Ilustración externa

(Continuación)

Los autores del estudio realizado en Australia, David Spratt e Ian T. Dunlop, respaldados por el almirante Chris Barrie plantean que las expectativas para la civilización humana para el año 2050 son funestas sino se detiene el tren que viaja hacia el abismo.

Gestión existencial de riesgos

Debido a que las consecuencias son tan graves, tal vez el final de la civilización humana global tal como la conocemos, «incluso para un investigador honesto, que busca la verdad y tiene buenas intenciones, es difícil pensar y actuar racionalmente con respecto a … los riesgos existenciales», dicen. Y plantean que en este sentido surgen problemas particulares: ¿Cuáles son los peores casos plausibles? ¿Y cómo se puede decir? ¿Los científicos se autocensuran para evitar hablar de resultados extremadamente desagradables? ¿Los científicos evitan hablar de los casos más alarmantes para motivar el compromiso?

El análisis de las amenazas de seguridad relacionadas con el clima en una era de riesgo existencial debe centrarse claramente en los resultados extremadamente graves que quedan fuera de la experiencia humana de los últimos mil años. Estos resultados de «cola gruesa» tienen probabilidades que son mucho más altas de lo que generalmente se entiende.

Tradicionalmente, el riesgo se evalúa como el producto de la probabilidad y el daño. Pero cuando el daño está más allá de la cuantificación, este proceso se rompe. Con los riesgos existenciales, aprender de los errores ya no es una opción, y no necesariamente podemos confiar en las instituciones, las normas morales o las actitudes sociales desarrolladas a partir de nuestra experiencia en la gestión de otros tipos de riesgo, aseguran.

En cambio sentencian que lo que se necesita ahora es un enfoque de la gestión de riesgos que sea fundamentalmente diferente de la práctica convencional. Se centraría en las posibilidades de gama alta, sin precedentes, en lugar de evaluar las probabilidades en el medio del camino sobre la base de la experiencia histórica.

La planificación de escenarios puede superar tales obstáculos, siempre que se utilice para explorar las posibilidades sin precedentes, y no simplemente actuar como un tipo de análisis de sensibilidad convencional, como suele ser el caso en la práctica actual. Aplicado correctamente, puede proporcionar un marco que permita a los gerentes manejar mejor estas incertidumbres críticas, evitar el “pensamiento grupal” peligroso y brindar estrategias flexibles en lugar de unidimensionales, lo que potencialmente podría mejorar la calidad de las decisiones en este ámbito vital, afirman.

Según los científicos australianos, los riesgos existenciales requieren una visión normativa de los objetivos necesarios para evitar consecuencias catastróficas, basadas en la ciencia más reciente dentro de un marco moral cualitativo. La acción es entonces determinada por el imperativo de lograr el objetivo. Requiere una política que se integre a través de las fronteras nacionales, regionales y mundiales, y que reconozca que temas como el clima, la energía, la crisis ecológica y el uso excesivo de recursos están inextricablemente vinculados y no pueden tratarse en «silos» separados, como en la actualidad.

Para ello citan las palabras del profesor alemán, especialista en física matemática, Hans Joachim Schellnhuber, quien es miembro del panel Intergubernamental para el Cambio Climático y miembro de la Academia de Ciencias del Vaticano: “Nunca debemos olvidar que estamos en una situación única sin un análogo histórico preciso. El nivel de gases de efecto invernadero en la atmósfera es ahora mayor y la Tierra está más caliente que la que los seres humanos han experimentado. Y ahora somos casi ocho mil millones de personas viviendo en este planeta. Por lo tanto, calcular las probabilidades tiene poco sentido en los casos más críticos … Más bien, debemos identificar las posibilidades, es decir, los desarrollos potenciales en la composición planetaria que sean consistentes con las condiciones iniciales y de contorno, los procesos y los factores que conocemos».

En este sentido, han esbozado el siguiente escenario para el 2050.

Discusión

Este escenario ofrece un vistazo a un mundo de «caos absoluto» en un camino hacia el fin de la civilización humana y la sociedad moderna como la conocemos, en la que los desafíos a la seguridad global son simplemente abrumadores y el pánico político se convierte en la norma.

Sin embargo, el mundo actualmente no está preparado para prever, y menos aún tratar con, las consecuencias del catastrófico cambio climático.

¿Qué se puede hacer para evitar un futuro tan probable pero catastrófico? De nuestro escenario preliminar queda claro que se requiere una acción dramática en esta década si se quiere evitar el escenario de la «Tierra de invernadero». Para reducir este riesgo y proteger la civilización humana, se necesita una movilización global masiva de recursos en la próxima década para construir un sistema industrial de cero emisiones y poner en marcha el restablecimiento de un clima seguro. Esto sería similar a la movilización de emergencia de la Segunda Guerra Mundial.

Hay una conciencia creciente de que tal respuesta es ahora necesaria. El profesor británico y director adjunto del Centro Tyndall de Estudios de Cambio Climático, Kevin Anderson, aboga por una construcción al estilo del Plan Marshall de suministro de energía de dióxido de carbono cero y una electrificación importante para construir una estrategia industrial de carbono cero por «un cambio en la capacidad productiva de la sociedad similar a la de la Segunda Guerra Mundial».

Otros han advertido que «solo un cambio drástico en toda la economía dentro de la próxima década, consistente con limitar el calentamiento a 1.5 °C», evitaría la transición del Sistema Terrestre a las condiciones similares al Plioceno que prevalecieron 3-3.3 millones de años, cuando las temperaturas eran de ~3 °C y los niveles del mar eran 25 metros más altos. Debe señalarse aquí que la meta de 1.5 °C no es segura para varios elementos del Sistema Terrestre, incluidos el hielo marino del Ártico, la Antártida occidental y los arrecifes de coral.

El sector de la seguridad nacional tiene una experiencia y capacidad incomparables en dicha movilización, y puede desempeñar un papel único en su desarrollo e implementación, así como en educar a los responsables políticos sobre los riesgos de seguridad existenciales para que no lo hagan, exponen.

Los científicos han hecho las siguientes

RECOMENDACIONES DE POLÍTICA

● Reconocer las limitaciones de la investigación sobre el cambio climático relevante para la política que puede mostrar reticencia científica.

● Adoptar un enfoque de escenario que preste especial atención a las posibilidades de calentamiento de gama alta para comprender los riesgos de clima y seguridad de medio alcance (mediados de siglo), en particular debido a las implicaciones existenciales.

● Dar un enfoque analítico al papel de la acción a corto plazo como un factor determinante para evitar que los sistemas planetarios y humanos alcancen un «punto de no retorno» a mediados de siglo, en el que la perspectiva de una Tierra en gran parte inhabitable conduce al colapso de las naciones y El orden internacional.

● Examinar con urgencia el papel que puede desempeñar el sector de seguridad nacional para proporcionar liderazgo y capacidad para una movilización de mano de obra y recursos a corto plazo en toda la sociedad, de una escala sin precedentes en tiempos de paz, para construir un sistema industrial sin emisiones y extraer carbono para proteger la civilización humana.

Ahora pregúntese y respondas de qué manera Ud, lector o lectora, pueden ayudar día a día para salvar este planeta que nos estamos engullendo. Por ejemplo, ¿qué hacer con las empresas areneras que han matado a los ríos, qué hacer con los plásticos y la cantidad de fundas (bolsas) que utiliza diariamente en el supermercado, qué hacer con la planta a carbón destinada a tratar de paliar los apagones?

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here