Portada de una revista eslovaca

SD. Al primer ministro eslovaco Peter Pellegrini se le ha caído sin querer del bolsillo de la chaqueta, una papelona supuestamente de cocaína, al sacar el celular. Más rápido que furioso, ha tomado la papelona y la ha vuelto a colocar en su lugar, en un acto de prestidigitador consumado, acto que no pasó desapercibido ni para su compañero de mesa y socio de coalición Bel Bulgar, ni para el Youtuber OddSHot.

Pellegrini es el nuevo primer ministro eslovaco, desde este martes 22 de marzo, por disposición del presidente Anrej Kiska, quien sustituyó a Robert Fico, que había dimitido la semana pasada, tras un escandallado por el asesinato de un periodista de investigación.

“Se ha hecho poco para que atmósfera social se calme”, dijo el presidente Kiska, durante la toma de posesión del nuevo primer ministro, en alusión a las protestas multitudinarias de repulsa al Ejecutivo, y que se han repetido desde el asesinato de Kuciak.

“No se puede reaccionar con aspavientos, con arrogancia, o ignorando el hecho de que el crimen organizado alcanza la más alta de las esferas de poder”, denunció también el jefe de Estado en referencia a las investigaciones en las que trabajaba el periodista asesinado.

En una ceremonia retransmitida por la televisión TA3, Pellegrini recibió el decreto de nombramiento y firmó la aceptación del cargo.

La escena en que se le cayó la supuesta cocaína ha tenido lugar durante la rueda de prensa que Pellegrini, de 42 años, ofreció junto a su socio de coalición, Bel Bulgar. La noticia ya ocupa las portadas  de la prensa eslovaca que también se pregunta por el contenido del “sobre sospechoso” que cae del interior de la chaqueta del nuevo primer ministro.

 

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones