MADRID. La bella y muy plural sociedad dominicana está indignada con Fefita La Grande (que ha dejado de ser grande para algunos) y El Mayor (que para esos ahora es El Menor), por un video que es un cachú delante de otros que tararean todos con entusiasmo revolucionario.

Que Fefita sea como es, desenfada, entregada a lo suyo, siempre con hambre de permanecer, no debe asombrar a nadie. Y El Mayor ya se sabe, es el desmadre y el hambre de seguir subiendo. Pero en ambos reconozco y valoro el valor y el talento, y las ganas.

Hay demasiada moralina en la hipercrítica aunque respeto la posición de quienes le dicen hasta alma mía. Sin embargo espero que respeten mi defensa.

Digo que el video me lo gocé. Por la frescura y las ganas de escandalizar. No veo tampoco ese significado de patriotismo que se le quiere dar. Creo que estamos exagerando la cuestión.

Si la sociedad está podrida no es por Fefita la Grande y El Mayor.

Si nos importara tanto como eso las violaciones, la violencia, la pedofilia, las drogas que se pasean impunes, los ladrones de cuello blanco, la carestía de la vida, la falta de justicia y tantos otros problemas muchísimo más serios que eso, nos daríamos cuenta que esa canción que ha estremecido el domingo es apenas un ala de colibrí al lado de los problemas realmente trascendentes.

“Ven menéate” no es más plebe que el amadísimo y siempre desafinado Maluma y su orgía que se gozan las damas VIP en los gimnasios por ser blanquito y bien parecido.

Ni más ramplona que los chistes de mal gusto, dónde se ríen de los defectos físicos y de los pedos en la televisión nacional.

Ni más inmoral que las chapeadoras convertidas en grandes damas de la pantalla chica.

Ni más mediocre que la incapacidad de defender los derechos de los demás.

Pocos artistas han sido capaces de acompañar creativamente a los urbanos, para que mejoren letras y melodías. Que la vieja Fefa lo haga desde su manera de ser, no debe ser motivo de alarma. No se puede pedir peras al olmo.

Puedo equivocarme, pero me temo que tanta alharaca acaba de pegar mucho más a La Vieja Fefa y a El Mayor, que puede que llegue a General. Así, Fefita sigue siendo grande y no menos El Mayor.

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones