Cueva El Chileno, en los Andes bolivianos, a 4,000 metros de altura (Foto: cortesía de Juan V. Albarracín-Jordan y José M. Capriles)

Cuando José Capriles llegó en 2008 al refugio rocoso Cueva del Chileno, ubicado en las laderas occidentales de los Andes de Bolivia, no sabía qué encontraría dentro. Barriendo a un lado las capas de estiércol de llama fresco y antiguo, encontró los restos de un antiguo sitio de entierro: marcadores de piedra que sugieren que una vez un cuerpo había sido enterrado allí y una pequeña bolsa de cuero con una cuerda. En el interior había una colección de parafernalia de drogas antiguas: espátulas óseas para triturar las semillas de plantas con compuestos psicoactivos, tabletas de madera con incrustaciones de piedras preciosas para servir como una superficie aplastante, un tubo de aspiración de madera con una figura humanoide tallada y una pequeña bolsa cosida de los hocicos de tres zorros, dice un interesante artículo, firmado por Michael Price, publicado el pasado 6 de mayo en la sección Archeology de la revista científica Science.

Ahora, más de una década después, Capriles, antropólogo de la Universidad Estatal de Pennsylvania en State College, y sus colegas descubrieron que la bolsa de 1000 años contiene la combinación más variada de compuestos psicoactivos que se encuentran en un sitio sudamericano, incluida la cocaína y los ingredientes principales en un té alucinógeno llamado ayahuasca. Los contenidos sugieren que los usuarios estaban bien versados ​​en las propiedades psicoactivas de las sustancias, y también que obtuvieron sus productos de rutas comerciales bien establecidas.

Bolsa de piel de hocico de tres zorros (Cortesía de Juan V. Albarracín-Jordan y José M. Capriles)

«Quienquiera que tuviera esta bolsa de productos increíbles … habría tenido que recorrer grandes distancias para adquirir esas plantas», dice Melanie Miller, autora principal de un nuevo estudio sobre el descubrimiento, quien es bioarqueóloga en la Universidad de Otago en Dunedin, Nueva Zelanda. «[O eso], o tenían redes de intercambio realmente extensas», supuso.

Casi todas las culturas de la Tierra han incursionado en sustancias que alteran la conciencia y la percepción. Los grupos indígenas de América Central y del Sur han usado alucinógenos como el peyote y los hongos psilocibinos durante los rituales y ceremonias religiosas durante miles de años. Los arqueólogos han descubierto cientos de artículos que permiten vislumbrar estas prácticas antiguas, pero pocos son tan completos como el hallazgo boliviano.

En 2010, Miller se unió al equipo para ayudar a analizar químicamente los elementos, que se habían conservado casi perfectamente en las condiciones áridas de las montañas a 4000 metros de altura. La datación por radiocarbono reveló que la bolsa exterior se hizo alrededor de 1000 años antes de Cristo. A continuación, Miller desenrolla cuidadosamente la bolsa de hocico de zorro y vacía su polvo y escombros en un pedazo de papel de aluminio. Utilizando una técnica utilizada con frecuencia en las pruebas de drogas ilícitas modernas, llamada cromatografía líquida en espectrometría de masas en tándem, ella y sus colegas investigadores buscaron firmas químicas en la muestra. Identificaron al menos cinco sustancias psicoactivas: cocaína, benzoilecgonina, bufotenina, harmina y dimetiltriptamina.

La harmina y la dimetiltriptamina son los ingredientes principales de la ayahuasca, utilizada ceremonialmente durante siglos por los indígenas sudamericanos. Miller dice que su presencia junto al tubo de aspiración y la tableta puede significar que las personas inhalaron estos productos químicos mucho antes de ser elaborados en una bebida.

Tubo de inhalación de las drogas (Cortesía de Juan V. Albarracín-Jordan y José M. Capriles)

Los orígenes de la mezcla también ofrecen pistas sobre las rutas comerciales de las personas que ocupaban las planicies altas. Varios de los compuestos provienen del género de plantas Anadenanthera, también conocido como vilca, cebil o yopo, que crece ampliamente en América del Sur, pero no en esta región de los Andes. De manera similar, la fuente probable de la harmina es una especie amazónica de tierras bajas.

Miller dice que es posible que la mezcla de compuestos fuera exclusiva de la región. El hecho de que al menos dos de los ingredientes se sabe que se usan en tándem en ayahuasca plantea la posibilidad de que este chamán estuviera seleccionando combinaciones de plantas para efectos específicos que alteran la mente, informan en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias. «Tal vez estaban mezclando varias cosas juntas porque se dieron cuenta de que cuando se combinan, tienen un conjunto de experiencias completamente diferente», dice Miller.

Cuando los sudamericanos indígenas comenzaron a elaborar la ayahuasca aún es un gran misterio, dice Christine VanPool, una antropóloga de la Universidad de Missouri en Columbia que no participó en el trabajo. Ella está intrigada por la idea de que pueden haber descubierto sus propiedades al inhalar sus compuestos clave. Los chamanes «dicen que han tenido [ayahuasca] durante mucho tiempo. Así que de alguna manera, no me sorprendió «, dice ella. Pero debido a la falta de evidencia arqueológica, el nuevo hallazgo es «emocionante».

Esperamos tu comentario