SD. Uno de los sitios más interesantes de toda Rusia, es uno de los museos de San Petersburgo (antiguo Leningrado), a cuya entrada, a mano izquierda se encuentra el esqueleto del zar que más hizo por sacar a Rusia del atraso: Pedro I, el fundador de San Petersburgo.

Se trata del Museo de Antropología y Etnografía Pedro el Grande, conocido como la Kuntskamera o Cámara de Arte, que en realidad lo es de ciencias y cuenta con más de dos millones de piezas expuestas. Reúne las curiosidades científicas que fue recolectando en su recorrido por toda Rusia, el zar más sabio de todos y varias colecciones privadas que adquirió el zar.

El Museo de Antropología y Etnografía ha publicado el pasado miércoles un inquietante video en el que se aprecia cómo varias manadas de alces comienzan a dar vueltas al mismo tiempo.

Las imágenes fueron grabadas en la península de Kola, Rusia, y han sido compartidas en Facebook por Andréi Golovniov, quien dirigió la expedición durante la cual grabaron el inusual comportamiento de los animales.

Explicar la razón de este ‘trance hipnótico’ ha sido un verdadero rompecabezas para los usuarios rusos. Algunos usuarios afirman que se debe a que el instinto de los ciervos los lleva a estar continuamente en movimiento para calentarse.

De cualquier modo es absolutamente interesante este hallazgo, porque ¿cuál es la razón que los tres grupos en distintas secciones inicien al mismo tiempo a realizar estos círculos?

Sobre el Kuntskámera

En sus orígenes, el museo era un gabinete de curiosidades dedicado a preservar “curiosidades naturales y humanas y rarezas”, un tipo muy típico de colección de aquella época. La colección personal del zar, originalmente almacenada en el Palacio de Verano, recoge un amplio surtido de fetos humanos y animales con anomalías anatómicas, a imagen y semejanza de lo que Pedro el Grande había visto en 1697.

La Kunstkámera de Pedro el Grande es a menudo vista como una colección fortuita de rarezas incoherentes, pero parece ser que sus especímenes fueron recogidos sistemáticamente según un plan bien definido. El interés principal de Pedro estaba en la “naturalia” (lo natural), más que en la “artificialia” (lo artificial). Pedro impulsó la búsqueda de deformidades, con el objeto de echar por tierra el miedo supersticioso a los “monstruos”. Emitió un ukaz ordenando que los niños nacidos muertos con deformaciones fuesen enviados desde todo el país a la colección imperial. Posteriormente los exponía en la Kunstkámera como ejemplos de accidentes de la naturaleza.

El de los alces andando en círculos ¿no es acaso un accidente de la naturaleza?

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones