Bad Bunny vende la imagen del bebedor a millones de familias iberoamericanas (Fuente: cortesía de EFE)

“Todavía hay personas que les cuesta aceptar que el reguetón es un género establecido que lleva más de dos décadas a nivel mundial sonando que —quieran o no, les guste o no— es ya cultura, no solo del Puerto Rico sino de América Latina”, expresó Bad Bunny en la sala de prensa.

“Como muchísimos géneros, que respetamos también, está respetando a latinos a nivel mundial. Hoy en día la competencia es por los números, se ha perdido la competencia por quién le mete más”, manifestó.

Bad Bunny fue crítico con su misma gente. O sea que todo se ha reducido a los números, la cantidad de likes y la cantidad de seguidores, no importa lo que cueste esto.

«Vamos a echarle ganas, vamos a volver a traer creatividad», insistió Bad Bunny a sus compañeros del reggaetón y el trap, y expresó que el género urbano quizá se haya vuelto «un poco monótono» y haya perdido «la pasión».

«Hay que llevar esa ‘genuinidad’, que se sienta la personalidad, el corazón, la esencia del barrio», pidió.

Y tiene razón.

La desfachatez no es frescura, el morbo no es curiosidad, las malas palabras no son libertad.

Lo decadente no es vintage.

Bad Bunny a pesar de todo es buen muchacho.

Esperamos tu comentario