Por fin se hizo justicia. Los lectores de la revista Total Guitar una de las publicaciones más influyentes del mundo en la materia, han seleccionado a Brian May como el nuevo mejor guitarrista de la historia del rock.

May quien fue guitarrista, compositor, vocalista y tecladista del grupo Queen, es autor de temas clásicos de la música popular del siglo XX como We will rock you. El tema ha llegado a las nuevas generaciones de este siglo, a través de la exitosa película sobre la historia de Mercury, Bohemian Rhapsody.

El músico británico de 72 años superó en la votación a otras leyendas como Eric Clapton, Jimi Hendrix, Jimmy Page, Eddie Van Halen, Stevie Ray Vaughan y Tony Iommi, entre otros.

“Estoy absolutamente sin palabras. Estoy alucinando, es completamente inesperado. Obviamente, me emociona profundamente que la gente piense en mí de esta manera”, manifestó el guitarrista a esa revista, según un despacho de la agencia DPA.

Más adelante expresó: “¡Todavía sin palabras! Pero estoy feliz de poder inspirar tales trabajos en personas con talento. Sigan deslizándose, amigos, para compartir algunas gemas, y a veces siento que algunos de ustedes artistas me conocen de una manera que yo no conozco. Gracias por los adorables cumplidos».

Varios de sus colegas alabaron su significado dentro de la historia de la guitarra. Nuno Bettencourt, el guitarrista portugués de la banda Express, famoso por sus extraordinarias interpretaciones en los temas More Than Words, Hole Hearted y Rest in Peace, fue quizás el más explícito de todos y a través de su cuenta de Facebook le escribió: «Una gran felicitación a Brian May. Eres el campeón… mi amigo. Estoy tan feliz por que recibas tu alabanza atrasada». A la vez magnificó la manera de tocar su guitarra, el sabor, la composición, la escritura, cantando y su intelecto que ha impactado su propia manera de tocar su guitarra y de ser artista.

«Sí, puede tocar como una bestia. Su tono estaba adelantado a su tiempo. Pero el elemento más importante que aprendí del Rey de la Reina fue su más alto respeto por LA CANCIÓN», manifestó Bettencourt.

«Como guitarristas, no podemos esperar a que nos quiten las correas y vayan a atacar una canción. Pero créeme, si no fuera por Brian, uno de los pocos elegidos, que nos enseñó que es calidad sobre cantidad. Que un guitarrista puede elevar una canción a la estratosfera o explotar egoístamente en llamas en la plataforma de lanzamiento.
La mayor parte del tiempo esperarías con anticipación para el solo de guitarra, para escuchar lo que un músico tiene que ofrecer. Sí, Brian hizo eso. Y SIEMPRE como un maridaje de vino pervertido, sirvió el solo perfecto para la canción. Pero lo que lo hizo extra especial fue su espolvorización del gusto y del genio durante toda la canción», expresó.

«Una simple nota. Una curva. Una rápida ráfaga de guitarra armonizada de la izquierda a la derecha en una conversación poética con la voz de Freddie. Esa es la brillantez de Brian. Su banda química», siguió escribiendo.

«Todos sabemos lo brillante que fue la voz de Freddie. Pero fue el rugir de la guitarra de Brian y su compañía musical que empoderó a Freddie para levantar ese icónico puño apretado y cortar el micrófono de pie al aire con una magnífica arrogancia»,d escribió.

Entre otras cosas agregó: «Pero los guitarristas, incluso otros en esa lista, sabemos muy bien que hay una lista corta de 4 o 5, el monte. El Rushmore de los Super Héroes, que han sido más que guitarristas, verdaderos visionarios que no solo influyeron en nosotros, cualquiera puede hacerlo. Estos tipos, como Brian, reformularon el ADN interno del mundo como guitarristas».

Este para muchos ha sido el mejor solo de guitarra de todos los tiempos. Ocurrió en Eunices concierto al aire libre en Rusia. La primera parte dura 5 minutos y 44 segundos, luego entra por video la voz de Freddy Mercury, y vuelve un segundo tiempo desde el minuto 6:41 en adelante en otro aire, en otra atmósfera. Obsérvese sobre todo en la primera parte las sutilezas de ciertos pasajes, el detallismo de su ejecución como el pintor puntillosa, y la capacidad de crear atmósferas de distinta densidad en un único solo, junto a una limpieza prístina en su manera de tocar y de hacer hablar la Red Special.

Bryan May, nacido el 17 de Julio de 1947, en Hampton (Londres) es autor de otros temas conocidos como «Now I’m Here», «Fat Bottomed Girls», «Save Me», «Flash», «Hammer to Fall», «Who Wants to Live Forever», «I Want It All», «The Show Must Go On», «Headlong», «Too Much Love Will Kill You», «No-One but You (Only the Good Die Young)», entre otros. Creó su propia guitarra que llama Red Special.

En 2005 fue nombrado comendador de la Orden del Imperio Británico por sus «servicios a la industria de la música». May obtuvo un PhD en astrofísica en el Imperial College, y desde abril de 2007, fue elegido rector honorífico de la Universidad John Moores.

La fabricación de su famosa guitarra comenzó en agosto de 1963, junto a su padre que era ingeniero eléctrico; para el mástil utilizaron la madera de caoba de una chimenea que un amigo de la familia iba a tirar. Trabajó arduamente en ese pedazo de madera hasta que logró darle forma a mano. Agregó a la guitarra agujas de coser y botones de madreperla. Aquella primera guitarra hecha a los 16 años es la que actualmente tiene y utiliza. Con el tiempo descubrió que tocándola con una moneda de seis peniques como púa, sacaba un sonido limpio y puro: e sonido Bryan May.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here