MIAMI. ¡Feliz coincidencia! Cielito lindo, la canción mexicana del autor don Quirino Fidelino Mendoza y Cortés, ¿inspirada en una guaracha habanera Tus lunares, y hasta en alguna que otra seguidilla española?

Hemos dicho anteriormente, quien no tenga en cuenta a la población yucateca, campechana y descendientes llamados guachinangos desde mediados del siglo XIX, le será difícil comprender en muchos aspectos la historia colonial de la Habana.

El libro de Guarachas cubanas, curiosa recopilación desde las más antiguas hasta las más modernas. Segunda edición, donde aparece Tus lunares, guaracha cubana en la que la primera cuarteta viene siendo la última de Cielito lindo, del autor mexicano, diferenciándose en que una dice la palabra ceja y la otra la palabra boca, en que la primera menciona la a bella Lucía, terminando con prieta querida y la segunda, las cambia por cielito lindo, sucediendo lo mismo con la frase chinita mía, tan habanera en esos tiempos por españoles, criollos y guachinangos.

En la guaracha cubana se utilizan las palabras paloma y tojosa, siendo la tojosa o tojosita; la especie más chica, torneada, preciosa e inocente de nuestras palomas (1), despojándola así de cualquier elemento “cubano” que la caracteriza, utilizando la palabra pájaro en otra estrofa, donde obtiene un giro de doble sentido muy sutil, mostrando la doble intención, pero no más picaresco que la última estrofa de la guaracha cubana donde ni se atrevió a tocar un pelo del lunar.

En la primera estrofa de la canción mexicana que menciona la Sierra Morena, no sabemos con qué propósito o de dónde sacaron la intencionada historia que aparece en el portal de la Internet Wikipedia, como queriendo “justificar algo”, durante los pocos ratos libres que le dejaban la música y la docencia, Quirino gustaba de pasear por la sierra y fue allí donde conoció a Catalina Martínez, una bella mujer con un llamativo lunar junto a la boca, quien lo conquistó y le inspiró la más grande de sus canciones: Cielito lindo.

¿Acaso se inspiró en dos mujeres a la vez, en la señora Catalina y en la bella Lucía? Esto sin tener en cuenta que el mismo portal de internet nos hace ver que el autor compuso su primera canción en 1880 y el libro fue publicado como segunda edición en 1882, al que le fueron incorporadas unas veinte guarachas, suponiendo que en esas veinte estuviera incluida Tus lunares, la cual para ser llevada a una antología debería estar sonando varios años antes y en aquel entonces un libro podría llevar tiempo para ser publicado.

Esa letra quizás anduviera rodando cinco años antes para ser llevada a la prensa, digamos 1875, tendría el autor entre unos trece o quince años, cuando aún no había creado su primera canción en 1880. Y suponiendo que él fuera el creador, los cubanos le estaríamos agradecidos por haber hecho primero una guaracha nuestra, pero es que Quirino Fidelino Mendoza y Cortés, tenía el buen olfato para inspirarse no sólo en una guaracha sino también en la seguidilla del escritor español Lope de Vega, que dice: «Una flecha de oro / me tiró el amor: / ¡Ay, Jesús, que me ha dado en el corazón…», similar en «Cielito lindo» a: «Una flecha en el aire (cielito lindo) / tiró Cupido / él la tiró jugando (cielito lindo) / y a mí me ha herido».

En la versión mexicana se modifica la métrica (por el pentasílabo agregado a la seguidilla) y se cambia el amor por el personaje imaginario que enamora: Cupido. De acuerdo con Margit Frenk Alatorre, parte de la canción está basada en una seguidilla del también español, Francisco Rodríguez Marín que recopiló versos parecidos en Cantos populares españoles: «A tu cara le llaman / Sierra-Morena / y a tus ojos, ladrones / que andan por ella. / Por la Sierra-Morena / vienen bajando / un par de ojiyos negros / de contrabando».

Asimismo, la citada Sierra Morena podría referirse a la Sierra Morena en España (ubicada entre Extremadura y Andalucía), (2). Así que tampoco creemos que la música y la docencia le dejaban tiempo al autor para romancear con Catalina Martínez o la bella Lucía, en la Sierra Morena española.

El mismo Francisco Rodríguez Marín que recopiló versos parecidos en Cantos populares españoles, reconoce que allá por los años de 1871, cuando yo no contaba más de diez y seis, llegó a mis manos un ejemplar de la colección de Lafuente y Alcántara. Y en una nota al final de página aclara que el ejemplar era el Cancionero popular. Colección escogidas de coplas y seguidillas (sic) recogidas y ordenadas por D. Emilio Lafuente y Alcántara, de la Real Academia de la Historia. 2da edición, Madrid, Bailly-Bailliere, 1865- 2. vols. en 8.o. Como dato extra, agregamos que D. Emilio Lafuente y Alcántara, murió de fiebre amarilla, el 27 de agosto de 1850, en la Habana y que el libro Cantos populares españoles fue impreso en Sevilla, entre los años 1882-1883 casi al mismo tiempo en que Guarachas cubanas, fue publicado en la Habana, en 1882.

Creemos que don Quirino Fidelino Mendoza y Cortés, pudo matar dos pájaros de un solo tiro. Además esperamos haber analizado los versos y cuartetas originales de “Cielito lindo” porque con el pasar del tiempo a la letra se le han sumado otros. No obstante debemos sentirnos orgullosos los españoles y cubanos, que la canción forme parte de la cultura y folclor mexicanos, aunque haya sido inspirada en una guaracha cubana y en una seguidilla española, o que tal vez fue creada por algún guachinango o un criollo de la Habana. ¡Vaya usted a saber!

(1) Diccionario provincial casi razonado de voces cubanas. Esteban Pichardo. Edición 1862.
(2) Wikipedia.

Esperamos tu comentario