Héctor Vakdés Albizu encabezó la rueda de prensa en el Banco central (Captura de pantalla)

En la mañana de este miércoles el gobernador del Banco Central de la República Dominicana (BCRD), Héctor Valdés Aubisu y la Junta Monetaria y Financiera, así como el ministro de Hacienda Donald Guerrero, anunciaron medidas para paliar el efecto del coronavirus (COVID-19) en la economía a través del sistema financiero.

Las medidas anunciadas por Valdés Albisu fueron las siguientes

-Reducir la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 100 puntos básicos, de 4.50 % a 3.50% anual, con el objetivo de incentivar una baja generalizada de las tasas de interés en el sistema financiero.

-Disminuir de 150 puntos básicos en la tasa de interés de la facilidad permanente de expansión de liquidez (Repos a un día), pasando de 6.00 % a 4.50% anual. Esto con la finalidad de proveer liquidez a un costo bajo a las entidades financieras.

-Reducir la tasa de interés de depósitos remunerados de corto plazo en el Banco Central (Overnight), de 3.00 % a 2.50% anual. Esta medida contribuye a reducir la tasa de interés interbancaria y, por lo tanto, disminuye el costo de fondeo de las entidades financieras.

Además de recortar las tasas de interés, se anunciaron otras iniciativas para proveer liquidez, tanto en moneda nacional como en moneda extranjera. Así el Banco Central de República Dominicana puso a disposición de las entidades financieras liquidez por más de RD$52 mil millones a través de las siguientes medidas:

– La Junta Monetaria flexibiliza los requisitos de cobertura del encaje legal en moneda nacional de las entidades financieras, reconociendo los títulos del Banco Central y del Ministerio de Hacienda como cobertura válida por un monto de hasta RD$22,321.0 millones. Esto representa 2.0 puntos porcentuales del coeficiente de encaje legal. De ese monto, RD$ 10 mil millones serán destinados a préstamos a los hogares y a las micro, pequeñas y medianas empresas y al sector comercio. El resto de los fondos, unos RD$ 12,321.0 millones serán canalizados a los sectores productivos, principalmente al turismo y al sector exportador, a tasas de interés en todos los casos no mayores de 8 % anual.

Instantanea de la rueda de prensa (Captura de pantalla)

Valdés Albisu destacó que los nuevos préstamos que sean otorgados por las entidades financieras con estos recursos serán clasificados como categoría de riesgo A, con cero provisiones, y no serán considerados en el cálculo del índice de solvencia.

-El Banco Central habilitó la ventanilla de provisión de liquidez a las entidades financieras a través del mecanismo de Repos hasta 90 días por un monto de hasta RD$30 mil millones, utilizando como garantía títulos del Banco Central y del Ministerio de Hacienda. Esta facilidad estaría a disposición de las entidades financieras con tasas de interés de 4.75% para Repos de hasta 30 días y de 5.0% para Repos entre 31 y 90 días. Las facilidades podrían renovarse mientras persistan las condiciones de incertidumbre que originaron la medida.

Para proveer liquidez en moneda extranjera, se aprobaron dos medidas que estimulan el flujo adecuado de dólares y procuran inyectar liquidez al mercado por más de US$ 500 millones, a través de los siguientes mecanismos:

-Inyectar liquidez en moneda extranjera por un monto de hasta US$300 millones, a través de operaciones de repos de 90 días, utilizando como garantía títulos del Ministerio de Hacienda.

-Flexibilizar temporalmente los requisitos de cobertura del encaje legal en moneda extranjera de los bancos múltiples, reconociendo títulos del Ministerio de Hacienda en dólares como cobertura válida de US$ 222 millones. Esto representa 5 puntos porcentuales del coeficiente de encaje legal, de acuerdo con el gobernador.

Otras medidas

La Junta Monetaria, que se mantiene en sesión permanente, tal y como anunció el presidente Danilo Medina en sus medidas del la noche del martes, aprobó también medidas que implican un tratamiento regulatorio especial al sistema financiero de manera temporal. Esta medida permite reajustar el cronograma de pagos de los deudores bancarios en caso de que fuese necesario, sin que se generen costos regulatorios adicionales, con lo cual se evitaría el deterioro de la cartera de crédito a causa del impacto del COVID-19.

En este sentido las medidas anunciadas fueron:

-Autorizar a las entidades financieras a congelar las calificaciones y provisiones de los deudores al nivel en que se encuentran al momento de la aprobación de la Resolución.

-Autorizar a que las reestructuraciones de créditos que impliquen modificación en las condiciones de pago, tasa de interés, plazos y cuotas, entre otros, puedan mantener la misma calificación de riesgo del deudor al momento de ser reestructurado. Esto quiere decir que no se le reduciría la calificación crediticia al deudor por problemas originados en atrasos de pagos producto de la situación actual.

-Autorizar a que sean considerados como no vencidos aquellos préstamos desembolsados contra líneas de crédito por un período de sesenta (60) días. Esta medida comprende una dispensa del pago del capital del préstamo en ese período, beneficiando el flujo de caja del deudor.

-Extender por noventa (90) días el plazo otorgado al deudor para la actualización de garantías correspondientes a las tasaciones. Esta medida brindará una mayor flexibilidad al deudor que dispondrá de más tiempo para cumplir con el requisito de actualizar su garantía.

En la rueda de prensa se mencionó que aún no hay estimados de la cantidad de empleos que se pueden perder por la crisis.

El gobernador del BCRD, por su parte, insistió en que la situación adversa «encuentra a la economía dominicana con fuertes fundamentos macroeconómicos», me mitigan la caída esperada.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here