El Laboratorio Nacional Fermi es un laboratorio de física de altas energías, llamado así en honor al físico Enrico Fermi, pionero en física de partículas; se encuentra en Batavia, un municipio ubicado a unos 50 kilómetros al oeste de Chicago. Allí, en ese lugar, es donde se ha puesto en dudas el modelo estándar de la física que rige el mundo.

Un conjunto de pruebas precisas a removido el piso a la física tal y como se conoce. Esto por culpa de una partícula diminuta llamada muón.

En verdad, no es la primera vez que se cree la posibilidad de que exista una fuerza o alguna partícula más allá de lo establecido. En la comunidad científica se considera desde hace tiempo que la teoría no es completa. En cambio, sí es la primera vez que se realiza un experimento de tal magnitud y se tienen datos tan claros que algo falla, que algo no anda como debería andar.

Los muones son partículas similares a los electrones, pero más pesadas. Los investigadores observaron el comportamiento de estas partículas que no concuerda con el modelo estándar, la teoría principal para explicar el funcionamiento de las partículas fundamentales del universo.

Vista aérea del laboratorio Fermilab en Batavia, cerca de Chicago (Fuente externa)

Si esto se confirma, podría apuntar a la existencia de formas de materia y energía que aún no se conocen, y así abrir la puerta a una nueva física, afirman expertos del tema.

“Hoy es un día extraordinario, muy esperado no solo por nosotros, sino por toda la comunidad internacional de físicos”, señaló en un comunicado Graziano Venanzoni, portavoz del experimento conocido como Muón g-2.

Los resultados aún son preliminares, pero las pruebas han sido de tan gran precisión, que prácticamente son irrebatibles.

En el experimento tomaron parte unos 200 científicos.

Las cuatro fuerzas fundamentales conocidas son interacción gravitacional, nuclear débil, la electromagnética y la nuclear fuerte. Pero el muón es sensible a alguna fuerza que sencillamente es desconocida. «Esta es una fuerte evidencia de que el muón es sensible a algo que no está en nuestra mejor teoría», explica Renee Fatemi, física de la Universidad de Kentucky y encargada de las simulaciones del experimento Muón g-2.

A continuación el seminario científico sobre el tema, realizado vía Zoom, hace cuatro días.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here