Neil Armstrong en la Luna (Foto: NASA)

WASHINGTON. El 20 de julio de 1969, hace 49 años, tres meses y 29 días, que Neil Armstrong dio los primeros pasos en la Luna, siendo el primer ser humano en lograrlo y marcando un antes y un después en la exploración más allá de la Tierra.

Entre los preparativos de la celebración del medio siglo, han sido lanzadas nuevas conversaciones de backchannel de la misión lunar públicamente, lo cual ofrece una visión mucho más abarcadora del momento histórico.

Según publica ArsTechnica hasta ahora solo han sido conocidas una fracción de las conversaciones entre la Tierra y el comando de astronautas del Apolo 11 que hicieron posible la misión. Hay miles de horas de conversaciones complementarias («bucles de trastienda») entre los controladores de vuelo y otros equipos de soporte, que languidecieron almacenados en el edificio de la Administración Nacional de Archivos y Registros en Maryland, hasta ahora.

Gracias a un proyecto que ha durado un año, las grabaciones originales fueron ubicadas, digitalizadas y procesadas, operación concluida el pasado mes de julio.

«Creo que el Apollo 11 es uno de los mayores logros de ingeniería en la historia de la humanidad», dijo Greg Wiseman, ingeniero de audio del Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, involucrado en el proyecto, al Servicio de Noticias de Ciencia Interior. “Aterrizar en la Luna no fue solo Neil Armstrong. Fue todo un equipo de personas que trabajaron juntas para hacer que sucediera, y todo este audio es su lado de la historia», expresó.

Wiseman se dispuso a buscar las grabaciones de audio que faltaban después de que John Hansen de la Universidad de Texas en Dallas lo contactara para un proyecto de investigación de tecnología del habla que Hansen estaba desarrollando. Las comunicaciones de fondo de la NASA se ajustaron perfectamente a sus necesidades. Pero según Wiseman, ubicar algunas cajas de cintas en los archivos era similar a esa escena en Raiders of the Lost Ark, cuando el arca del pacto se almacena en un vasto almacén del gobierno, indistinguible de miles de otras cajas de madera genéricas.

Pero las encontró. Y eso planteaba un nuevo desafío, ya que las cintas eran analógicas y solo podían reproducirse en un dispositivo llamado SoundScriber que utilizaba la antigua tecnología de tubo de vacío. Solo había dos máquinas de este tipo en la NASA, y ninguna funcionaba. Afortunadamente, Wiseman y el científico de UT-Dallas Abhijeet Sangwan pudieron tomar parte de uno de los aparatos para hacer que el otro funcionara, con la ayuda de un técnico retirado de la NASA.

Luego, un pobre estudiante de pregrado pasó cinco días a la semana durante varios meses repasando todas las cintas para digitalizarlas.

Las cintas también incluían audio de Apolos 1 y 13 y Gemini 8, pero esas aún no están disponibles para su lanzamiento público.

El resultado: 19,000 horas de datos de audio recién digitalizados, listos para el análisis de reconocimiento de voz de Hansen, que incluyó la identificación de más de 600 voces diferentes en las cintas.

La investigación de Hansen se centra en desarrollar una mejor tecnología de reconocimiento de voz para analizar discusiones grabadas de grupos que intentan resolver problemas. El conocimiento obtenido podría ser útil para futuras misiones a Marte o cualquier equipo grande que dependa de la comunicación de audio en tiempo real, como los equipos de respuesta de emergencia o militares.

Pero el verdadero valor, desde una perspectiva humana, es cómo el proyecto capturó y preservó la perspectiva de todos los héroes desconocidos de las misiones de Apolo, no solo los astronautas que estaban al frente y en el centro del ojo público.

Los estudiantes de Hansen configuraron el sitio web de Explore Apollo destacando algunos momentos clave de las cintas para los curiosos ociosos que podrían estar menos dispuestos a recorrer todo el archivo. Y la NASA ha subido el audio completo a archive.org, un recurso invaluable para historiadores, cineastas y otros interesados ​​en disfrutar de la experiencia completa de Apollo 11.

Esperamos tu comentario