«A las cosas que son feas / ponles un poco de amor, / y verás que la tristeza / va cambiando de color», decía la inolvidable Teresita Fernández. La recuerdo los domingos de los años 70, cuando reunía en su Peña del Parque Lenin a Alicia Alonso, a Mario Benedetti, a Antonio Gades, y a muchas más figuras que pasaban por La Habana.

Esta pandemia ha traído algunas cosas buenas, por ejemplo liberarnos un poco de la música urbana, liberarnos de los «sinfluencer» que no influyen en nada bueno. Otra cosa buena ha sido que ha permitido que brillen nombres de artistas nuevos, estilos nuevos, voces nuevas, canciones nuevas, uniones nuevas.

Así como esos videos virtuales que han reunido a varios artistas incluso de distintas geografías, ha permitido también conciertos Live como el de este domingo a través de Facebook, de una de las voces más nobles y auténticas de la música actual cubana: Celestino Esquerré.

Es un trovador de casi todo el tiempo. Aunque tiene una banda que imagino que debe andar un poco desperdigada. Celestino Esquerré, quien pasó un tiempo importante en Santo Domingo el año pasado y el antes pasado, y aprovechó sus mágicos conciertos en Casa de Teatro para grabar un disco que ahora espera llevar su gira a otros países como Italia, Chile, España.

Debajo de una gorra existe Celestino Esquerré, cuya popularidad crece como la levadura del pan bueno, tiene dos zonas principales de su creación: la canción de amor, de fe, y la canción con cierto o total sentido del humor. Y cuando le da por unir ambas cosas surgen temas como «Amores» o la canción sobre la moda femenina. Y va sin sonrojo de la balada al son o la guaracha. Su voz es cálida, bien colocada en las notas medias, y

Acompañado de su guitarra ofreció este domingo ese concierto -creo que el tercero de la pandemia- donde cantó temas con versos siempre sugerentes, ante un público que lo aclamó desde Cuba, España, Italia (donde ha girado anteriormente), Chile, Estados Unidos, Francia, y por supuesto República Dominicana, incluidos tres niños juguetones a los cuales dedicó una nueva canción «Tres duendes», que comienza enunciando: «Tengo tres duendes saltando en la cama, / y no se muy bien cómo hacer / para expresar lo que tanto contagian / y que no puedo perder…». Una de las mejores canciones desde ya de su repertorio. Los tres duendes de la canción viven en República Dominicana y se llaman María, Luca y Fer.

«Responde» es otra de las canciones más conocidas de Celestino, quien terminó su concierto de 1:15 minutos con «Seguimos». Había comenzado con una de las más antiguas de su repertorio: «Como la luna».

Celestino «amenaza» con hacer otro concierto el mes que viene desde Instagram. Ojalá que para entonces ya las cosas hayan mejorado en el mundo entero. Gracias Celestino por estos encuentros donde el ambiente que se respira es de virtud. ¡Bravo!

 

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here