SANTO DOMINGO. Alejandro Sanz tiene nuevo disco y nueva gira #ElDisco que así se llama, incluye colaboraciones con Camila Cabello, con quien ha hecho Mi persona favorita, entre otros artistas. Ya ha anunciado su gira. Hace once años, cuando comenzó la gira El tren de los momentos, lo entrevisté, justo el 5 de febrero del 2008 y fue publicada el día 6 en la edición impresa de Diario Libre. Por lo interesante de las cosas que dice, la reproduzco como parte de la memoria, siempre contando con la cortesía de Diario Libre.

Hoy me gustaría poder preguntarles muchas otras cosas. Si lo ven por ahí, díganle eso. Mientras tanto ahí los dejo con la entrevista de entonces.

«Se llama Alejandro Sánchez Pizarro y nació el 18 de diciembre de 1968, en Madrid, pero con fuertes raíces en Andalucía, sobre todo de Cádiz y Algeciras, de donde son sus padres.

A los 7 años, harta de tanto ruido, su mamá le rompió una guitarra, según se cuenta por ahí. Para arreglarla, él le puso el anuncio de una cámara fotográfica con un pájaro de lo más bonito. Desde entonces sus amigos le llamaron «El niño del pajarito».

Su primer disco, a fines de los años ochenta, se tituló «Los chulos son pa’cuidarlos», pero pasó sin pena ni gloria. Entonces se llamó Alejandro Magno. Ahora es conocido como Alejandro Sanz. Por teléfono es igual de buena gente que esa imagen que proyecta en sus clips y los videos de sus conciertos. Ayer conversó por teléfono desde Miami con quien suscribe.

P: El 17 de febrero próximo se cumplen siete años del inicio de su gira mundial «El alma al aire», en Venezuela. Este año parece que no podrá presentarse en ese país. ¿Qué opinión le merece que le hayan considerado persona non grata en la Asamblea del Municipio Libertador y la reacción de la cantautora venezolana Soledad Bravo?

R: Bueno, yo he leído lo que dijo Soledad Bravo y quiero agradecer mucho lo que dice, es muy bello y lo del cantor que no pueble las espinas, pobre de él, ¿no? Yo no voy a dejar de dar mi opinión de las cosas que pienso porque alguien pretenda callarme. Yo creo que eso es lo que hacen las dictaduras, de mandar a callar a la gente y qué lástima que ocurra esto en pleno siglo XXI y en países que se suponían ya democráticos. ¿Qué puedo decir? Que estoy muy apenado, pero bueno, vamos a ver…

P: A usted le acompaña una sonrisa, que parece formar parte de su personalidad no solamente en escena, y de una voz que a veces se raja para acentuar este o aquel pasaje en una canción. ¿Qué papel ha jugado en su vida la música flamenca? ¿De qué elementos se ha valido? ¿Y a qué músicos mencionaría? Ahí están Paco de Lucía, Ketama, Tomatito…

R: A Camarón, claro… Bueno, yo aprendí a hacer música escuchando lo flamenco. Yo escuchaba a Camarón desde muy pequeño, a Paco de Lucía que era mi ídolo absoluto. Y escuchando el flamenco fue como aprendí. Eso ha jugado un papel muy importante en mi vida porque ha marcado mi forma de entender la música. Y hoy en día no podría entender la música de no ser a través de la visión y los ojos del flamenco. Obviamente ha sido y sigue siendo algo muy importante en mi vida. Mi forma de cantar pop tiene más que ver con la forma de medir de los flamencos que con el pop en sí.

P: Sí, más cercano al octosílabo y al endecasílabo.

R: Sí, exacto.

P: ¿Cuál ha sido el cantante o la cantante que más le haya aportado en su manera de decir?

R. Camarón de la Isla por encima de todos. Mi forma de cantar, de frasear, de medir las frases es totalmente ‘camaroneana’.

