Domingo sin Domingo

Los colores de Domingo

CANNES, FRANCIA. Confieso que escribo estas lìneas desde el estupor. Domingo Bautista acaba de renunciar (no cabìa otra cosa, lo obligaron), a Color Visiòn.

Bastaba con visitar su oficina en ese canal para darse cuenta què cosa es lo que llaman “sentido de pertenencia” y el compromiso.

Imagino que ya comenzaron a desmantelar las oficinas y a meter en cajas las pàginas de periòdicos en marcadas, los reconocimientos, las fotografìas. Imagino que Margarita y demàs colaboradores de Domingo deben estar entre làgrimas, porque se quedan en la Nada.

Veinticinco años en un canal es convertirse en un active fijo de ese medio, sino no hubiese durado tanto.

Creo que ha faltado detector de m… en la direcciòn de Color Visiòn para hacer lo que ha hecho. Domingo se queda sin Domingo.

Domingo Bautista es una de las personas màs nobles que he conocido en este paìs. A èl me une la Amistad y la admiraciòn. Ha sido creador de un estilo -sì, està bien, estridente, pero un estilo-, y ha sido creador de una escuela a la que le deben desde El Cocodrilo hasta el Pachà, pasando por Michel Miguel y muchos màs.

Domingo Bautista no es hombre de estar metido en las oficinas, joceando los anuncios, ni cayèndole atràs a la gente. Domingo Bautista es un hombre tìmido y cariñoso que se esconde detràs de sus colores y de su altisonancia para poder seguir siendo un hombre esencialmente bueno. No he encontrado nadie que me hable mal de Domingo Bautista… ¡y eso es raro en este medio!

Domingo Bautista, salvando las distancias y los contextos, debiò verse en el espejo de Corporàn, còmo llegò al final de sus dìas.

Que sirva esto que le acaba de suceder a Domingo para renovarse, para reinventarse, tiempo y talento le sobran.

Pero que sea esto que le està sucediendo a Domingo como una clarinada para impulsar la imprescindible Ley de la Televisiòn.

Hay cosas que no se hacen, que no se pueden hacer. Y que se ponga el sombrero a quien le sirva. Hay dineros que no se deben ganar. hay daños que no se deben hacer (si cabe la advertencia).

Hay Domingos que no se deben quedar sin Domingos.

Follow by Email
Facebook
Twitter
YouTube
LINKEDIN
Instagram

Comparte esta entrada

Deje su comentario