esfuerzos de pruebas y vacunación por parte del gobierno y los proveedores de atención médica está directamente relacionada con las barreras del idioma y las preocupaciones de inmigración. Una estrategia para llegar a poblaciones diversas y, a menudo, desatendidas es confiar en los líderes de la comunidad religiosa local para ayudar a transmitir mensajes de salud pública.

La preparación requiere un “enfoque de toda la comunidad” que involucre a todos en las etapas de planificación, especialmente a aquellos de poblaciones vulnerables o desatendidas. Establecer relaciones ahora puede mejorar el acceso a la información y los recursos cuando ocurra el próximo desastre, lo que ayuda a garantizar la equidad y la agilidad en la respuesta.

Los estudiosos de la ciencia y la comunicación de riesgos han comenzado a hablar sobre las mejores formas en que las personas pueden gestionar la avalancha de información durante una pandemia. Las lecciones de lo que se ha llamado la infodemia de las noticias de COVID-19, algunas confiables pero otras ciertamente no, pueden informar nuevas estrategias para compartir información confiable y fomentar la confianza en la ciencia.

3. Coordínese y practique

Los administradores de emergencias y los líderes de atención médica han reconocido desde hace mucho tiempo que una respuesta coordinada de diversos equipos es fundamental para las emergencias de salud pública.

Los ejercicios de mesa que simulan emergencias reales ayudan a los funcionarios a prepararse para crisis de todo tipo. Como un simulacro de incendio, reúnen a las partes interesadas de la comunidad para analizar un escenario hipotético de desastre y analizar los roles y responsabilidades. Estas sesiones de práctica incluyen personas que trabajan en salud pública, manejo de emergencias y atención médica, así como personal de respuesta de primera línea a nivel federal, tribal, estatal y local.

Los escenarios prácticos también deben incluir la realidad de los “desastres acumulados”, como un huracán o una tormenta invernal que ejerce aún más presión sobre el sistema de respuesta a desastres.

Estos ejercicios permiten a una comunidad probar partes del plan general de manejo de emergencias y determinar brechas o áreas a fortalecer. Las pruebas y la capacitación continuas del plan garantizan que todos estén lo más preparados posible.

Más allá de esta capacitación, los profesionales de la salud podrían recibir capacitación cruzada para respaldar al personal clínico especializado, que puede necesitar apoyo durante el transcurso de una pandemia prolongada.

La pandemia de COVID-19 brindó lecciones sobre infraestructura y cadenas de suministro. Las inversiones estratégicas pueden apuntalar las reservas nacionales estratégicas existentes de suministros y vacunas para el futuro. Si es necesario, el presidente puede usar la Ley de Producción de Defensa para ordenar a las empresas privadas que den prioridad a las órdenes federales.

4. Pulir el libro de jugadas

Después de cada respuesta a un desastre importante, todos los diferentes grupos involucrados (aplicación de la ley, EMS, incendios, manejo de emergencias, salud pública, búsqueda y rescate, etc.) realizan lo que se denomina «revisiones posteriores a la acción». Pueden mejorar los planes para la próxima vez.

Por ejemplo, después de la pandemia de influenza de 2009, el Departamento de Salud y Servicios Humanos descubrió que, si bien los esfuerzos de comunicación de los CDC tuvieron un gran éxito, algunas poblaciones que no hablaban inglés se perdieron mensajes importantes. La revisión posterior a la acción señaló que la desconfianza en el gobierno aumentó cuando los suministros de vacunas no cumplieron con las expectativas del público. A su vez, los funcionarios podrían planificar ejercicios para probar y ajustar los enfoques para la próxima vez.

Una revisión exhaustiva de la respuesta a la pandemia actual de COVID-19 en todos los niveles identificará brechas, desafíos y éxitos. Esos hallazgos de “After Action” deben integrarse en la planificación futura para mejorar la preparación y la respuesta para la próxima pandemia.

5. Aproveche la nueva normalidad

Cuando se desarrolló la pandemia de influenza H1N1 de 1918, pocos estadounidenses tenían teléfono. Las reglas de cuarentena llevaron a más hogares a usar teléfonos y aceleraron la investigación que redujo la dependencia de operadores telefónicos humanos. De manera similar, sin duda COVID-19 desencadenó algunos cambios rápidos que durarán y ayudarán a los EE. UU. A estar preparados para eventos futuros.

Ha sido más fácil adaptarse a los cambios necesarios en el estilo de vida debido a esta pandemia gracias a las formas en que la tecnología ha cambiado el lugar de trabajo, el aula y la prestación de atención médica. Los analistas de negocios predicen que el rápido paso a la videoconferencia y el trabajo remoto para oficinas en 2020 será un legado duradero de COVID-19. Un equipo multidisciplinario aquí en Texas A&M está rastreando cómo se están utilizando la robótica y los sistemas automatizados en la respuesta a una pandemia en entornos de atención clínica, salud pública y seguridad pública.

Algunos de los cambios repentinos y dramáticos en las normas y comportamientos, como el uso de máscaras faciales en público, pueden estar entre las estrategias más fáciles de mantener para defenderse de una futura pandemia de un virus respiratorio. Así como los sistemas telefónicos continuaron mejorando durante los últimos 100 años, la innovación continua que se basa en la rápida adopción de tecnologías alrededor de COVID-19 ayudará a las personas a adaptarse a los cambios repentinos en el estilo de vida cuando ocurra la próxima pandemia.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here