Carlos Nina Gómez con uno de sus libros (Fuente Externa)

SD. Carlos Nina Gómez es uno de los periodistas más laboriosos y serios de República Dominicana. Quien salió del fondo final de la pobreza y comenzó a trabajar desde muy temprana niñez para sobrevivir, se ha convertido en un periodista de renombre sobre todo en el mundo deportivo, con especialidad en el boxeo; y en autor de varios libros. NC le preguntó.

P. ¿Qué se siente antes que todo: periodista, periodista deportivo o escritor?

R. Primero, ser periodista en general. Reconozco que desde que me inicié en este oficio, el de periodismo, mi pasión fue trabajar en el área del deporte. Aunque también, en los primeros años, laboré como reportero general, especialmente en mi rol de redactor en noticiarios de radio. Pero no niego que siempre prefiero ser periodista especializado en deportes. Como corresponsal de agencias internacionales de noticias (UPI, EFE y AFP, así como en diarios de Puerto Rico El Nuevo Día, Primera Hora y El Mundo- casi siempre cubrí certámenes deportivos, entre ellos Juegos Centroamericanos y del Caribe, Juegos Panamericanos, Juegos Olímpicos y peleas mundiales de boxeo. En los últimos quince años incursiono en complejo trabajo de escritor. Escritor no solo de obras deportivas, sino también abordando otros temas, fuera del deporte.

P. ¿Cuantos libros van, que pierdo la cuenta?

R. He escrito 18 libros. Varios de ellos no son de temas deportivos, o como, por ejemplo, los siguientes: Laura Hernández (Drogas y Cárcel); la novela El Manicero de San Carlos y Periodismo…cuando la verdad no sea distorsionada. Tengo en carpeta la producción de mi obra número 19. Es un ensayo (también de deporte) que, creo, impactará a la sociedad dominicana.

P. ¿Cuáles son los males principales que desde su punto de vista aquejan el ejercicio del periodismo?

R. Son varios los males que afectan el periodismo que se ejerce en República Dominicana. El principal es que muchos periodistas no tienen claro su deber profesional. ¿Cuál es ese deber? Trabajar en función de los principios, la verdad y la ética. Además, tenemos a periodistas que no conocen bien la normativa del periodismo. Pero, también, son mecánicos a la hora de redactar sus crónicas, artículos o reportajes.
Lo que quiero significar en este aspecto es que hay periodistas que no conocen, del todo, la principal herramienta del periodista que es el dominio del idioma, de la gramática y sus más elementales reglas. Me asombro cuando leo a periodistas que no saben colocar la tilde a una palabra, cuando la lleva. Este es un grave problema que a veces no lo resuelven ni los correctores de pruebas que tenemos en los periódicos. Los periodistas de estos tiempos, los más jóvenes, no se preocupan por mejorar su redacción. Y donde más mediocridad hay es en los reporteros de televisión. Tienen problemas cuando tienen que improvisar, reportar en vivo desde el lugar de los hechos. Y, de otro lado, el periodismo dominicano tiene a miembros que violentan los principios y la ética. Muchos escriben por encargo a cambio de paga. Este es un problema muy grave. Este aspecto lo resalto, de manera amplia, en mi más reciente libro: Periodismo…cuando la verdad no sea distorsionada.

P. Ahora con la democratización del acceso a Internet hay una mayor libertad de expresión, que por momentos raya en el libertinaje. ¿debe haber límites?

R. La Internet, que sin dudas ha sido un gran avance para el periodismo y en sentido general los medios de comunicación (todos), es un efectivo instrumento para los periodistas.
Sin embargo, no siempre es así. Porque, y eso lo he escrito varias veces, la Internet -con todas sus redes sociales- ha servido como “refugio del analfabetismo, las lacras y la mediocridad”. Es un caso que nos apena mucho.

P. ¿A qué horas prefieres escribir?

R. Escribo cuando mis neuronas me lo piden. Pero me gusta escribir tarde de la noche…y en la madrugada. Como que las ideas fluyen más en mi cabeza.

P. ¿Es mejor ser free lancer o pertenecer al staff de un medio?

R. Bueno, depende. Yo siempre trabajé dentro de lo que es normal. Es decir, como empleado de periódicos, agencias internacionales de noticias y noticiarios de radio. Sin embargo, ya a casi 40 años de ejercicio profesional, no aspiro a ser empleado fijo de ningún medio. En la actualidad trabajo en el diario elCaribe, pero sin hacer horario. Soy reportero y analista de boxeo de este matutino. El trabajo lo realizo desde mi casa, tranquilo. Aunque cuando salgo del país, a cubrir principalmente grandes peleas del boxeo mundial, vuelvo a mi natural función de reportero. Soy también periodista independiente. Porque tengo mi programa de televisión que produzco para el canal CDN Sports Max, de Multimedios del Caribe. Gano más dinero que el que devengo en el periódico El Caribe.

P. ¿Cual temas les son más cercanos al corazón?

R. El tema del periodismo es el que más me gusta tratar. En mi columna semanal -que publico cada viernes en elCaribe- abordo temas variados (no deportivos), incluidos de política, pero muchas son las veces que trato sobre periodismo. El periodismo es mi gran pasión.

P. Una vez le dedicaron una calle en la Feria Internacional del Libro y ahora hay un panel sobre su libro. ¿Se siente reconocido en su país?

R. Sí, en el 2010, con ocasión de la Feria Internacional del Libro, rotularon una calle -para una duración de un año- con mi nombre. Esa galardón me llenó de gran satisfacción. Elevó mi ego. El reconocimiento lo hicieron para reconocer mi labor como escritor. Y el 21 de este mes habrá un panel sobre mi más reciente libro. Será dentro del programa diseñado para ejecutarse en la Feria Internacional del Libro-2018. Agradezco esa nueva distinción. Y espero que usted, y su medio (Notaclave.com), estén presentes en ese acto-panel. Estoy abierto al debate.

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones