Tim Berners-Lee, el creador de la web (Fuente Externa)

WASHINGTON. La revista Vanity Fair ha publicado el pasado 1 de julio un largo trabajo rubricado por Katrina Brooker, donde incluye momentos de diversos encuentros sostenidos con el creador de la web Tim Berners-Lee, quien el año pasado fue recompensado con el premio Turing, considerado el Nobel de la computación y valorado en un millón de dólares donados por Google. Sin embargo, es el propio padre de la web el que hoy día encabeza la lucha por liberarla de los vicios en que ha caído.

Hace casi 30 años que Berners-Lee, quien hoy tiene 63 años, creó la World Wide Web. Inicialmente, su innovación estaba destinada a ayudar a los científicos a compartir datos a través de una plataforma oscura llamada Internet, una versión que el gobierno de EE. UU. había estado utilizando desde la década de 1960. Pero debido a su decisión de publicar el código fuente de forma gratuita, para hacer de la web una plataforma abierta y democrática para todos, su creación se convirtió rápidamente en algo con vida propia… por momentos demoníaca y que recuerda la novela 1984 de George Orwell, donde predice una sociedad vigilada por el omnipresente Gran Hermano, una sociedad donde se manipula la información y se practica la vigilancia masiva y la represión política y social. Nada más parecido a la actual web.

Berners_Lee en los años 90 (Fuente Externa)

Berners-Lee, quien nunca se benefició directamente de su invento, también ha pasado la mayor parte de su vida tratando de protegerlo. Mientras que Silicon Valley comenzó a compartir aplicaciones y redes sociales sin tener en cuenta las consecuencias, Berners-Lee ha pasado las últimas tres décadas pensando en otra cosa, dice el trabajo de Vanity Fair.

Desde el comienzo, de hecho, Berners-Lee entendió cómo el poder épico de la Web transformaría radicalmente gobiernos, empresas y sociedades. También imaginó que su invención podría, en las manos equivocadas, convertirse en un destructor de mundos. Su profecía cobró vida, como se ha revelado recientemente al saberse que hackers rusos interferían con las elecciones presidenciales de 2016, o al admitir Facebook que exponía datos de más de 80 millones de usuarios a una firma de investigación política, Cambridge Analytica, que trabajó para la campaña de Donald Trump.

Se ha sabido que en 2012 Facebook realizó experimentos psicológicos secretos en casi 700,000 usuarios. Tanto Google como Amazon han presentado solicitudes de patente para dispositivos diseñados para escuchar cambios de humor y emociones en la voz humana. Y todo eso, para quien puso todo esto en movimiento, le llevo a sentirse mal, muy mal. “Estaba devastado”, dijo Berners-Lee a la periodista. La agonía, sin embargo, ha tenido un profundo efecto en Berners-Lee. Ahora se está embarcando en un tercer acto, determinado a luchar a través de su estatus de celebridad y, notablemente, su habilidad como codificador.

Una nueva plataforma para sustituir www

Berners-Lee confesó a Vanity Fair que ha estado trabajando durante un tiempo en una nueva plataforma, Solid, para recuperar la Web de las corporaciones y devolverla a sus raíces democráticas.

La nueva misión es fundamental para un futuro que se acerca rápidamente. En algún momento de este noviembre, estima, la mitad de la población mundial -cerca de 4 mil millones de personas- tendrá acceso en línea, compartiendo todo, desde currículum vitae hasta opiniones políticas y hasta información sobre ADN. A medida que miles de millones ingresen en línea, alimentarán billones de bits adicionales de información en la Web, lo que la hará más poderosa, más valiosa y potencialmente más peligrosa que nunca. En fin, una nube de lluvia ácida, que crece y crece y crece…

Lawrence Roberts, Robert Kahn, Hinton Cerf y Tim Berners-Lee ganadores del Premio Príncipe de Asturias 2022 (Fuente Externa)

“Demostramos que la Web había fallado en lugar de servir a la humanidad, como se suponía que debía haber hecho, y falló en muchos lugares”, dijo. La creciente centralización de la Web, dice, “terminó produciendo, sin una acción deliberada de las personas que diseñaron la plataforma, un fenómeno emergente a gran escala que es antihumano”, expresó.

Los padres del creador de la web fueron pioneros de la era de la informática en el mundo, ayudaron a crear la primera computadora electrónica con programa almacenado comercial. Criaron a su hijo en Londres, entre cuentos de bits y procesadores y el poder de las máquinas. Uno de sus primeros recuerdos es una conversación con su padre sobre cómo las computadoras algún día funcionarían como el cerebro humano, cuenta Vanity Fair.

Siendo estudiante en Oxford a principios de la década de 1970, Berners-Lee construyó su propia computadora utilizando un televisor viejo y un soldador. Se graduó con un título de primer nivel en física, sin ningún plan particular para su futuro. Posteriormente consiguió una serie de trabajos en diferentes compañías como programador, pero ninguno de ellos duró mucho. No fue hasta principios de la década de 1980, cuando obtuvo un puesto de consultor en el CERN, cerca de Ginebra, que su vida comenzó a cambiar. Trabajó en un programa para ayudar a los científicos nucleares a compartir datos sobre otro sistema incipiente. Al principio, Berners-Lee lo llamaba curiosamente “Inquire Within Upon Everything”, que lleva el nombre de un manual doméstico de la época victoriana que había leído de niño.

Pasaría casi una década antes de que Berners-Lee refinara la tecnología, la renombrara y publicara el código fuente de la Web. Cuando apareció por primera vez en una sala de chat académica, en agosto de 1991, “Nadie le prestó mucha atención”, recuerda Vinton Cerf, quien es reconocido como un coinventor de Internet, sobre el cual se asienta la Web, y ahora es el principal evangelista de Internet en Google, según la revista.

Era un sistema de información que usaba un software más antiguo conocido como hipertexto para vincular datos y documentos a través de Internet. Había otros sistemas de información en ese momento. Sin embargo, lo que hizo que la Web fuera poderosa y, en última instancia, dominante, también sería un día su mayor vulnerabilidad: Berners-Lee la regaló de forma gratuita; cualquiera que tenga una computadora y una conexión a Internet no solo podría acceder a ella, sino también construirla. Berners-Lee entendió que la Web debía estar libre de patentes, tarifas, regalías u otros controles para prosperar. De esta forma, millones de innovadores podrían diseñar sus propios productos para aprovecharlo.

Y claro que millones lo hicieron. Los científicos informáticos y los académicos lo recogieron primero, creando aplicaciones que luego atrajeron a otros.

Berners-Lee demostrando la web a delegados de Hipertext 1991, en San Antonio, Texas (Fuente Externa)

Un año después del lanzamiento de la Web, los desarrolladores principiantes ya estaban concibiendo formas de atraer a más y más usuarios. Desde navegadores hasta blogs y sitios de comercio electrónico, el ecosistema de la Web explotó.

Al principio era verdaderamente abierto, libre, controlado por ninguna compañía o grupo. “Estábamos en la primera fase de lo que podría hacer Internet”, recuerda Brewster Kahle, uno de los pioneros de Internet que en 1996 construyó el sistema original para Alexa, más tarde adquirido por Amazon.

“Tim y Vint crearon el sistema para que hubiera muchos jugadores que no tenían una ventaja sobre el otro”. Berners-Lee también recuerda el quijotismo de la época. “El espíritu allí fue muy descentralizado. El individuo estaba increíblemente empoderado. Todo se basaba en que no había una autoridad central a la que debías acudir para pedir permiso “, dijo. “Esa sensación de control individual, ese empoderamiento, es algo que hemos perdido”, asegura.

El poder de la Web no fue tomado o robado. Nosotros, colectivamente, por miles de millones, lo regalamos con cada acuerdo de usuario firmado y momento íntimo compartido con la tecnología, opina Vainity Fair.

Gran Hermano

Facebook, Google y Amazon ahora monopolizan casi todo lo que sucede en línea, desde lo que compramos hasta las noticias que leemos y a quienes queremos. Junto con un puñado de poderosas agencias gubernamentales, pueden monitorear, manipular y espiar de una manera inimaginable.

Poco después de las elecciones de 2016, Berners-Lee sintió que algo tenía que cambiar, y comenzó a intentar metódicamente su creación. El otoño pasado, la World Wide Web Foundation financió una investigación para examinar cómo los algoritmos de Facebook controlan las noticias y la información que reciben los usuarios. “Al ver las formas en que los algoritmos están alimentando las noticias de las personas y buscando la responsabilidad de los algoritmos, todo eso es realmente importante para la Web abierta”, explicó. Al comprender estos peligros, espera que podamos dejar de ser engañados colectivamente por la máquina al igual que la mitad de la población de la Tierra está a bordo.

“Cruzar el 50 por ciento va a ser un momento para detenerse y pensar”, dice Berners-Lee, refiriéndose al próximo hito. A medida que miles de millones más se conectan a la Web, siente una creciente urgencia para resolver sus problemas. Para él, esto se trata no solo de los que ya están en línea, sino también de los miles de millones que todavía no están conectados, expresa la publicación.

Hace poco, mientras Mark Zuckerberg declaraba ante el Congreso, Berners-Lee estaba ocupado trabajando en un plan para hacer que ese testimonio sea discutible.

La nueva liberación: Solid

La idea es simple: volver a descentralizar la Web. Al trabajar con un pequeño equipo de desarrolladores, ahora pasa la mayor parte de su tiempo en Solid, una plataforma diseñada para dar a las personas, en lugar de corporaciones, el control de sus propios datos. “Hay personas trabajando en el laboratorio tratando de imaginar cómo la Web podría ser diferente. Cómo la sociedad en la web podría verse diferente. ¿Qué podría pasar si le damos privacidad a la gente y le damos a la gente el control de sus datos?, se preguntó Berners-Lee. “Estamos construyendo un ecosistema completo”.

Por ahora, la tecnología Solid es todavía nueva y no está lista para las masas. Pero la visión, si funciona, podría cambiar radicalmente la dinámica de poder existente de la Web. El sistema tiene como objetivo proporcionar a los usuarios una plataforma mediante la cual pueden controlar el acceso a los datos y el contenido que generan en la Web. De esta forma, los usuarios pueden elegir cómo se utilizan esos datos en lugar de, por ejemplo, Facebook y Google haciendo lo que les da la gana, plantea Vanity Fair.

Tim Berners-Lee encabeza la rebelión contra la actual web (Fuente Externa)

El código y la tecnología de Solid están abiertos a todos: cualquiera que tenga acceso a Internet puede ingresar a su sala de chat y comenzar a codificar. “Una persona aparece cada pocos días. Algunos de ellos han oído hablar de la promesa de Solid, y se ven obligados a poner patas arriba el mundo “, dice. Parte del sorteo es trabajar con un ícono. Para un científico de la computación, la codificación con Berners-Lee es como tocar la guitarra con Keith Richards. Pero más que solo trabajar con el inventor de la Web, estos codificadores vienen porque quieren unirse a la causa. Estos son idealistas digitales, subversivos, revolucionarios y cualquier otra persona que quiera luchar contra la centralización de la Web. Por su parte, trabajar en Solid hace que Berners-Lee regrese a los primeros días de la Web: “Está bajo el radar, pero trabajar en él de alguna manera restituye algo del optimismo y la emoción que las ‘noticias falsas’ eliminan”.

Todavía son los primeros días para Solid, pero Berners-Lee se está moviendo rápido. Aquellos que trabajan en estrecha colaboración con él dicen que se ha lanzado al proyecto con el mismo vigor y determinación que empleó en el inicio de la Web.

Berners-Lee no es el líder de esta revolución, por definición, la red descentralizada no debería tener una, pero es un arma poderosa en la lucha. Y reconoce plenamente que volver a descentralizar la Web va a ser mucho más difícil que inventarlo en primer lugar.

“Cuando se creó la web, no había nadie allí, ni partes interesadas que se resistieran”, dice Brad Burnham, socio de Union Square Ventures, la reconocida firma de capital de riesgo, que ha comenzado a invertir en empresas con el objetivo de descentralizar la Web. “Hay intereses arraigados y muy ricos que se benefician al mantener el equilibrio del control a su favor”. Miles de millones de dólares están en juego aquí: Amazon, Google y Facebook no renunciarán a sus ganancias sin luchar. En los primeros tres meses de 2018, incluso como su C.E.O. se disculpó por la filtración de datos de los usuarios, Facebook ganó $ 11.97 mil millones. Google ganó $ 31 mil millones.

