Roger Zayas, Carlos Varela, Alex Mansilla, Pavel Núñez, David Vásquez y Alfonso Quiñones (Foto: Nota Clave)

Carlos Varela, el gran cantautor cubano, conciencia crítica de las generaciones de los 80 y 90, y cuya canción Una palabra fuera escogida por Tony Scott para cerrar la película protagonizada por Denzel Washington Man on fire, acaba de pasar por República Dominicana. Antes se encontraba en Miami y él mismo desde una aplicación de su celular encontró un excelente apartamento muy céntrico y a un buenísimo precio en Santo Domingo.

«Man, necesito que me armes un media tour, porque acabo de sacar El Grito Mudo el día 8 de noviembre, y quiero pasarme una semanita por allá haciendo varias cosas», me dijo desde una llamada WhatsApp.

De una vez me hizo llegar el link del disco que a su vez reenvié a los periodistas que seleccioné para las entrevistas.

El media tour que él quería que fuese leve, fue realmente intenso. Estuvo en El Despertador de SIN, en Esta Noche Mariasela y por supuesto en Confabulaciones; estuvo en los programas radiales El Destapón y El Mismo Golpe con Jochy, estuvo en los periódicos Listín Diario, Diario Libre, Hoy, El Día y El Nacional. Y casi reventado, no alcanzó a ir a El Caribe. Cada resultado de sus entrevistas pudo verlas desde su celular, con la ayuda del wifi que había en el apartamento que rentó. Confieso que le serví, a mucha honra, muchas veces, de chofer.

Durante los días que estuvo en Santo Domingo, su nombre fue el centro de una amarga polémica en Cuba, debido a que durante la celebración de los 500 años de La Habana, una actriz dijo versos -editados, dígase censurados- de su popular canción Habáname y de pronto desaparecieron los versos críticos a la situación deplorable en que se encuentra la capital de Cuba, que ha pasado los 60 años de mayor abandono de su existencia de medio siglo. Varela pudo, mientras hacía el media tour de promoción de su nuevo disco, llevar una agenda paralela debido a que continuamente le llamaban de medios digitales y periódicos desde otros países para referirse a este nuevo capítulo de censuras del que ha sido víctima, que se suma a una muy dilatada hoja de censuras que ha sufrido a lo largo de su carrera artística. Todo ello lo hizo desde su móvil.

Carlos Varela y Alex Mansilla (Foto: Alfonso Quiñones)
Roger Zayas escucha atento algo muy serio que Carlos Varela habla sobre la música (Foto: Alfonso Quiñones)

La cereza del viaje fue la noche del domingo 24 de noviembre, en el estudio del músico dominicano Alex Mansilla. Allí, con Pavel Núñez, Roger Zayas y otros, habló, entre otras cosas de su idea de hacer un disco de agradecimiento a República Dominicana, de celebración de la amistad. Conversando entre amigos recordó que este fue el país donde tuvo más éxito su popular disco Como los peces, que hiciera de la mano de Joaquín Sabina, después de Cuba y España. Recordó el apoyo que tuvo de Juan Luis Guerra en la difusión del mismo. De eso hacen 25 años.

Se habló bastante de jóvenes artistas y hasta admiró, a través de YouTube el enorme talento de Jacob Collier, el cual desconocía ya que en Cuba lo poco que tiene de Internet debe utilizarlo no para ver sino para que lo vean. O mejor dicho, hacerse visible en el mundo: enviar correos, conversar con empresarios, amigos, coordinar presentaciones, giras, grabaciones, responder cuestionarios periodísticos, enviar maquetas de sus nuevas creaciones.

Carlos Varela quiere hacer un disco con nuevas y conocidas voces de República Dominicana, desde Pavel y Roger y Maridalia, entre otros, hasta Techy Fatule, el hijo de Pavel, quizás Zeo Muñoz, en fin… El enviará a Alex Mancilla las maquetas de lo que desea hacer y acá se le irá dando forma. Al final quizás se dé una vueltecita a ver cómo queda el disco. Aunque en realidad será para darse una vuelta por esta tierra que tanto ama. Y la cuestión es que todo esto será posible gracias a la tecnología, a lo que invierten en el país las grandes empresas telefónicas como Claro, por ejemplo, que en su reciente evento ClaroTec mostró algunas de las maravillas tecnológicas que ya existen y otras que esperan por nosotros.

¿Alguien ha pensado en las cosas que se podrán hacer en el mundo de la música, cuando contemos de lleno con el 5G, algo que está al doblar la esquina? ¿O cuando tengamos el 6G? Las posibilidades son inmensas y la música es uno de los ámbitos más interesantes del desarrollo científico técnico. Aunque lamentablemente para Carlos Varela desde La Habana le sea difícil imaginar algunos de los avances que vimos hace pocas semanas en ClaroTec. Me gustaría sugerir a los ejecutivos de esa empresa telefónica un evento que reúna destacados músicos dominicanos con algunos desarrolladores internacionales de aplicaciones o tecnologías relacionadas con la industria musical.

Esperamos tu comentario