P: Es un mito que sigue por ahí, vivo…

R: Totalmente…

P: Con tantos Grammys a cuestas, con tantas giras, con tantos éxitos, aplausos, devotos e imagino que alabarderos… más allá del éxito, ¿Está Alejandro Sanz satisfecho consigo mismo? ¿Qué le falta para estarlo?

R: Creo que la satisfacción no está en los premios o los halagos, está en poderte subir a un escenario y que la gente que vaya al concierto conecte contigo y viaje en la misma dirección y en la misma velocidad. Esa es la satisfacción auténtica de un artista. Los premios son un acicate, que te anima a continuar, que de algún modo te confirma que estás yendo en buena dirección, porque todos los premios, especialmente los Grammy, son votados por compañeros o expertos de la industria. Pues hombre, es algo bello y algo muy bonito que te ayuda a seguir. Pero los Grammy hay que trabajarlos después de conseguirlos, tanto como antes. Seguir mereciéndolo es tan importante como merecerlo.

P: Sus canciones están transidas por un lirismo muchas veces intenso. A veces pueden recordar voces como Ángel González o Gloria Fuertes, y hasta algunas cosas lejanas de Lorca. ¿Qué lee Alejandro Sanz? ¿De qué otras voces se hace acompañar en esta música posmoderna de hoy día, si es que todavía se le puede llamar así?

R: De joven lo que más leía era el costumbrismo. Me encantaba el costumbrismo español, escritores como Pío Baroja. He leído mucho romanticismo español también, a Gustavo Adolfo Bécquer, a Rosalía de Castro. Y he leído casi todo lo que me cae a mano, por supuesto, cuando puedo y tengo tiempo. Me hace sentir eso, pero a veces el tiempo no da para más.

P: El desamor parece ser amor a la larga. Y de ambos hay bastante en su obra. «Mi soledad y yo» es uno de los temas más preferidos de sus seguidores. ¿Qué lugar ocupa la soledad en la vida íntima, cotidiana de Alejandro Sanz?

R: Hay una soledad elegida y hay una soledad que te imponen las circunstancias. La elegida forma parte de mi vida, porque hay parte de mi trabajo que hago completamente en soledad. Y es necesario tener una cierta distancia con el resto del mundo cuando quieres escribir una canción. Para empezar a trabajar en un nuevo proyecto es importantísimo tener una buena cuota de soledad, en la que a veces yo reconozco que nos regocijamos y nos revolcamos. Pero sí, creo que es importante tener una pequeña cuota de soledad elegida.

P: «El tren de los momentos» parece estar agotando sus últimos viajes. ¿Está cansado el fogonero de ese tren? ¿Qué parada le ha traído mejores recuerdos? ¿Qué espera de la estación Santo Domingo?

R: Todas las estaciones han sido bellas, de verdad no puedo quejarme de ninguna. Yo creo que cada una de las estaciones en este viaje me ha reconfortado y de alguna forma me ha resarcido de todos los momentos malos. Y del viaje sí que cansa, pero también alegra el alma, ¿no? Yo nunca me canso de repetir que la música me ha permitido conocer países y conocer gente que de otra manera no hubiera ocurrido nunca. Jamás me voy a cansar de un disco, creo que los discos hay que respetarlos siempre, y cuando pasa el tiempo vas descubriendo cosas nuevas, que no conocías anteriormente de tus propias canciones. Y esa satisfacción me la ha dado este disco: «El tren de los momentos».

P: ¿Ha pensado en algún dúo con Juan Luis Guerra?

R: ¡Hombre, claro! Juan Luis, además de ser un buen amigo, lo considero un gran maestro y un hombre con una calidad humana y artística fuera de todo lo común. Claro que lo hemos pensado más de una vez, y hemos estado a punto de hacerlo, pero alguna circunstancia ajena a nosotros nos lo ha impedido. Probablemente surja en cualquier momento. Y si está en República Dominicana le pienso pedir que suba al escenario.

El tren de los momentos
Lugar: Palacio de los Deportes
Día: 9 de febrero 2008
Hora: 8:30 de la noche
Precio de las entradas:
General: RD$800
Platea y VIP: RD$1,900

Esperamos tu comentario