Por ahora, castigados por la mala prensa y la indignación pública, los gigantes de la tecnología y otras corporaciones dicen que están dispuestos a hacer cambios para garantizar la privacidad y proteger a sus usuarios. “Estoy comprometido a hacerlo bien”, dijo Zuckerberg, de Facebook, al Congreso en abril. Google lanzó recientemente nuevas características de privacidad a Gmail que les permitirían a los usuarios controlar cómo se reenvían, copian, descargan o imprimen sus mensajes. Y a medida que surgen revelaciones de espionaje, manipulación y otros abusos, más gobiernos están presionando por el cambio, afirma la autora del reportaje.

El año pasado, la Unión Europea multó a Google con $ 2.7 mil millones por manipular los mercados de compras en línea. Este año, las nuevas regulaciones requerirán que tanto ella como otras compañías tecnológicas pidan el consentimiento de los usuarios para sus datos. En los EE. UU., El Congreso y los reguladores están reflexionando sobre maneras de verificar los poderes de Facebook y otros.

Pero las leyes escritas ahora no anticipan tecnologías futuras. Tampoco los legisladores, muchos acosados ​​por cabilderos corporativos, siempre eligen proteger los derechos individuales. En diciembre, los lobistas de las compañías de telecomunicaciones presionaron a la Comisión Federal de Comunicaciones para que revocara las reglas de neutralidad de la red, que protegen la igualdad de acceso a Internet. En enero, el Senado de EE. UU. votó a favor de un proyecto de ley que permitiría a la Agencia de Seguridad Nacional continuar su programa masivo de vigilancia en línea. Los grupos de presión de Google ahora están trabajando para modificar las reglas sobre cómo las empresas pueden recopilar y almacenar datos biométricos, como huellas dactilares, escaneos de iris y imágenes de reconocimiento facial, narra Vanity Fair.

Las fuerzas que Berners-Lee desencadenó hace casi tres décadas se están acelerando, moviéndose en formas que nadie puede predecir por completo. Y ahora, cuando la mitad del mundo se une a la Web, estamos en un punto de inflexión social: ¿Nos dirigimos hacia un futuro orwelliano donde un puñado de corporaciones monitorean y controlan nuestras vidas? ¿O estamos a punto de crear una versión mejorada de la sociedad en línea, donde el libre flujo de ideas e información ayude a curar enfermedades, exponer la corrupción, revertir las injusticias?, se pregunta la publicación.

Es difícil creer que alguien, incluso Zuckerberg, quiera la versión de 1984. No encontró Facebook para manipular las elecciones; Jack Dorsey y los otros fundadores de Twitter no tenían la intención de darle a Donald Trump un megáfono digital. Y esto es lo que hace que Berners-Lee crea que se puede ganar esta batalla por nuestro futuro digital.

A medida que aumenta la indignación pública por la centralización de la Web, y a medida que un número cada vez mayor de codificadores se une al esfuerzo por descentralizarla, tiene visiones de que el resto de nosotros nos levantamos y nos unimos a él. Esta primavera, emitió un llamado a las armas, de tipo, para el público digital. En una carta abierta publicada en el sitio web de su fundación, escribió: “Si bien los problemas que enfrenta la web son complejos y grandes, creo que deberíamos verlos como errores: problemas con los sistemas de código y software existentes que han sido creados por personas, y puede ser arreglado por personas”.

Cuando Vanity Fair le preguntó qué puede hacer la gente común, Berners-Lee respondió: “No tiene que tener ninguna habilidad de codificación. Solo debes tener un corazón para decidir que ya es suficiente. Saca tu marcador mágico y tu letrero y tu escoba. Y salir a la calle”. En otras palabras, es hora de levantarse contra las máquinas.

Esperamos tu comentario

Notas de las mejores agencias de noticias internacionales.