Victor saluda al público en un show de Pavel (Foto servida)

Pavel Núñez, el destacado cantautor dominicano, ha dado a conocer una carta de despedida a Víctor Víctor, que en realidad es una bitácora para adentrarse en una de las personalidades más sui generis de República Dominicana. La misiva, escrita en el estilo de Pavel, donde no están exentos la fibra sentimental y el sentido del humor, además de la nostalgia y el dolor, es una declaración de amor filial a un amigo que partió de manera inesperada y deja un vacío en todo un pueblo.

A continuación, la misiva de manera íntegra:

«VITICO Y YO…

Vitico (vía twitter)

– #ahoraquepavelduerme El tigre ta’ apreta’o; casi terminó el CD nuevo y no lo ha enseñado a nadie. ¿Y esta exclusividad? no lo voy a oír

Yo (vía WhatsApp)

-Vitico, ya me han escrito 9 personas privado, que si tengo problemas contigo que fue lo que pusiste en twitter ahora?

Vitico – jajajjajaja, jajajajaja te tengo desacreditado!!! No podrás vivir sin mi….

Y así podíamos pasar horas entre Bullying y dichos, que al final sólo querían decir aprecios, pero, ¿cómo decirlos si no era así? ¿Cómo entendernos? cuando creas un código de camarada, una forma de mandar señales de humo, un encuentro en un café sólo para decir: “llegaste, ah po’me voy!” Así era el, y no cambiaría nada del mundo nuestra historia.

Fue abuelo y hermano de mis hijos al mismo tiempo, porque fue mi padre y mi hijo también. Lo conocí, y pasé a ser su hijo, pero como su proceso hacia la juventud era imparable, pronto pasé a ser su hermano.

Yo seguí envejeciendo, mientras él se hacía joven y amanecí un día siendo su padre, lo llamaba y me trancaba el teléfono sólo para que yo volviera a llamar, se inventaba interferencias telefónicas cuando le preguntaba algo que no quería contestar, fue entonces cuando descubrí que Vitíco tenía un estudio de grabación en el apartamento que yo vivo.

El estudio fue mío, hasta que un día luego de yo haber terminado su construcción él se apareció con un micrófono (un AKG 414) y me dijo: “toma, te lo regalo aunque sé que no te lo mereces” le dije: “¿qué quieres hijo mío a cambio?” me dijo: “sólo tu amistad desinteresada jajajajaja…”

A partir de ahí mi estudio fue nuestro y posteriormente sólo de él, porque, ¿a qué podría yo negarme si Vitico antes de llegar a donde yo estaba, lo precedía el amor que siento por él?

Los dos amigos: Pavel y Víctor Víctor (Foto servida)

Un día me trajo otro regalo para el estudio y un dibujo que aún conservo, que hizo para Avril… ese día me dijo “aquí te regalo esto que luego heredaré, ya que como dices que eres mi padre, sería antinatural que me vaya primero, así que, por favor, deja escrito que esto que te doy es mi herencia” le dije “claro! ¿qué voy a hacer contigo?” Le dio un beso a Avril en la frente que tenía entonces 4 años, y salió a saludarlo Ariel, al que como siempre le dijo “coño! súper Ariel ¿y tú taba ahí mano?” lo abrazó y antes de subir al estudio, duró 10 minutos explicándole al niño los conceptos de un Estado Anarquista.

A partir de ahí, ellos fueron hermanos, con comunicación autónoma que yo no podía controlar. Y siguió su camino hacia la juventud, con algunos momentos de lucidez donde se detenía, me hablaba como el padre que yo necesitaba escuchar, y luego sin ningún problema volvía a su extraña, eterna y bendita juventud, de la cual se me dificulta desprenderme.

Entre conciertos en conjunto y separados, planes, equipos de sonido comprados en común, y conversaciones en tiempos difíciles donde él siempre estuvo presente, llegó el 2020… llegaron los encierros en cuarentena, las restricciones por la pandemia, el contacto telefónico y por redes… ya para entonces Vitico era mi nieto.

Y es aquí donde me encuentro, viejo, sin entender el vacío, sin controlar el hastío que me produce no verlo, no escucharlo y con la valentía de seguir amándolo.

Vitico y Pavel, en un cafe (Foto servida)

Entiendo que la partida de Vitico fue solo su plan para volverse eterno, porque él nunca perdió el tiempo en ser viejo, su plan era la juventud, volver a ser niño o nunca dejar de serlo, por eso a veces decía cosas que yo no entendía y ahora tengo tan claras, su plan no era morir, era volver a nacer y lo hizo, es tanto así que eligió irse en una época donde los sepelios como los conocemos no se permiten, fue un estratega que tuvo como norte no morir.

Y lo lograste Vitico, te quedaste dentro de todos los que un día te conocimos, nadie podrá olvidar tu sonrisa, tu pan mojado en café, tu “¿y cuál es el problema?” ante cualquier eventualidad, que otro veía como algo grande.

No sé cómo aceptar tu renacimiento, no sé cómo no enmudecer ante tu niñez, quisiera pensar que contaré hasta 10 mientras me tapo los ojos, y al terminar saldré buscarte y te encontraré donde te escondiste, me imagino que la tarea que me has dejado, es que empiece yo a trabajar en mi plan de rejuvenecer, pues hoy me siento viejo, cansado de pensar y de pensarte, teniendo como escudo tu arte, tú enseñanza y el camino que dibujaste para vencer a la muerte.

Gracias Vitifive, gracias por enseñarme a ser familia… por la tranquilidad que me diste cuando no la tenía, por tu canto, por los boleros, sones y bachatas que, sin ti, nunca habría conocido, por tus lecciones de maracas mientras decías “ya nosotros tocamos laguitarra, ¿qué necesitamos? ahora apréndete esto, esto sí que es difícil, quien logra que unas maracas suenan bien, lo entendió todo”.

Hasta pronto mi pai!! El mejor maraquero del mundo, el de las canciones mágicas:

Víctor José Víctor.

Pavel Nuñez»

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here