Entrada a Pinewood Dominican Republic Studios (Fuente: cortesía Revista Arquitexto)

SD. Una buena nueva llega comenzando el año y tiene que ver con lo que sucede en los estudios cinematográficos de Juan Dolio. La revista Variety ha publicado el pasado viernes 4 de enero un artículo muy elogioso de la industria cinematográfica dominicana, con especial énfasis en cómo se ha dinamizado el trabajo en las excelentes instalaciones que en un principio daban la idea de que no sucedía nada.

Parece que aquello que bloqueaba inicialmente la fluencia de producciones de otros países, se ha solucionado de manera que estas han comenzado a fluir en el 2018.

El trabajo, firmado por la periodista Anne Marie de la Fuente, recuerda que cuando a los que forman parte de la comunidad cinematográfica se les menciona República Dominicana ven un complejo de producción de vanguardia que incluye una de las instalaciones de filmación de agua más avanzadas del mundo, así como los incentivos financieros más codiciados de la nación.

Ese complejo es Pinewood Dominican Republic Studios, que es operado por Lantica Media como parte de una sociedad con Pinewood Studios Group. Y esos incentivos incluyen la reciente reducción de la retención de impuestos a las producciones extranjeras que trabajan en la RD del 27% a solo el 1.5%, aclara.

La gran ganancia de este tipo de esquema es que permite entrar divisas al país por concepto de servicios de producción, las cuales son de altas cifras.

Desde la disminución de impuestos, los estudios y el propio país han experimentado un aumento dramático en la filmación. “Hemos visto que la cantidad de producciones extranjeras aumentó a seis este año, en comparación con un promedio de uno entre 2011 y 2015, dos en 2016 y cuatro en 2017”, dice Albert Martínez, director de operaciones de Lantica Media.

La publicación señala que la Ley de Cine de la República Dominicana, que data de 2010, ofreció un crédito fiscal libremente transferible del 25% en gastos calificados para producciones internacionales que se filmaron en el país, pero el alto impuesto de retención había sido desagradable para los cineastas extranjeros, dice Martínez. “Después de mucho cabildeo, convencimos al gobierno para que lo redujera y hemos tenido más proyectos ahora que en los seis años anteriores”, señala.

Imágenes del tanque de agua de Pinewood DR Studios, segundo de su tipo en el mundo (Fuente Externa)

Las recientes grabaciones de series para televisión en las instalaciones y en otras locaciones de República Dominicana, sobre todo en el verano, incluyen la serie de tres partes de la BBC-NBC “The Long Song”, sobre una mujer negra que vive en la esclavitud en la Jamaica gobernada por los británicos en la década de 1800, y la película Adult Swim “Tropical Cop Tales”, una comedia hecha para la televisión que gira en torno a un par de policías hastiados cuya última publicación no es el paraíso tropical que esperaban.

Otra información que brinda Variety es que, a principios de año 2018, la adaptación de Barry Jenkins de la novela homónima de James Baldwin “Si Beale Street pudiera hablar” se filmó tanto en Nueva York como en la República Dominicana. La continuidad de Jenkins a su “Moonlight”, ganador de un Oscar, gira en torno a una mujer embarazada en Harlem, que lucha por demostrar que su prometido es inocente de un crimen.

Chris Morris, famoso por su irreverente película “Four Lions”, filmó su igualmente provocativa comedia oscura “The Day Shall Come” en la República Dominicana en el verano de 2017 y principios de 2018. La película es producida por See-Saw Films y la estrella Anna Kendrick.

La serie de aventuras de ciencia ficción de Netflix “The I-Land”, creada por Neil LaBute, filmó en Pinewood y en otros lugares de la República Dominicana con un reparto dirigido por la productora Kate Bosworth, Natalie Martinez y Alex Pettyfer. La serie gira alrededor de 10 personas que se despiertan en una isla peligrosa sin recordar quiénes son ni cómo llegaron allí, dice el trabajo.

Hace poco más de un año, Lantica Media optó por centrarse en brindar servicios de producción y servicios de instalaciones de estudio, convirtiéndose en una ventanilla única para la filmación en la RD, una que podría incluir la elaboración de presupuestos y la programación, la localización, la coordinación y la gestión de la producción. Aduanas, organización de viajes y hoteles, aprovisionamiento de equipos, transporte, catering, casting y seguridad, informa la popular revista internacional.

Elogios a la Ley de Cine

La periodista reconoce que gracias a una la Ley de Cine que permite a los inversionistas en películas dominicanas deducir el 100% de su inversión (sujeto a un límite del 25% del impuesto a la renta que de otra manera se pagaría), el cine propio también ha florecido, de 20 a 30 películas por año, en comparación con un promedio de dos a tres películas locales por año en las casi tres décadas anteriores a la ley.

Como resultado, el talento local y el personal técnico han crecido exponencialmente no solo en números sino también en experiencia y habilidades. Pinewood DR continúa entrenando a los técnicos, especialmente para su tanques de agua, que es algo de altísima especialización. Han surgido al menos seis escuelas de cine, y la entidad cinematográfica respaldada por el estado DGCine, ha invertido en talleres, seminarios y cursos con temas audiovisuales, apunta.

La periodista explica que en noviembre se supo que Netflix estaba considerando la creación de un centro de producción en London Pinewood Studios, y deja caer que no está claro si eso se extenderá a las instalaciones de República Dominicana, aunque se dice que el gigante de la transmisión ha estado buscando establecer una base en América Latina, con México, Colombia o Brasil como posibles sitios. Quién quita. Soñar no está prohibido.

Esperamos tu comentario